Estamos asistiendo a una auténtica popularización del vídeo. Aplicaciones como Final Cut o DVD Studio Pro ponen al alcance de pequeñas productoras la posibilidad de tratar sus películas como hace sólo unos años nadie podía imaginar. Combustion 2 proporciona a las empresas del sector la potencia y prestaciones para crear espectaculares composiciones de vídeo y trabajar con efectos de partículas con calidad profesional.

La potencia de los nuevos equipos, a precios accesibles, hace posible que los usuarios se puedan plantear adornar con efectos especiales dignos de Hollywood sus propias producciones en vídeo. En este artículo veremos cómo retocar un poco una secuencia de un cumpleaños para conseguir un resultado divertido y original. Para ello se digitalizó la escena y se retocó integramente en Combustion 2, la última versión del software de composición y postproducción de la galardonada Discreet. El efecto conseguido es el de un niño que en vez de apagar unas velas las enciende arrojando llamaradas como el mejor de los dragones. Una vez más, el límite está en nuestra imaginación.

1- Digitalizar la secuencia

Con una cámara digital conectada al puerto Firewire se puede capturar directamente desde Combustion de forma sencilla. Basta con especificar los ajustes y pulsar el botón para grabar.

Al crear un nuevo documento se deben especificar las características de la película: nombre, formato (PAL, NTSC, DV PAL, etc.), duración, profundidad, color de fondo y la opción de trabajar en 3-D. En este caso se seleccionó PAL DV y 3-D para añadir iluminación a la secuencia.

2- Aplicar el generador de partículas

Como en la secuencia real el niño no encendía las velas sino que las apagaba, hay que invertir el sentido de reproducción.

Aunque se puede hacer un generador de partículas partiendo de cero, Combustion 2 incluye varias librerías de generadores que hacen mucho más práctico seleccionar la que más le guste y terminar de modificarla para que encaje perfectamente con el vídeo. En este caso estaba claro que el lanzallamas (flame thrower) era la mejor opción.

Una vez colocado el generador en el fotograma y el lugar correctos, se crea un keyframe (fotograma clave) y se activa el botón “Animate”, imprescindible para aplicar variaciones a lo largo del tiempo en el generador.

3- Asignar un tracker

El siguiente paso es hacer que el generador de partículas siga el movimiento de los labios del niño. Para ello se asigna un tracker que apunte a la boca.

El hueco formado entre los labios resulta fácil de seguir por el tracker hasta que el niño se pone de perfil ya que la mancha oscura que muestra el interior de la boca no se ve de perfil. Por eso hubo que “ayudar” en algunos frames al tracker.

El siguiente paso es ajustar el generador a la película. Modificando el ángulo de emisión del generador y la vida (life) de las partículas se consigue que el chorro de fuego se dirija en la dirección deseada y tenga el tamaño apropiado.

4- Pequeños ajustes en el movimiento

El movimiento del cuello del niño obliga a redireccionar el ángulo de emisión en algunos puntos para lograr mayor realismo. Para ello hay que seleccionar los momentos en que la posición de la cabeza llega al máximo de su movimiento. Combustion 2 realiza el movimiento de forma suave como lo haría al animar cualquier otro objeto. La inercia de las partículas ya arrojadas crea un efecto de onda verdaderamente espectacular.

Para dar más realismo al conjunto se creó una luz puntual de color amarillo anaranjado a la que se aplicó un movimiento similar al del chorro de fuego. Así los niños aparecen iluminados cuando se les acerca el fuego. Este movimiento se hizo sin tracker por su extrema sencillez. Se colocó la luz a poca distancia de la secuencia para que no iluminara la totalidad y con sólo tres o cuatro keyframes se consiguió un movimiento similar al de la llama.

5- Renderizar el resultado

Una vez terminado el trabajo no queda más que renderizar aplicando con los ajustes deseados, en este caso PAL DV, para volcar el resultado de nuevo a la cámara.

Generando partículas

------------------------------

Aunque las librerías de generadores que Combustion 2 incorpora podrían resultar más que suficientes, también es posible crear generadores personalizados. Para ello se puede utilizar una partícula ya existente y modificarla o partir de cero.

1. Para crear una partícula partiendo de cero es necesario sacar la carpeta de librerías de partículas de dentro de la de Combustion 2 antes de arrancar el programa. Si no se da este paso, el emisor de partículas que se crea será el que se tenga seleccionado de la librería.

Una vez arrancado el programa sin las librerías se puede crear un emisor básico. La forma del emisor puede ser un punto, una línea, un círculo o un área. También se pueden crear reflectores de partículas que sirven para crear zonas en las que las partículas rebotan (como las chispas de un soldador rebotan en el suelo).

2. Una vez seleccionado el tipo de emisor se pueden modificar algunas propiedades de las partículas en el menú Emitter como el ángulo de emisión, el tiempo de vida, tamaño, velocidad, rotación, etc.

3. En el menú Transform se encuentran los controles para modificar el emisor. Dependiendo del tipo de emisor que se tenga (puntual, lineal, circular o de área) se podrá modificar unos parámetros u otros.

4. En el menú Shape se pueden importar imágenes para utilizar como forma de las partículas. Así se pueden tener partículas con formas personalizadas e incluso con diferente forma cada partícula. Para poder utilizar este menú, el de Particles y el de Behavior es imprescindible desplegar el emisor en el Workspace y seleccionar la partícula que se quiera editar. En el caso de haber partido de cero sólo habrá uno, pero si se ha usado alguno de la librería puede tener varios tipos de partículas diferentes.

5. Las características de las partículas del menú Particles permitirán modificar el color, opacidad, orden del partículas con diferentes formas para cada una, etc.

6. Por último, en el menú Behavior se encuentran los controles para que las parículas tengan variaciones de forma regular o aleatoria en cuanto a número de partículas, velocidad, opacidad, tamaño.

Enlaces:

------------

Más información: Consulte el primer contacto publicado en el número 114 de Mayo de 2002.

www.discreet.com;www.techex.es

Ramón González ([email protected]) es colaborador de Macworld España y profesor de edición de vídeo no lineal, composición y grafismo en la escuela Septima Ars.