FileMaker, creadora de la exitosa base de datos con el mismo nombre, ha presentado recientemente la versión 5.5 de este programa con el carné de presentación de funcionar de forma nativa en Mac OS X.

En su favor hay que indicar que esta actualización ha sido realizada con gran cuidado y que responderá a las expectativas de los usuarios exigentes. El aspecto del programa es totalmente “Aqua”, incluyendo botones azules palpitantes y diálogos que se despliegan desde los títulos de las ventanas. También todos los elementos gráficos han sido ligeramente rediseñados y aparecen sombreados y suavizados al estilo de otros elementos gráficos de Mac OS X. Pese a ello, la aplicación no ha perdido su forma de funcionamiento y colocación de elementos, y por ejemplo los menús tienen la misma disposición y los mismos elementos en cada uno de ellos salvo pequeñas excepciones. El manejo, por tanto, para un usuario conocedor de la versión anterior no requiere ningún aprendizaje adicional y para los usuarios noveles el aprendizaje es tan sencillo como en las anteriores versiones.

Además de las mejoras visuales el programa incluye otras innovaciones más profundas debido a su adaptación a Mac OS X, como la utilización del nuevo filtro de importación QuickTime, que permite insertar documentos PDF dentro de registros contenedores y la adopción de multithreads en determinadas opciones que permite al programa realizar diversas tareas simultáneamente, como es el envío de varios archivos a un cliente web, aunque esta característica multithread no está integrada a todos los niveles y pudo apreciarse que determinadas tareas bloqueaban la aplicación hasta que finalizaban.

La compatibilidad con Mac OS X no es la única novedad de esta actualización. El CD también incluye una versión funcional desde Mac OS 8.1 que también comparte las mejoras de Mac OS X, con la excepción lógica de las propias del sistema operativo.

El programa mantiene la compatibilidad de los archivos con la versión anterior y es posible abrir un documento creado con la versión 5.5 en un programa 5.0 o viceversa sin necesidad de realizar una conversión, aunque un detalle importante fue descubrir que no es posible utilizar FileMaker 5.5 como cliente en red de un servidor 5.0, aunque los clientes 5.0 sí pueden acceder a una base de datos abierta y compartida con FileMaker Pro 5.5.

Mejoras. La más destacable para muchos usuarios es la integración con Microsoft Office, que ahora permite importar hojas de cálculo enteras o bien un rango de celdas con nombre, creando además los campos correspondientes en la base de datos para insertar los contenidos importados.

Otro apartado mejorado es la publicación Web, que convierte a FileMaker Pro en un servidor Web en el que pueden mostrarse, modificarse y añadir fichas, servidor que incluye en la página web las fórmulas, menús desplegables y etiquetas de campos, además de una importante innovación que permite mejorar las funciones disponibles por medio de scripts que pueden asociarse a los botones para ejecutar acciones cuando un usuario acceda a la página.

Desafortunadamente, FileMaker continúa con la política restrictiva inaugurada en la versión 5.0 que sólo permite un máximo de diez conexiones web desde ordenadores distintos en un periódo de 24 horas, restricción que obliga a adquirir la versión “Unlimited”.

Los usuarios corporativos descubrirán también mejoras en las interfaces ODBC y en las consultas SQL que permiten acceder desde FileMaker Pro a bases de datos Oracle y Microsoft Access, así como hacer que otras bases de datos accedan a los archivos de FileMaker. Este acceso, que en versiones anteriores era de sólo lectura, permite ahora la modificación y añadido de fichas, un requisito que puede considerable imprescindible para poder emplear realmente este tipo de conexión.

Estos mismos usuarios corporativos serán los que probablemente sepan aprovechar también las mejoras de políticas de seguridad, en las que además de poder restringir los campos visibles o invisibles por cada usuario, ahora le permiten seleccionar qué fichas serán visibles para cada uno de ellos.

Conclusión

Para las personas que estén buscando una solución de bases de datos potente, FileMaker continúa siendo la mejor opción a un precio realmente interesante.

Por otra parte, aunque FileMaker 5.5 incluye algunas mejoras, éstas no justifican el precio de la actualización y es más recomendable esperar a una nueva versión a no ser que quiera utilizar alguna de las nuevas funciones, ya que FileMaker 5.0 funciona perfectamente en el entorno Classic de Mac OS X.

CALIFICACIÓN: ****/8,5 LO MEJOR: Compatibilidad Mac OS X. Mejoras de seguridad y el servidor Web integrado. LO PEOR: Limitación a 10 direcciones IP para acceso a publicación Web. No accede a servidores FileMaker Pro 5.0 en red. PRODUCTO: FileMaker Pro 5.5 FABRICANTE: FileMaker. Web: www2.filemaker.fr/spain. DISTRIBUIDOR: Memory Set. Tel.: 902 240 250. www.memoryset.com PRECIO: 56.400 PTA (339 EUR); actualización: 29.700 PTA (179 EUR).