Cuando parecía que las unidades magneto ópticas estaban alcanzando su techo tecnológico, Fujitsu lanza al mercado un nuevo modelo que puede calificarse como bastante competitivo frente a otras opciones de almacenamiento extraíble, permitiendo almacenar en un cartucho de 3,5 pulgadas hasta un máximo de 1,1 GB de información ( capacidad disponible tras realizar la operación de formateo ) . En este banco de pruebas encontrará las pruebas realizadas en redacción para comprobar el comportamiento de esta unidad tanto bajo Mac OS 8 . 1 como Mac OS 8 . 5 . 1, empleando los dos formatos soportados actualmente por el sistema: HFS y HFS Plus .

Si bien las pruebas realizadas se centran en los cartuchos específicos con capacidad de 1,3 GB ( los más adecuados para obtener el máximo partido de la tecnología Gigamo implementada en esta unidad ) , también encontrará algunos datos que le mostrarán la velocidad que puede esperar en el caso de utilizar cartuchos magneto ópticos con tecnología de anteriores generaciones, como es el caso de trabajar con cartuchos de 128 y 230 MB en la unidad DynaMO 1300 SD ( evidentemente, también podrá trabajar con cartuchos cuya capacidad sea inferior a los 1,3 GB, comprendiendo toda la gama de cartuchos magneto ópticos disponibles en formato de 3,5 pulgadas ) .

Instalación

Al tratarse de una unidad externa, lo único que necesitará para conectarla correctamente a su Macintosh será un cable de conexión mini SCSI-2 ya que éste no se suministra junto con la unidad . Otros aspectos, como las terminación y la asignación de un ID en la cadena pueden configurarse mediante los sistemas dispuestos para tal fin en la parte posterior de la unidad ( bastante incómodos, por cierto ) . Para la asignación del ID, Fujitsu ha optado por implementar un sistema de ruleta, mientras que para activar la terminación interna deberá alterar el estado de un conmutador DIP . Junto con el conmutador de estado para la terminación, el usuario también puede encontrar otra serie de interruptores destinados a, por ejemplo, definir el funcionamiento de la unidad para equipos Mac o bien para conectarla a equipos PC con sistema operativo Windows, activar el modo de rotación automático, escritura de caché por omisión, etc . Lo único que se encuentra en la parte frontal de la unidad es el interruptor de encendido, un led que le indicará que se está realizando algún tipo de operación sobre el cartucho y un botón para la expulsión del mismo .

No obstante, lo que llama la atención en esta unidad es que no dispone de ningún sistema de ventilación directa ( típica rejilla en la carcasa ) , si bien la fuente de alimentación es de tipo interno, a diferencia de otras unidades extraíbles como, por ejemplo, sucede en el caso de las unidades Jaz y Zip de IOmega . Si por ello podría esperar un sobrecalentamiento de la unidad o incluso de los cartuchos insertados ( tras un período de uso prolongado ) , en las pruebas se observó que incluso la temperatura de la unidad y de los propios cartuchos es menor que la experimentada en otras unidades de tecnología magneto óptica . Otro factor importante, como es el nivel de ruido durante el funcionamiento, también ofreció una buena sensación: mecánica imperceptible .

Tras desmontar la unidad se puede comprobar cómo la superficie bajo la carcasa de plástico está cubierta en su totalidad por una placa difusora, lo que permite despejar en un gran porcentaje la temperatura generada por el funcionamiento de la unidad .

Igualmente, la conversión de esta unidad de su formato externo a interno no supondrá mayor problema para aquellos usuarios que deseen readaptar la ubicación de la DynaMO para incorporarla en alguna de las bahías libres de expansión disponibles en sus Macintosh . Como en cualquier otra unidad, sólo tendrá que desconectar el cable de interno responsables de proporcionar la alimentación a la unidad, así como el cable responsable de transportar los datos; los cables equivalentes están en el interior de cualquier Macintosh e, incluso, no será necesario adquirir ningún tipo de soporte para la instalación interna de la unidad . Lo que no resultará muy adecuado será prescindir de la alfombrilla de limpieza que esta unidad implementa en la entrada para cartuchos, ya que es el cometido de este pequeño elemento es el de eliminar motas de polvo u otro tipo de suciedad que pueda estar depositada en la superficie de los cartuchos y, por tanto, ser susceptible de ensuciar las lentes internas utilizadas por la mecánica del DynaMO .

Software

En los dispositivos de almacenamiento como este, el software también juega un papel importante, no ya tanto por que ofrezca más o menos funciones para generar particiones, asignar contraseñas de acceso o definir el tipo de formato que se desea aplicar a los cartuchos, sino más bien por la robustez del controlador que se instala en los cartuchos ( compatibilidad con el sistema operativo y capacidad de montar cartuchos con controladores activos de otras herramientas ) . En este apartado, el software proporcionado por Fujitsu puede calificarse de excelente, mostrandose perfectamente compatible y capaz de trabajar directamente con cartuchos que ya tuviesen un controlador instalado por otras herramientas ( en las pruebas, FWB y DirectSCSI ) .

Para completar este apartado, sólo cabe indicar que la extensión instalada por el software de la unidad ofrece una opción por la cual no tendrá que acudir a la herramienta de formateo propiamente dicha, ya que cuando se introduce un cartucho sin formato en la unidad, se mostrará un cuadro de diálogo al usuario en el que se le permitirá indicar el tipo de formato que se desea realizar en un cartucho que no lo tenga ( HFS o HFS+ ) . Evidentemente, en este caso la operación de formateo no le permitirá seleccionar una cantidad dada de particiones, pero lo que sí podrá elegir es si desea realizarse el formato a bajo nivel o no .

Rendimiento

Al utilizar el DynaMO 1300 SO en combinación con los cartuchos de 1,3 GB se obtiene el mejor resultado cuando, además, se hace sobre Mac OS 8 . 5 . 1 y con formato HFS+ ( como puede ver en la tabla de resultados que acompaña a este Banco de Pruebas ) , si bien la diferencia no llega al minuto en el caso de trabajar con formato HFS y sobre la versión 8 . 1 del Mac OS; aspecto diferenciador si se comparan con otras opciones del mercado que también se basan en tecnología magneto óptica .

Por otra parte, y como cabría esperar, la DynaMO 1300SD no se escapa a los efectos de utilizar cartuchos magneto ópticos de menor capacidad . En este apartado las diferencias no llegan a ser desesperantes, pero sí evidentes, llegando a triplicar la cantidad de tiempo invertido en los procesos de escritura, en parte como resultado del uso de máscara empleado por este dispositivo para discriminar la longitud de onda del láser a la hora de trabajar con cartuchos de menor capacidad .

Otra consideración que ha de tenerse en cuenta, a la hora de trabajar con cartuchos de capacidad inferior a los 1,3 GB y en formato HFS+ es que el tamaño mínimo de bloque variará en función de la capacidad de cartucho y, por tanto, no siempre supone la elección más adecuada para obtener un promedio adecuado entre la velocidad y la capacidad . Este factor es más evidente a la hora de trabajar con cartuchos de 128 MB . Adicionalmente, la capacidad del cartucho también incidirá en el posible uso de la memoria caché basada en disco .

Conclusión

La unidad Fujitsu es un excelente representante de lo que suponen los soportes de información transportables, ya no tanto por la posibilidad de compartir la unidad entre entornos Mac OS y Windows, sino por su capacidad de almacenar hasta un máximo de 1,2 GB en un cartucho que cabe en cualquier bolsillo .

Por ot