El mercado de las cámaras digitales, de manera especial, está expuesto a rápidos cambios, a ampliaciones constantes en sus prestaciones y a vertiginosos descensos en los precios. De todas las ofertas sobre cámaras digitales, el modelo MX-2900 es la respuesta más equilibrada del fabricante Fujifilm.

Bajo una carcasa gris plateado (atractiva pero con con un metalizado de aspecto endeble), el modelo MX-2900 ofrece dos tipos de resolución para la captura de las imágenes: una máxima de 1.800 x 1.200 píxeles, con la que se podrá reproducir en papel con un tamaño máximo de 13 x 18 cm y otra de 640 x 480 píxeles que le permitirá realizar una mayor cantidad de fotografías.

El manejo de la cámara es muy intuitivo y similar a las tradicionales de 35 mm. La respuesta de los botones es realmente excepcional y, a pesar de no disponer de elección de español en la interfaz, sólo le llevará unos pocos segundos desplazarse por sus menús con rapidez.

Almacenamiento. El sistema empleado para almacenar las imágenes capturadas es una tarjeta del tipo SmartMedia con una capacidad de 8 MB, lo que resulta un poco escaso si se tiene en cuenta el tamaño que ocupan las imágenes al utilizar la máxima calidad; en definitiva, poco espacio para almacenar una cantidad razonable de imágenes antes de traspasar la información al Mac.

El modelo de Fuji ofrece una amplia variedad de posibilidades a la hora de capturar una imagen, ofreciendo cuatro tipos de calidades: sin compresión, denominada “Hi” (alta resolución) con la que sólo se podrá almacenar una fotografía, y otros tres modos que emplean compresión JPEG (“Fine”, “Normal” y “Basic”) oscilando la capacidad de almacenamiento en estos modos entre 8 y 35 imágenes por tarjeta.

La imagen recogida en el CCD de la cámara será la misma para estos tres modos, la diferencia es la interpretación de los píxeles. Los ratios de compresión son de 1/5 para el modo “Fine”, 1/10 en “Normal” y 1/20 en el caso del modo “Basic”. Evidentemente, cuanto mayor sea la compresión la imagen se irá desvirtuando, con la introducción del efecto de pixelado típico de las imágenes muy comprimidas o perdiendo paulatinamente la correspondencia con los colores originales.

Características Técnicas

La MX-2900 está equipada con un objetivo con zoom 3x equivalente a un 35-105 mm en una cámara convencional (35 mm) y permite una distancia de enfoque de 0,25 m. Sin embargo, para la distancia más próxima es necesario utilizar el macro (incluido en el equipo). Debido a la distancia que hay entre el visor y el objetivo, las cámaras no Reflex adolecen de errores de parelaje agudos, cuestión que se puede evitar utilizando la pantalla LCD de 2 pulgadas incorporada en la cámara.

Adicionalmente, como si de una cámara de vídeo se tratase, el modelo MX-2900 dispone de una salida a TV, soportando tanto el sistema americano (NTSC) como el europeo (PAL).

Unas dimensiones de 12,9 x 68,5 x 59 mm y un peso de 245 gramos (batería no incluida), la sitúan entre los modelos de cámaras compactas y profesionales. Su batería pone el punto negativo, ya que a pesar de ser de litium-ion de gran autonomía, no es posible utilizar pilas convencionales. A este respecto hay que añadir un segundo problema fundamental: su recarga debe realizarse sobre el cuerpo de la cámara, suponiendo una dependencia excesiva de la batería.

Modo manual. Fuji ha recogido toda su experiencia en fotografía tradicional y lo ha adaptado a sus cámaras digitales especialmente trabajando en modo manual. Este modo permite hacer un balance de blancos amplio: contando con la posibilidad de asignar ambiente soleado o nublado, tres intensidades distintas para trabajar con luz de fluorescente y una para corregir luz incandescente (tungsteno). También se podrá controlar la compensación de la exposición, a lo que hay que añadir la capacidad de trabajar con diafragmas y tiempos de exposición. El fotómetro es de gran sensibilidad y con tres tipos de medición: al centro, múltiple y compensada.

Flash. Incorpora un flash de relleno con un alcance máximo de 3,5 m con tres posiciones. Dispone de un modo automático que delega cálculos a la máquina (distancia al objeto, cantidad de luz necesaria, etc.). Por otro lado, cuenta con posición “reducción de ojos rojos” que provoca la contracción de las pupilas en un primer destello no registrado en la imagen. Finalmente, el modo anulado que, a pesar de existir limitación de luz, no será activado. De este modo, entre las utilidades de esta última posición se encuentran fotos a contraluz o toma de fotografías ambientales aunque la luminosidad sea escasa.

Una de las propuestas más acertadas de este modelo es la incorporación de una ranura para flash externo. Situada en la parte superior de la cámara, permite sincronizar con unidades de flash convencionales o mediante una zapata poder trabajar con focos de estudio.

Conclusión

Con una buena resolución, fácil manejo, y con una excelente relación calidad-precio, reúne bastantes condiciones para convertirse en una buena compra. Sin embargo, no dispone de conexión USB (más que a través de un lector de tarjetas opcional), la capacidad de la tarjeta de memoria es reducida (8 MB) y mantiene una dependencia exagerada de la batería al no disponer de un cargador autónomo, unicos motivos por los cuales (a pesar de ser un excelente producto) no consigue la calificación de producto recomendado por Macworld.

CALIFICACIÓN: ****/8,0 LO MEJOR: Resolución máxima. Capacidad para funcionar con unidades de flash externas. Funcionamiento en modo manual, seleccionando aperturas de diafragma y velocidades de obturación, como en una cámara convencional. LO PEOR: Almacenamiento escaso. No dispone de un cargador externo para la batería. FABRICANTE: Fujifilm. DISTRIBUIDOR: Fuji España. Tel.: 91 353 05 00. Web: www.fujifilm.com. PRECIO: 165.000 PTA, IVA incluido (991,66 EUR), aproximado.