Cuando se acerca uno a una tienda especializada en cualquier terreno ( da igual si es de deportes, electrónica, o materiales de construcción ) se suele hacer pensando ( y por suerte muchas veces es cierto ) que los precios son más bajos y que quien está allí como dependiente conoce lo que está vendiendo y no va a tratar de engañarte . Por el contrario, cuando se acude a unos grandes almacenes, la mayoría de las veces se tienen en cuenta el prestigio de esos grandes almacenes con respecto a la garantía de devolución y las posibilidades de financiación . El problema de éstos reside en que los vendedores están, en muchas ocasiones, en departamentos que les son asignados sin tener en cuenta su formación o sus gustos ( por no hablar de las condiciones laborales ) , por lo que es más difícil encontrar personal con la formación adecuada . Por el contrario, quien te atiende en una tienda especializada, casi siempre tiene algo o mucho que ver con lo que está vendiendo ( por mucho que le digas a un fanático de la pesca que es mejor que abra una tienda de cosméticos, seguirá prefiriendo abrir su tienda de cañas y cebos aunque gane menos dinero ) .

Es por ésto por lo que, en cuanto nos llegó la noticia de que en El Corte Inglés habían comenzado a vender los iMac ( noticia que, como era de esperar no llegó a través de Apple sino de un usuario ) , no pudimos resistir la tentación de poner en práctica la experiencia que David Pogue había llevado a cabo en la cadena CompUSA y nos acercamos a ver cómo se estaban vendiendo los iMac . Resultó bastante divertido hacerse pasar por alguien que va a comprar su primer ordenador, sin tener apenas idea, y dejarse guiar por el amable dependiente… hacia la zona de los PC . Tras recitar de carrerilla la lista de características del clónico estrella de Inves ( no se hacen idea de lo bien que puede llegar a sonar “tarjeta de sonido de marca desconocida” en la jerga incoherente de un vendedor convenientemente preparado ) , en lo que se supone era el turno de “ruegos y preguntas”, se nos ocurrió preguntar si habría alguna posibilidad de obtener una información similar sobre los pequeños ordenadores de colores de la zona del fondo: rotundamente no, ninguna . Según el vendedor, los Mac son “algo más liosos” ( para este vendedor desde luego lo eran ) y no hay apenas programas . Por suerte, hemos podido comprobar que hay otros dependientes menos cerrados a los Mac, aunque la mayoría han confesado que no sabían mucho de ellos .

La conclusión que hemos sacado es que, por el momento, quien esté indeciso tiene pocas probabilidades de salir con un Mac de las tiendas de informática de El Corte Inglés . Por lo menos, las zonas en las que están los iMac están muy cuidadas estéticamente y los ordenadores están limpios, encendidos y haciendo funcionar una demostración de Mac OS . Nada que ver con aquellos Performa que acabaron apartados en un rincón, sucios, apagados y con un precio completamente desfasado . Además del énfasis que se ha puesto en fijar el aspecto que deben tener las zonas Apple en los acuerdos de distribución con estos grandes almacenes, Apple está intentando cambiar la situación de los vendedores con cursos de formación y llevando a cabo presentaciones, como las que están teniendo lugar en FNAC y Ei System, para mostrar al público y los dependientes el “otro lado de la informática” . Es posible que entre todos podamos hacer algo para cambiar la situación . Si no tiene nada que hacer y le apetece pasar un rato divertido, acérquese a que le vendan un iMac en una gran superficie, merece la pena . Si se decide a hacerlo puede enviarnos sus experiencias a [email protected] . es .

En cualquier caso, el que los iMac se vendan en tiendas que hasta ahora eran territorio vedado para cualquier cosa que no fuera del monopolio de Microsoft, es una excelente noticia . El contraste que suponen entre las anodinas cajas de los PC es tan impresionante que hace que el público se acerque por lo menos para verlos de cerca .  Además es posible que por fin podamos explicar a nuestros amigos que odian los ordenadores ( es más fácil que accedan a visitar un gran almacén que una tienda de ordenadores ) que no todos son tan aburridos y complicados .

Colores para la discordia

Si alguien nos hubiera dicho hace un año que el mayor problema de Apple iba a ser los colores de sus máquinas habríamos pensado que estaba loco, y ahora resulta que los colores de los iMac están sembrando la discordia entre Apple y su canal de distribución . La compañía se niega a suministrarlos en el número y color que los distribuidores solicitan y los distribuidores no quieren almacenar unidades de los que menos gustan ( parece que el rojo fresa y el naranja mandarina ) . Desde luego, nadie nos ha hablado de que Apple haya tenido en cuenta algún tipo de estudio sobre la aceptación de los colores del iMac y la sensación que tenemos todos es que los ha lanzado sin analizar la demanda que se iba a tener de cada color . Parece que se trata de una de esas “cuestiones de orgullo” de la compañía, que se niega a aceptar que a los usuarios no nos gusten todos los colores del iMac . Seguro que Jobs tiene uno azul .