La familiaridad entre Adobe Photoshop y Adobe Illustrator se puede comprobar en este paso a paso de sencilla ejecución y con resultados efectivos. La clave está en las capacidades para “arrastrar y soltar” objetos entre los dos programas, lo que facilita el proceso. Posteriormente, el uso de los degradados se combina muy bien con la aplicación de efectos de sombra para dar mayor volumen a los objetos.

El aspecto final que se consigue, y que ha inspirado este trabajo, resulta muy parecido al que producen ciertos ilustradores cuyo material de trabajo es solamente las tijeras y el papel.

1- La ilustración de partida

El dibujo se creó casi en su totalidad primero en Illustrator, salvo el fondo de la escena en que se sustituyó el fondo plano por un montaje donde se mezclaron imágenes propias del tema a ilustrar. En Photoshop se tiene que crear un documento con unas medidas similares a las del original para abarcar la ilustración. La resolución se ajusta automáticamente en el traspaso de los objetos de Illustrator a Photoshop. Y en cada acción de intercambio Photoshop crea automáticamente una capa. En casi todas ellas se ha aplicado el efecto de sombra paralela.

2- Construcción del escenario

Para la creación de cortinas, se dibujaron los objetos base y se les aplicó degradados lineales. Se duplicaron dos veces para dar la sensación tradicional de estos elementos en el escenario. Se alinearon vertical y horizontalmente, y en algunos se cambió el ángulo e intensidad del degradado. Las cortinas laterales son copias simétricas a las que se añadió luego un alzapaños en una capa separada.

3- Aplicación de los efectos de sombra

La elegancia para la gestión de los elementos entre las aplicaciones de Adobe es uno de los pequeños detalles a tener muy en cuenta. La potente interfaz de ambos programas es muy similar y el aprendizaje y el método de trabajo se agiliza dada la unificación que les caracteriza. Los elementos tan sólo deben arrastrase desde Illustrator al documento abierto en Photoshop. Posteriormente se habrá de seleccionar, traspasar y ajustar la posición de los objetos situados en la nueva capa creada.

4- Unir objetos en illustrator

Las luces inferiores del escenario se crearon con la combinación de dos objetos simples empleando la herramienta Buscatrazos. Después se aplica un degradado radial para crear un brillo encima de la pieza resultante.

5- Creación de efectos de luz en PhotoShop

Los focos fueron duplicados desplazando el objeto y pulsando la tecla Opción (Alt). Posteriormente se creó un trazado a modo de “cinto curvo” para bordear el escenario. Todo ello se agrupa y se arrastra hasta el documento de Photoshop. En la nueva capa se aplicó un efecto de sombra paralela blanca; para duplicar a continuación la misma capa con el propósito de modificar en ésta el efecto con color negro.

6- Aplicación de los degradados

El uso de degradados permite dar un aspecto de volumen a los objetos. Aunque se aparta un poco de la inspiración primaria de la ilustración con recortes de papel que influenció esta técnica, merece la pena en ocasiones producir esta sensación que eleva el relieve de elementos tan sencillos. El ejemplo muestra una diferencia sustancial con unos pocos toques en distintas piezas.

7- Creación del fondo

El fondo del escenario es un montaje de diversas fotografías realizado en Photoshop con la herramienta de selección de lazo, con diversos anchos de calado, y la goma de borrar. Aunque esto es más difícil de ver porque se ha utlizado uno de los recientes filtros de KPT 5, Spin Blur, para desenfocar el fondo. Este efecto puede conseguirse también aplicando el filtro de desenfoque radial de Photoshop. Además de colorear la imagen, se ha reducido la transparencia en la capa para conseguir realzar los objetos centrales.