Una de las molestias que ocasiona ser usuario de Mac OS es que de vez en cuando, y a pesar de disponer de una excelente biblioteca de programas, aparecen aplicaciones que sólo funcionan en entorno Windows. La solución para estos casos puede ser adquirir un ordenador compatible barato, o bien comprar e instalar el software VirtualPC, que emula un ordenador Intel dentro de una ventana de su Macintosh.

Si bien cualquiera de estas opciones es eficaz, ambas resultan caras si esta emulación no quiere realizarse muy a menudo. Para los usuarios que se encuentren en esta situación, existe en Internet un emulador de PC gratuito con el que podrá resolver estas situaciones.

Se trata de Bochs, que puede descargarse de http://bochs.sourceforge.net/getcurrent.html. Un programa que emula el hardware de un PC, incluyendo tarjeta de sonido, tarjeta de red, CD, etc. El programa funciona realmente bien aunque tiene algunas limitaciones, la principal de las cuales es su velocidad, que no es excesiva además de resultar más complejo de instalar y configurar que VirtualPC, ya que lo que en este último se hace de forma gráfica, en Bochs debe hacerse modificando un archivo de texto que contiene la configuración.

Dado su carácter gratuito, Bochs no puede incluir una copia de Windows, y por ese motivo se incluye con una imagen de disco duro que tiene preinstalado Linux. Para ejecutarla, después de copiar la carpeta de Bochs desde la imagen de instalación a su carpeta de Aplicaciones, abra la carpeta dlxlinux que está dentro de la carpeta Bochs y haga doble clic sobre el icono bochs.scpt.

Si dispone de un CD original de Windows (95, 98, 2000, etc.) puede instalarlo, aunque es un proceso bastante complejo y requiere la ayuda de algún experto en línea de comandos y en comandos arcanos de Unix, como el dd. Pero una vez instalado, su uso es tan sencillo como hacer doble clic sobre un icono para arrancar el entorno Windows en una ventana.

Navegar o Caminar

Aunque el lanzamiento de la versión beta de Safari ha hecho que muchos usuarios abandonaran Internet Explorer para adoptar el nuevo producto de Apple, existe un navegador que de una forma mucho más silenciosa ha logrado atrapar a un buen número de usuarios. Se trata de Camino (hasta hace poco denominado Chimera), un producto derivado de Mozilla y del que su creador ha eliminado elementos extraños a un navegador, como los lectores de correo y news, y ha mejorado su interfaz además de mantener las etiquetas para mantener abiertas varias páginas y navegar entre ellas.

Camino es gratuito y se basa en el motor de Mozilla, www.mozilla.org/projects/camino. y aunque según su autor está en fase beta, realmente es un producto estable y lleno de funciones que a pesar de carecer de algunas de las ventajas de Safari, como el manejo avanzado de bookmarks, ofrece otras que este último no tiene.

Pese a tratarse de un excelente programa, existen elementos de esta aplicación que pueden mejorarse o adaptarse al gusto de cada persona. Uno de estos son los iconos de la barra de herramientas que permiten moverse por las páginas y realizar algunas operaciones.

Si desea cambiar los que incluye este programa (que pueden considerarse algo aburridos) pruebe a descargarse ChimerIcon, un programa basado en el antiguo nombre del navegador aunque funciona con el nuevo.

ChimerIcon es gratuito y se descarga desde http://homepage.mac.com/reinholdpenner y aunque no se trata de una aplicación imprescindible, sí puede hacer más cómodo el uso de Camino.

Si sigue siendo un fan de Safari, en la misma dirección se puede descargar también SafarIcon, un programa que realiza la misma personalización sobre el navegador de Apple.