Durante varios años la tecnología de los monitores LCD ha tentado a los usuarios Mac para que se alejasen de las pantallas CRT. Y los monitores LCD tienen otras ventajas sobre los tradicionales monitores CRT: no tienen parpadeo, lo que previene la fatiga visual, son mucho más brillantes, pueden reproducir un rango dinámico mucho mayor, y sus colores no cambian. Además, el precio de los monitores LCD también está bajando (aunque sea bastante superior al de los monitores CRT).

Algunos fabricantes, incluyendo Apple y SGI, anuncian que la estabilidad y brillo de sus monitores LCD los hacen ideales para trabajos en los que el color sea un aspecto crítico: diseñadores gráficos, fotógrafos y operadores de escáneres de gama alta. Y estas afirmaciones no se han podido probar hasta la reciente aparición de las herramientas para la calibración y creación de perfiles de monitores LCD. Armados con estas herramientas, el laboratorio de Macworld ha comparado tres monitores LCD y dos monitores CRT para determinar qué tecnología ofrece la reproducción de color más precisa.

Los contendientes

Hemos comenzado con dos monitores CRT de 22 pulgadas que incluyen hardware y software de calibración: el Personal Calibrator V de Barco y el electron22blue de LaCie con Blue Eye (su calibrador de color). De los tres LCD evaluados, sólo el Apple Cinema Display y el Silicon Graphics 1600SW son monitores estrictamente digitales. (Algunos LCD convierten la señal digital del ordenador a formato analógico, lo que repercute en una evidente distorsión y pérdida de contraste. Las pantallas evaluadas de Apple y SGI trabajan con la señal digital, evitando dichos problemas.) También hemos probado el MultiSync LCD 1800 de Nec para comprobar el comportamiento de un monitor analógico LCD en comparación con el de los modelos digitales. Para juzgar el rendimiento de los monitores hemos recopilado las opiniones subjetivas de un jurado formado por cinco personas y hemos realizado todo tipo de mediciones (para ver los detalles de la metodología utilizada, consulte el cuadro “Detrás de las pruebas”).

Los resultados

Algunos resultados nos han sorprendido. A diferencia de los monitores CRT, los LCD siempre han tenido el problema del ángulo de visión (el tono y el color varían a medida que cambia el ángulo desde el que se observa la pantalla). Pero el rango de ángulo de visión del Apple Cinema Display es realmente elevado, mejor que el del Silicon Graphics 1600SW y mucho mejor que el MultiSync LCD 1800.

La uniformidad del color. El Cinema Display no se comportó muy bien en el apartado de reproducción uniforme del color. De hecho, nuestro jurado y nuestro espectrofotómetro coincidieron en este aspecto para los tres monitores LCD. Las pantallas carecen de uniformidad y tienen zonas más brillantes y otras más oscuras. Esta carencia de uniformidad tiene un impacto directo en la precisión del monitor ya que el mismo color se ve de forma diferente en función de la posición que ocupe en la pantalla del monitor. Los dos monitores CRT tuvieron un comportamiento excelente en este apartado.

Al utilizar el Spectrolino de GretagMacbeth para tomar nueve lecturas de las pantallas, nos hemos encontrado con que el Personal Calibrator V proporcionaba la mejor uniformidad, seguido del electron22blue con un E máximo de 3 y 3,8 respectivamente (un E es la diferencia de color mínima perceptible, 3 E es un objetivo estricto para crear un perfil calibrado). El Cinema Display tuvo un E de 6,7, seguido por el Nec MultiSync LCD 1800 con un E de 7.1. El Silicon Graphics 1600W ofreció la peor uniformidad, con un E de 7,4.

Los resultados indican un aspecto en contra de la tecnología LCD. Toda la luz producida por un LCD proviene de la retroiluminación (los elementos del LCD simplemente actúan como filtros de color). Es difícil iluminar con uniformidad una pantalla LCD y cuanto más grande es la pantalla mayor es la dificultad. Apple ha realizado un excelente trabajo con el Apple Cinema Display, pero su uniformidad de color continúa siendo el punto flaco.

Resultado: Precisión del color

Hemos medido la precisión de color de los monitores con una Macbeth Color Checker, una carta de color de GretagMacbeth compuesta por una rejilla de 24 colores (consulte el cuadro “Carta de color de Macbeth”). El jurado comparó la tarjeta física (en una mesa de luz) con la misma tarjeta reproducida en la pantalla de los monitores. Los LCD reprodujeron mejor el amarillo (fila 3, columna 4) en comparación con los monitores CRT (que mostraban un color anaranjado), pero con la mayoría de los otros colores nuestro jurado estuvo de acuerdo al indicar que los monitores CRT eran más fieles con el original. También señalaron que el negro de los LCD estaba lavado en comparación con el de los dos monitores CRT y la tarjeta física, y que la escala de grises (fila 4) también era mucho mejor en los CRT.

Iluminación

Apple y SGI indican que sus LCD son especialmente adecuados para trabajos en los que el color es un aspecto crítico. Ambos fabricantes dicen que sus LCD son mucho más brillantes que los CRT y, por tanto, tienen un rango dinámico mayor (la transición del negro al blanco). Esto es cierto en el estado directo de los LCD de Apple y SGI (sin calibrar): el Cinema Display ofreció una luminancia de blanco en torno a las 180 candelas por metro cuadrado (cd/m2), mientras que el más pequeño Silicon Graphics 1600SW ofreció 200 cd/m2. En comparación, el monitor de LaCie sin calibrar tuvo una luminancia de blanco de 158 cd/m2. Los monitores de Barco están calibrados de fábrica a unas más que conservadoras 75 cd/m2, de modo que puedan mantener la calibración durante un periodo de tres años.

La calibración reduce drásticamente la luminosidad de cualquier monitor en su estado original. Tras calibrar los LCD con Spectrolino, hemos advertido una drástica reducción en el brillo: 108 cd/m2 en el monitor de Apple y 98 cd/m2 en el de SGI. En el monitor calibrado de LaCie obtuvimos una luminosidad de 103 cd/m2, y nos sorprendió gratamente que pudiese mantener esta luminosidad durante bastante tiempo. Con respecto a las quejas de los negros algo lavados de los monitores LCD, el rango de contraste cuando están calibrados difiere ligeramente del que se obtiene con un buen monitor CRT.

Diferencias de resolución. Apple y SGI también señalan que la resolución de sus monitores LCD de 1.600 x 1.024 píxeles es superior a la resolución de los CRT. Hemos trabajado con ambos monitores CRT en 1.600 x 1.200 píxeles, utilizando aproximadamente un 15 por ciento más píxeles en comparación con los LCD, y no hemos apreciado ningún tipo de artefacto en la pantalla.

Conclusión

Como consecuencia de los resultados obtenidos, no puedo recomendar ninguno de los monitores LCD evaluados para trabajos en los que el color sea un aspecto crítico. Pero aunque los resultados hubiesen sido positivos, el coste de los monitores LCD es bastante elevado para muchos profesionales gráficos.

Los CRT también están lejos del ideal. A la mayoría de nosotros nos gusta tener un monitor sin parpadeo y estable que no necesite mucho espacio en nuestras mesas y que sea lo suficientemente ligero como para llevarlo con una mano. Pero hasta que la uniformidad de los monitores LCD se acerque o iguale a la de los monitores CRT, los profesionales gráficos deberían alejarse del diablo que más temen.