La evolución del modelo Stylus Color 760 se ha vestido con los colores bondi y transparente del iMac, dando como resultado una máquina atractiva y con el aspecto de ligereza visual que consigue este tipo de diseño. Pero aparte de esta nueva cara en la Stylus Color 760, por dentro sigue siendo la misma impresora eficaz y polivalente, que permite aprovechar al máximo el sistema de cuatro cartuchos de tinta que utiliza. No llega, por tanto, al nivel de calidad de otros modelos Epson de gama superior con tecnología hexacrómica, pero los resultados son notables, y sobre todo, por un precio realmente competitivo.

Traje transparente. El aspecto de ligereza que ofrece a primera vista la Epson Stylus Color 760 no se corresponde del todo con su peso real, que es de 6 kg. A este peso contribuye un tamaño que, para tratarse de una impresora de formato A4 es algo superior a lo deseable, sobre todo teniendo en cuenta el reducido tamaño que otros modelos del mercado están consiguiendo.

El plástico de la carcasa es otro de los puntos en los que la impresora prefiere sacrificar la calidad en beneficio de un diseño más llamativo. Es innegable el atractivo exterior de la impresora, pero no lo es tanto la consistencia y fiabilidad de sus materiales.

Software completo. El siempre cuidado software que Epson incluye en sus modelos es uno de los puntos más valorados a la hora de trabajar con esta impresora. En este caso, además del controlador en versión 2.0 para los modelos 760 y 760i, se ofrece Adobe PhotoDeluxe 3.0 en el mismo paquete.

La impresora incluye diversos tipos de bases (papel fotográfico, papel Matte, papel de inyección de tinta de alta calidad, estándar y papel fotográfico de 4 x 6 pulgadas), lo cual es un buen detalle por parte del fabricante, aunque posteriormente, el usuario tenga que adquirir las bases en paquetes aparte (un paquete de 250 hojas Premium Ink A4, papel estándar para impresoras Epson, tiene un precio de 660 PTA; y un paquete de 20 hojas de papel fotográfico A4, 1.550 PTA, ambos sin IVA).

Calidad fotográfica. Una imagen EPS de 48 MB enviada desde Photoshop tardó unos cinco minutos en imprimirse sobre un papel fotográfico A4, con un resultado bastante notable en cuanto a color, un balance equilibrado de tonos, y una fiabilidad de color destacable, aunque con una tendencia a imprimir los tonos algo más brillantes de lo normal. Los colores resultan muy nítidos, pero con un predominio a crear “colores lavados” y poco saturados, aunque con los ajustes que permite el controlador, se pueden definir con más exactitud los niveles de saturación, brillo, nitidez, y la intensidad de cada tinta CMY.

En cuanto a la fidelidad de color, el modelo reproduce correctamente los tonos, apreciándose un gran nivel de calidad en cuanto a los degradados, que son progresivos y suavizados. La trama de impresión genera en algunas ocasiones efectos de bandas sobre el papel, particularmente en objetos con colores degradados sobre papel no satinado. Los bordes y perfiles no llegan a ser tan sólidos como los colores, especialmente los colores primarios, y se aprecian algunos pixelados en zonas curvas.

En el caso impresiones a baja resolución (360 ppp), es más evidente el efecto de expansión de la gota de tinta sobre el papel, aunque el resultado es válido como prueba aproximativa. Si lo que se desea es realizar una impresión básica del trabajo, existe la opción del modo Económico y Boceto, que tarda un minuto en imprimir 4 páginas de Quark. Esta opción sólo es válida como prueba de referencia o de esquema previo, ya que tanto los tipos como los colores son totalmente aproximativos.

Conclusión

El sistema de inyección de tinta cada vez está consiguiendo mejores resultados en cuanto a fidelidad de color y calidad de impresión. Su referente lejano es la prueba de color, aunque por el momento las máquinas de consumo tienen que conformarse con servir como pruebas de concepto, con las que el usuario puede hacerse una idea básica del resultado de la prueba con un sistema profesional.

La Epson Stylus Color 760i cumple con esas características. Se trata de una impresora versátil, veloz y de una valoración excelente en cuanto a calidad-precio. Hoy por hoy, tener en casa una impresora de menos de 30.000 PTA (IVA no incluido) con la calidad de la Epson es algo que hace sólo un par de años habría sido impensable. Por otra parte, el precio de los consumibles de la impresora es razonable (3.500 PTA + IVA el cartucho negro, y 3.995 PTA + IVA el de CMY), teniendo en cuenta el poco nivel que consume, según se apreció en las pruebas.

El cambio de imagen de la Stylus Color 760 sólo ha sido eso, un cambio de imagen, pero hay que reconocer que ha sido acertado, y que el interior de la máquina sigue ofreciendo las mismas prestaciones que el modelo original; es decir, una impresora fiable y atractiva para el usuario final.

Tiempos de Impresión*

1440 ppp 720 ppp 360 ppp

--------------------------------------------------------------------------------------------

QuarkXPress 6,38 3,25 2,01

Photoshop EPS, 48 MB 7,30 4,57 2,44

Illustrator 6,57 4,11 1,38

Photoshop EPS, 21 MB, papel 4x6 2,34 - -

*Tiempo en minutos. Pruebas realizadas en un iMac DV, memoria virtual activada e impresión subordinada desactivada. Las pruebas se enviaron a imprimir a distintas resoluciones (1.440 ppp, 720 ppp y 360 ppp), en papel recomendado Epson y en papel fotográfico de la marca en el caso de los documentos a 1.440 puntos por pulgada.

CALIFICACIÓN: ****/7,7 LO MEJOR: Calidad de color y precio ajustdo. Software incluido. LO PEOR: Carcasa poco consistente. FABRICANTE: Epson. DISTRIBUIDOR: Epson Ibérica. Avda. de Roma, 18-26, 08290 Cerdanyola del Vallès, Barcelona. Tel.: 93 582 15 00. PRECIO: 29.900 PTA + IVA (179,7 EUR).