Tras la presentación en San Francisco el pasado mes de enero, Apple por fin ha anunciado la versión comercial de Final Cut Pro, que tiene un precio en el mercado norteamericano de 999 dólares . El software puede adquirirse en Estados Unidos y Canadá; pero por las necesidades de adaptación a los estándares de televisión europeos, la disponibilidad para España se espera para el verano . Final Cut Pro emplea la tecnología de QuickTime 4 y podrá emplearse con hardware certificado de terceras partes como las tarjetas Targa de Pinnacle . Según Apple, Final Cut Pro incorpora una intuitiva interfaz del tipo arrastrar y soltar, con características avanzadas entre las que se cuentan las siguientes:

- Herramientas de edición de tres puntos, ajuste preciso de fotogramas en procesos de corte multipista; composición y efectos avanzados .

- Capacidad para ubicar y manipular los elementos en la pantalla de previsualización, como alternativa a los cuadros de diálogo .

- Reproducción simultánea de vídeo en el monitor del ordenador, el de previo, magnetoscopio o videocámara .

- Capacidad para trabajar con películas de gran tamaño .

- Capacidad real “conectar y listo” en los procesos de entrada y salida, gracias a la tecnología FireWire .

- Capacidad para crear y animar capas de vídeo ilimitadas que incorporen texto, gráficos y archivos de Adobe Photoshop ( manteniendo las capas ) , así como otros elementos adicionales .

- Soporte para curvas Bèzier y gráficos mediante el uso de fotogramas de referencia .

- Búsqueda y ordenación avanzada de materiales, previsualizaciones y generaciones rápidas de la película final .

- Tituladoras incorporadas, permitiendo con controles de interletraje e interlineado automático .