Apple se encuentra en un momento dulce, de recuperación, de salir en la prensa, pero ¿ sigue siendo tan diferente a las otras compañías o está entrando en la dinámica del resto del mundo informático ? Apple se ha preocupado desde sus comienzos por conseguir una imagen de marca que transmitiese una idea de una tecnología distinta, más humana y más fácil de usar . La campaña Think Different, con Picasso, con Bob Dylan, con Gandhi y otros, apela a un sentimiento de rebeldía, a una forma distinta de ver las cosas . Pero ¿ dónde está hoy la innovación real ? No una innovación en materiales ni en carcasas de colores sino una innovación como fueron el ratón y las interfaces visuales .

Mientras todo el mundo se preocupa por la velocidad en megahertzios del procesador, la potencia de los chips 3-D y las posibilidades de los programas, ¿ quién se preocupa por hacer que la tecnología sea más humana, más accesible, más transparente… también por dentro ?

Quienes nos movemos en el entorno de la informática acabamos acostumbrándonos a manejar archivos, instalar controladores, programas, sistemas operativos, tarjetas… y llega un momento en que perdemos la perspectiva de lo sencillo y lo complicado . A veces hasta miramos con cara de asombro a quienes no saben manejar un ordenador como si fuera un marciano, sin caer en la cuenta de que, ahí “fuera”, hay más de un potencial usuario de ordenadores que no es aficionado a la informática, pero puede necesitar máquinas que le ayuden en su trabajo, no que se lo pongan todavía más difícil . No resulta tampoco menos sintomático que en la demanda de determinados profesionales, como los diseñadores, sea más importante el conocimiento de determinadas aplicaciones informáticas que la capacidad creativa de los aspirantes a un puesto .

Las máquinas

Si se piensa friamente, la forma en la que interaccionamos con las máquinas tiene todavía mucho de arcaico . Al final hemos aprendido a emplear un montón de artefactos mal adaptados al ser humano: los coches, los electrodomésticos o los ordenadores .

Lo curioso es que sean además las máquinas las que nos obliguen a adaptarnos a sus limitaciones en lugar de adaptarse a nuestra forma de interactuar con los objetos .  Si has usado un asistente personal como un Pilot o similar te das cuenta de que en lugar de ser la máquina la que se adapte a tu forma de escribir, eres tú quien está obligado a adaptarse a sus limitaciones . Ni siquiera la disposición del teclado QWERTY que utilizamos en los ordenadores está diseñada para que sea más cómodo escribir, sino que mantiene un orden que fue el que permitía que las teclas se enganchasen menos a menudo en las antiguas máquinas de escribir mecánicas . No me extraña que los ordenadores le den pánico a quienes no los conocen .

En la industria de la informática hay un esfuerzo tremendo por inundar de potencia a las aplicaciones que no está siendo respaldado por un esfuerzo similar en hacerlas fáciles de usar . Parece claro que, por ahora, queda mucho mejor el titular que habla de “un_procesador_que_pulveriza_al_de_la_competencia” o de “las_setecientas_y_pico_nuevas_características” del sistema operativo, que el que habla de la búsqueda de soluciones realmente innovadoras . Programas como Word, un tratamiento de textos que sirve principalmente para escribir textos, está plagado de iconos, asistentes, funciones extra, etc, que al final lo único que hacen es poner difícil la tarea original para la que fueron diseñados . Aunque, eso sí, están ya todos “preparados para la Web . ”

Los humanos

Estamos muy cerca de llegar a una generación completamente adaptada al uso de los ordenadores y en la que quienes no se adapten lo van a tener muy difícil . Nos hemos adaptado tanto que nos hemos acostumbrado incluso al aspecto estándar de los ordenadores y, cuando ves una máquina tan distinta como un iMac o uno de los nuevos G3 llegas a pensar que es “poco serio” tener una máquina de color naranja y con forma de alien encima del escritorio . Confiese además, que si habla con alguien muy relacionado con el Mac, entiende siempre por “escritorio” o “carpeta” no los objetos físicos que están a su alrededor sino los que se emplean metafóricamente en el sistema operativo y que, en alguna ocasión, ha intentado emplear Comando-Z cuando ha dicho algo inadecuado en medio de una reunión .

Con la potencia de los ordenadores que tenemos actualmente, empieza a ser quizá el momento de buscar nuevas formas de adaptarlos a un manejo más natural . Las interfaces visuales resultan más fáciles e intuitivas de usar ( hasta las de Microsoft ) que los comandos en modo texto; pero no son, ni mucho menos, tan sencillas como tendrían que ser en el futuro . De otro modo vamos a tener que emplear una gran parte de de nuestro esfuerzo en seguir aprendiendo a cumplir con las exigencias de las máquinas que empleamos o nos arriesgaremos a convertirnos en los “analfabetos tecnológicos” .