Uno de los programas más empleados del mundo Macintosh, y causante entre otros de su liderazgo en el mundo de la edición gráfica, es Photoshop . Esta herramienta de Adobe mantiene desde años su predominio en el tratamiento de imágenes y parte de su ventaja se debe a la posibilidad de utilizar filtros y extensiones externas .

Aunque algunas de estas ampliaciones son comerciales, otras se encuadran dentro del apartado shareware o gratuito . BladePro es una de estas últimas y se encuadra dentro del grupo de filtros que distorsionan o crean efectos especiales en la imagen, en este caso aplicando efectos en tres dimensiones a la imagen original . Una vez instalada la extensión y su carpeta de texturas dentro de la carpeta de módulos de Photoshop o de cualquier otro programa que acepte extensiones del primero, el usuario puede acceder a esta herramienta a través del menú Filtros . Al abrirse aparece un diálogo que en su parte derecha muestra la parte seleccionada de la imagen y a la izquierda ofrece un amplio conjunto de controles y menús gráficos que permiten seleccionar y aplicar con diversa intensidad diversos efectos a la imagen, como el brillo, intensidad de la máscara, reflexión, definición, dirección de la fuente de luz, etc .

Blade Pro es shareware y cuesta 25 dólares que pueden pagarse de distintas formas, incluyendo el servidor de Kagi Shareware . El módulo se puede obtener en http://ccn . cs . dal . ca/~aa731/blade . html .

Font Box es un complemento aconsejable para imprentas, revistas y todas aquellas personas que trabajan con un gran número de tipos de letras, aunque puede resultar útil para usuarios no tan especializados . La aplicación se encarga de examinar todos los tipos de letra instalados en el ordenador, detectar tipos duplicados, tipos PostScript sin el correspondiente tipo de letra de pantalla y errores de pantalla y corregir estos problemas . Esta corrección automática no puede realizarse si no se registra el programa que dispone de tres precios, desde una versión personal a 29 . 95 dólares hasta una versión en red por 159,95 dólares para analizar todos los tipos instalados en los servidores de una red local . Todo se puede obtener en http://insidertwo . theinside . com .

Dentro del apartado de extensiones del Sistema, Instant Folders es una de esas pequeñas joyas desconocidas que una vez instaladas se convierten en imprescindibles para el usuario . La extensión hace aparecer un botón adicional en los diálogos de Abrir y Guardar archivos en la parte superior derecha e identificado por una doble flecha . Pulsando sobre este botón se despliega un menú que inicialmente tiene dos opciones, About ( Acerca de ) y Add seguido del nombre del directorio en el que se encuentra . Esta última opción permite añadir a este menú el nombre de dicho directorio de forma que en posteriores ocasiones pueda seleccionarlo para ir a él sin necesidad de recorrerse la estructura de directorios de sus discos . Al cabo de unos días este menú contendrá la lista de sus directorios de trabajo más habituales, pudiendo desplazarse instantáneamente de uno a otro . Esta característica funciona incluso con directorios de servidor de archivos, solicitando si es necesario que el nombre de usuario y contraseña para montar dicho volumen, y removibles ( CD-ROM, Jaz, Zip ) , en cuyo caso solicita que se inserte en la unidad correspondiente . El coste de 15 dólares está por tanto plenamente justificado . La versión 2 . 1 se puede encontrar en cualquier copia del servidor FTP InfoMac .

Con respecto a esta red de servidores dedicados al software para Macintosh, un enlace que conviene incluir en su lista de favoritos es el del MIT: http://hyperarchive . lcs . mit . edu/HyperArchive/HyperArchive . html ya que permite buscar archivos por nombre, referencia y cronológicamente .

DragStrip 3 . 0 . 1 es una alternativa a la barra de controles que puede resultar más interesante para algunos usuarios, como aquellos que utilizan monitores pequeños . DragStrip es una aplicación convencional y como tal sus ventanas pasan a segundo plano cuando se activa otro programa . Pero activar DragStrip y pasarlo a primer plano es muy sencillo, pudiendo programar una combinación de teclas para ello .

El programa está apodado por sus creadores como un organizador de escritorio, ya que permite tener al alcance del ratón los iconos que normalmente se depositan en el escritorio y que están ocultos por otras ventanas . Inicialmente DragStrip muestra dos paneles: en uno aparecen los programas que se están ejecutando, pudiendo seleccionar cualquiera de ellos con un simple clic y el segundo panel es configurable por el usuario, pudiendo añadir programas, documentos o carpetas arrastrándolos encima de uno de los paneles vacios . Además DragStrip incluye diversas herramientas similares a las de la barra de controles: un reloj internacional, una herramienta para cambiar la resolución del monitor, calendario visualizador de consumo de memoria, etc . Su coste es de 20 dólares y puede obtenerse en http://www . poppybank . com/DragStrip/ .