Generalmente los datos de las gráficas se organizan en una aplicación de hoja de cálculo como puede ser Excel y, en general, todas las hojas de cálculo hacen gráficos de tipo “enlatado”; es decir, siguiendo unos modelos fijos con algunas variaciones ( relieve, sombreado, etc . ) que, sin embargo, no permiten una modificación directa por parte del usuario . Son gráficas que “no están mal”, cumplen con su objetivo informativo, pero no siempre hacen que la ardua labor de recopilación y elaboración de datos quede lo suficientemente destacada . ¿ Por qué no hacer una gráfica un poquito más original ?

Lo ideal para hacer una gráfica sería dibujarla uno mismo con una buena aplicación de dibujo vectorial, pero muy pocas de estas aplicaciones admiten la creación de gráficas de empresa . Illustrator de Adobe tiene esa virtud ya desde la versión 3 . 0 .

Aunque para este “paso a paso” se ha utilizado la nueva versión 8 . 0 de Illustrator, la realización de este ejemplo sería bastante similar con versiones anteriores .

Inicialmente, parece que Illustrator siguiera la tónica de las hojas de cálculo y ofreciese tan sólo varias posibilidades fijas: de barras, tarta, líneas, etc . Además, ofrece varias posibilidades de presentación dentro de cada tipo, igual que en una hoja de cálculo . Pero hay una gran diferencia: en estas gráficas hay líneas, es decir, son dibujos, y eso implica que se pueden modificar a posteriori . Al elegir la herramienta de gráficas y, tras indicar el tamaño de la gráfica arrastrando el ratón, aparece una tabla similar a una hoja de cálculo . Lamentablemente, no es una verdadera hoja de cálculo que admita fórmulas y demás, ( pero tampoco se pueden tener todas las aplicaciones reunidas en una sola aplicación por el momento ) , pero permite ir colocando datos en las celdillas de una forma coherente . También tiene algo muy interesante: permite importar datos exportados desde una hoja de cálculo, por lo que la limitación mencionada anteriormente no es tal .

Como se puede ver en la figura 1, el resultado parece todavía peor que el de una hoja de cálculo: ni siquiera tiene color . Pero hay que recordar un “pequeño” detalle: no es solamente una gráfica, es un dibujo . Es decir, se puede modificar . Illustrator crea la gráfica como un conjunto de grupos de objetos agrupados a su vez en un sólo grupo . Es importante destacarlo porque las gráficas de Illustrator permiten la edición o retoque de los datos siempre que la gráfica permanezca agrupada . Si se desagrupa aparecerá un aviso antes de que la gráfica pase a ser exclusivamente un dibujo .

Pero la edición de los objetos incluidos de la gráfica parece imposible si no se desagrupa… No se debe olvidar que se trata de Illustrator, y esta aplicación es conocida por el “lío” del cursor negro y el cursor blanco: Si se intenta hacer clic con la herramienta de selección negra, se selecciona todo el grupo de la gráfica y no se puede editar . Pero si se hace clic con la herramienta de color blanco, se pueden seleccionar los objetos individualmente . De hecho, “demasiado individualmente”, ya que se seleccionan más fácilmente los trazados que el objeto entero . Illustrator tiene otra herramienta de selección: el cursor “blanco +” . No es tan complicado como parece, simplemente es una herramienta para seleccionar objetos y grupos de objetos . Y si se tiene seleccionada la herramienta de selección blanca “a secas”, el “+” aparece con sólo pulsar Opción ( recuerde que se puede cambiar de herramienta de selección negra a blanca y viceversa con Comando–Tabulador ) y, de verdad, una vez que se logra acostumbrar uno a estas herramientas, se llega a pensar que es hasta lógico .

El cursor blanco “+” señala objetos pero, además, cuando se hace otro clic sobre el mismo objeto, va seleccionando los niveles de agrupamiento que tenga dicho objeto desde el grupo más pequeño hasta el más grande en el que se encuentre embutido el objeto . Y hay que decir que las gráficas de Illustrator tienen varios niveles de agrupamiento . Con un clic en el cuadrado que sirve como indicativo de un valor determinado de la gráfica se selecciona dicho cuadrado; con un segundo clic, se selecciona la muestra y la representación de sus valores por toda la gráfica, con lo que es muy simple cambiar el color a los elementos de la gráfica en cualquier momento .

Crear un motivo

Pero todavía se podría personalizar más la gráfica si se rellena con un motivo . Para crear un motivo en Illustrator lo mejor es partir de un cuadrado y en una esquina situar la figura que se vaya a utilizar como motivo . Se duplica arrastrando y se sitúa una segunda en la otra esquina . Después se hace una fusión ( “blend” ) entre los dos objetos haciendo clic con la herramienta de fusión en un punto de cada uno de los objetos, puntos que han de estar situados a la misma altura para evitar giros .

Luego simplemente hay que ir copiando las figuras a los distintos laterales y posteriormente al interior del cuadrado .

Para hacer un fondo irregular, Illustrator tiene la posibilidad de transformar de forma independiente cada uno de los objetos con la opción “transformar cada objeto” del submenú “transformar” que se halla dentro del menú “objeto” . Para dar esta sensación irregular, se girarán hasta un máximo de 90 grados y se desplazarán 1 mm . como mucho, tanto vertical como horizontalmente, marcando además la opción “aleatoriamente” .

Una vez hechas las transformaciones, es necesario borrar un lado vertical y otro horizontal como paso para poder asegurarse de que encaja perfectamente cuando sirva de fondo . Tras el borrado se arrastra manteniendo pulsada Opción; es decir, se copia, cada uno de los lados que quedan .

Ahora se puede recortar lo sobrante . Para ello se dibujan unas líneas que sobresalgan de los bordes del cuadrado y se trasladan al frente de todo si todavía no lo están . Se seleccionan todas las figuras que estén pisando algún borde del cuadrado ( el cuadrado no se selecciona ) y se utiliza el filtro “Dividir” . Este filtro corta las figuras por donde pasa la línea, ahorrando mucho tiempo . Lo adecuado es que estas líneas tengan un valor de cero de anchura, para así asegurar el encaje perfecto . Para que se vieran mejor en el ejemplo, se han hecho algo más gruesas y el resultado final se nota un poco .

Una vez terminado, se selecciona toda esta composición y se define como motivo . Para esta gráfica se harán tantos motivos de relleno como colores se utilicen: puede probar con motivos de colores más suaves que el color de fondo o más oscuros . Tras esto, sólo queda rellenar con los motivos las partes de la tarta que se desee y ajustar el tamaño y las inclinaciones del relleno para que quede bien . En el ejemplo utilizado se duplicaron las zonas superiores ( Comando-C, Comando-F ) pegándo la así la copia exactamente en el mismo lugar . Al trazado superior se le aplico el relleno de motivo y un degradado a inferior .

Por último, se rodeó con un cuadrado la explicación de los datos y a la propia gráfica con un relleno plano y se dibujó una sombra . Para hacer la sombra, se seleccionan los elementos de la tarta y con el filtro “buscatrazos: unir” se forma una sola figura que se rellena con un degradado y se deforma un poco con la herramienta de perspectiva, colocándola detrás de la tarta .

Dar un poco más de “vida” a la gráfica

-------------------------------------------------- ---

Para dar un poco de vida a la gráfica, lo primero sería darle relieve . En vez de utilizar un efecto “enlatado” de relieve y hacerlo más personal, se va a crear a partir de una gráfica plana .

1 . Definir la perspectiva

Lo primero es dar una ilusión de perspectiva . Con tan sólo disminuir el