V. Trucos y consejos prácticos realizar un “spot”

Si ha seguido con atención las lecciones anteriores, sabrá que la calidad de las imágenes que se quieren editar y la organización tanto en la grabación como en el archivado del material son fundamentales para afrontar la edición.

Para realizar un trabajo comercial, como un “spot” publicitario, la organización en el trabajo ha de ser fundamental. Cuanto más material sin identificar y sin clasificar tenga mayor va a ser el tiempo que tarde en terminar la película. Siempre que vaya a trabajar, organice las cintas y revise bien el material antes de comenzar a capturar. De esta forma tendrá más libertad para crear sin tener que preocuparse por encontrar cualquier plano que le haga falta.

Para la grabación del anuncio de 15 segundos utilizado como ejemplo en este capítulo, fue necesario sólo un día de filmación y unos tres días de edición y postproducción (contando el tiempo que el cliente se toma para las revisiones y la corrección de las mismas), así como la sonorización del mismo. Se necesitaron dos modelos, el producto (en este caso unas gafas de sol), un coche deportivo, y un equipo técnico/artístico de 6 personas. La grabación se realizó en el parque Nacional de las Cañadas del Teide en Tenerife. Puede descargar el archivo de ejemplo desde ftp://ftp.idg.es/pub/macworld/spot.mov.

Material

Para la grabación se utilizó una cámara Canon XL1 con la lente normal, provista de un filtro polarizador; y una cámara Sony PC100 para la filmación de los planos en los que la cámara va anclada al capó del coche.

Para los movimientos verticales fue montada junto a la vía una pequeña grúa, y para los traveling se utilizó un patinete sobre unas vías de tubos de PVC, que suele ser muy efectivo en lugares con suelo uniforme pero que incluso en condiciones extremas, como una superficie de arena y piedras, puede resolver la situación.

Comienzo del trabajo de Edición

Al llegar al estudio empieza el quebradero de cabeza cuando se revisa el material y se comprueba que, de todos aquellos maravillosos planos que parecía haber, algunos no son tan buenos y muchos de ellos tienen alguna imperfección que otra. Cuando se empieza el descarte y captura es cuando comienza la parte realmente creativa de la edición.

Todo el material grabado, que en muchos casos suele ser de unas dos o tres horas para utilizar 20 o 30 segundos, está desordenado en las cintas y de cada plano puede haber un número alto de tomas aparentemente iguales. Sin embargo, el detalle que las diferencia puede ser fundamental para dar un toque especial de ritmo o de composición en el montaje final, muy importante cuando se cuenta solamente con 15 segundos para contar una historia.

La edición

Con todos los elementos en la ventana de proyecto se procede al montaje. Arrastrando los clips desde el Browser a la línea de tiempo (Timeline) y situándolos consecutivamente en el orden que marque el guión o de la forma que mejor ayude a contar la historia.

Sería muy útil situar la distribución de las ventanas de forma que le sea cómoda y de acceso claro (Window :arrange:wide, suele ser una buena composición para trabajar), pruébelas y elija la que más le agrade (aspecto que ya se reviso en anteriores capítulos).

Abra el clip (doble clic) en el Viewer y seleccione la parte de plano que le convenga marcando los puntos de entrada y salida; en la Timeline, lleve el cursor hasta el punto donde desee introducir el nuevo plano. Vaya al Viewer y seleccione el plano a montar y arrástrelo hasta la ventana del área de trabajo (Canvas). Aparecerá una ventana traslúcida con recuadros e iconos de las diferentes formas que tiene Final Cut de añadir un plano a la secuencia, dirija el nuevo plano hasta el recuadro Insert y suéltelo. El plano está ahora en el punto que usted señaló previamente en la línea de tiempo (Timeline).

Ajuste nuevamente las entradas y salidas de cada plano una vez los haya situado todos en la Timeline. Si ya tiene la música sobre la cual va a montar las imágenes, vaya ajustando cada plano con el ritmo de la música, de esta forma el paso de un corte a otro le dejará de parecer brusco, en comparación a cuando carece de sonido.

La edición al corte es la más complicada de ajustar y no por carecer de efectos de encadenados es menos estética. Un corte limpio puede ser más bello que el mejor efecto de transición que haya visto. Intente prescindir de ellos pero no deje de probarlos y comparar.

Postproducción

Siempre que se afronta una grabación (vídeo) o una filmación (cine), es importante pensar qué recursos se van a tener para la producción y posteriormente para la postproducción. Muchas veces se carece de recursos que se pueden conseguir con un buen software de retoque y efectos especiales. En el mercado existen varios programas que se encaminan exclusivamente al retoque y efectos especiales (Conmotion DV, Adobe After Effects, etc.) que hacen maravillas pero que, si no se graba pensando en ellas puede resultar duro buscar la solución “a posteriori”.

En cualquier caso, todo lo que se pueda hacer durante la grabación evitará mucho tiempo de trabajo, técnicos, máquinas que se bloquean, etc.

Final Cut permite realizar una serie no restringida de efectos que incluyen máscaras, motions, filtros, cromas, etc. que con el tiempo se irán incrementando; aunque en la versión actual ya permiten realizar gran cantidad de retoques y efectos, que si se manejan con habilidad pueden resultar muy efectivos (consulte los anteriores capítulos, en los que se habla extensamente sobre cada una de estas posibilidades).

Saturar los colores, ajustar el contraste, tintar la imagen, resaltar el producto con un punto de luz, enmascarar cortes con flashes, acelerar y ralentizar partes del mismo plano, deformar ligera y controladamente la imagen para crear efectos estéticos diferentes, introducir rótulos con efectos muy sutiles para dar agilidad. etc. Así hasta que la imaginación nos permita investigar para hallar una composición de la película que ayude a los propósitos del producto (en el caso de la publicidad) o de la historia que se quiera contar.

Muchos directores no ponen la cámara sin tener un storyboard detallado, que siguen al pié de la línea. Otros prefieren tenerlo como mera guía para el trabajo, dejando que el momento de rodaje, el plató o escenario, los actores o una inusitada puesta de sol puedan enriquecer el plano sin tener que desperdiciarlo en favor de una fría imagen dibujada en un estudio.

El storyboard lo realizan dibujantes expertos a las órdenes del realizador, pero muchas veces es éste mismo quien garabatea unas líneas sobre el mismo guión señalando plano por plano lo que quiere rodar.

Para un spot de 15 segundos puede emplearse tanto tiempo o más de rodaje y de edición que para un anuncio de duración más prolongada (los anuncios en televisión suelen ser de 20, 25 o 30 segundos la mayoría, dependiendo del presupuesto que se tenga para la programación ya que en televisión el tiempo se paga a precio de oro). Una vez colocados los mejores planos en la línea de tiempo llega el verdadero trabajo de descarte. Se suelen rodar muchos más planos de los necesarios para luego descartarlos en la sala de montaje, aquí entra el criterio del realizador que elig