Analice su entorno

Las sillas

Reposapiés

Pantallas

Los dichosos cables

Los teclados

Elija un buen ambiente

¿Y la luz?

Los riesgos de su trabajo

La postura más correcta

Lo más cómodo

Enlaces

No le contamos nada nuevo si le recordamos esos dolores punzantes que a veces surgen tras un buen número de horas delante de su Mac al lado del omóplato, o esas sobrecargas en el cuello, picores en los ojos o ese dolor crónico en su muñeca. La mayor parte de estas situaciones son provocadas por problemas posturales y por una incorrecta utilización de su herramienta de trabajo preferida. A continuación, encontrará ciertos consejos y recomendaciones, basadas en concienzudos estudios ergonómicos, para que sea, si es posible, un poquito más feliz trabajando.

Y es que su querido Macintosh puede estar jugándole una mala pasada si no lo utiliza correctamente, en un ambiente adecuado y con la iluminación correcta.

Analice su entorno

Es muy frecuente ver áreas de trabajo inundadas de papeles y otros elementos que impiden que usted pueda trabajar con comodidad en su mesa. Retírelo todo y analice su mesa. Si es del tipo regulable en altura debe tener una altura de entre 65 a 76 cm y si no es regulable desde tener 73 cm., además su anchura útil debe ser superior a 120 cm. Ahora, siéntese un momento y observe detenidamente si el tablero es lo más delgado posible y si le impide o no estirar las piernas debajo, ya que debe disponer de unos 60 cm de ancho y 45 cm de profundidad.

Las sillas

Es de todos conocido que la "postura del astronauta" es la que menor tensión exige a su cuerpo por la situación de ingravidez. Pero, como no vivimos en una nave espacial, su principal aliado para mantener una postura correcta es la silla. No le importe gastar dinero en soluciones ergonómicas (consulte el cuadro "Lo más cómodo" en la página 48). Aunque parezca una obviedad, antes de ponerse a trabajar, debe aprender a ajustar la altura, inclinación de silla y mesa de forma que pueda apoyar firmemente los pies en el suelo sin apreciar presión excesiva en la parte inferior de sus muslos y mantenga el tronco erguido mientras le arropa el protector lumbar de su silla. Debe recordarse que cualquier silla de oficina debe cumplir una serie de normas como la regulación en altura, amortiguación de la sacudida al sentarse, antivuelco (pie con cinco brazos antivuelco) y ruedas frenadas.

Reposapiés

Una pieza de gran interés para que trabaje más cómodo es el reposapiés. Se trata de una pieza muy simple en forma de cuña que sirve para apoyar los pies y, junto con la silla, corregir la postura de trabajo con su Mac y adaptarla a las distintas alturas de los operadores, si es que se comparte la misma máquina, por ejemplo, en una empresa de servicios de preimpresión que trabaje 24 horas por turnos. A diferencia de otros elementos, no es imprescindible para un puesto de trabajo.

Perfecto, ya ha definido su postura respecto a silla, mesa y reposapiés, pero existen múltiples detalles referentes a las pantallas y teclados que no deben ser obviados. Bien es cierto, que Apple siempre ha mostrado una sensibilidad especial respecto a los temas de ergonomía (recordarán los usuarios los manuales de usuario del Mac, donde se explicaba la mejor postura de trabajo), pero la realidad es que muchas veces se trabaja con soluciones de diferentes fabricantes y debe ser muy cuidadoso para ver si responden a lo mínimamente exigible para trabajar de forma confortable.

LOS RIESGOS DE SU TRABAJO, AL DETALLE

Entre las alteraciones más frecuentes sufridas por los usuarios de ordenadores personales en su trabajo pueden destacarse cinco: los riesgos para la visión, fatiga física o trastornos posturales, fatiga mental y estrés, riesgos para el embarzo y reacc