Me alegro muchísimo de que Apple haya decidido poner a la venta del gran público su nuevo eMac, con “e” de educación. Aunque los motivos de un cambio que se ha producido en poco menos de dos semanas desde que se introdujese el producto son poco claros. Ahora resulta que de estar orientado a centros educativos, se afirma que la explosión de demanda que se ha producido por la nueva máquina ha hecho que ahora esté disponible para cualquier usuario. ¿Nos lo creemos?

Más potente y más barato

Primero, van a aprovechar al máximo un producto potencialmente poderoso. No cabe duda que los costes de producción del eMac serán de los más bajos que haya tenido Apple en su historia de procesos de producción industrial, si es que la demanda detectada (¿en dos semanas?) como afirman es tan grande. ¿Recuerdan cuál fue uno de los factores de éxito en el iMac, verdad?

Por ello, tal vez lleven la idea, de eliminar a la mayor brevedad posible de las listas de Apple un iMac que a igualdad de configuración, diseño “in” y una pantalla plana muy bonita aplica 500 EUR de diferencia al comprador, y de paso eliminan la gama de iMac original, un ordenador con un ciclo de producto digno de estudio por el resto de la industria informática.

Si consiguen con ello, reducir en costes de fabricación… Pues la situación le otorgaría más razón que a un santo a Apple en su controvertida decisión. Pero vuelven a poner de manifiesto que corren demasiado, la evolución natural del iMac es el eMac y no el iMac de pantalla plana, en cuya gama más alta podría solaparse en prestaciones con los equipos profesionales de sobremesa Power Macintosh G4, si no hay renovación en Macworld Expo ¿qué lío, verdad?

Razones de fondo

Que el propio Steve Jobs decida, como se ha publicado recientemente, constituir una unidad de negocio conjunta de marketing y ventas para el mercado educativo, para unificar los esfuerzos pone de manifiesto que algo no estaba funcionando dentro del sistema, por lo menos, en el mercado de las aulas en EE.UU.

En pleno cierre de presupuestos escolares para el próximo año y negociaciones, la confusión que ha generado la extraña oferta y luego la sorprendente contraoferta del eMac en las escuelas, ha podido provocar dudas, retardos o incluso anulaciones en los pedidos de dotaciones.

Y esto también les da razones para abrir el mercado sin dilación.

El lado oscuro

La otra lectura posible más propia de estrategia maquiavélica de las mentes dedicadas al marketing en Cupertino, sería que Apple ha tratado de generar la demanda de forma deliberada lanzando un producto casi fantasmagórico, muy atractivo y excluyente en precio, para buena parte de los usuarios, con el objeto de sopesar la respuesta que tendría su decisión antes de anunciar un lanzamiento oficial.

Si mantienen ofertas educativas potentes y además amplían las ventas a cualquier usuario a un precio razonable, ¿el fin habrá justificado sus medios? Pues es muy posible que sí, con el objeto de mantener las expectativas de resultados con clientes, proveedores e inversores.

La otra lectura de una hipotética gran pifia del personal de marketing de Apple también puede analizarse aquí y pondría de manifiesto, que la fuerte inversión en investigación y desarrollo llevada en el iMac puede quedar en caldo de borrajas, con el reconocimiento público de que un producto menos espectacular, pero que realmente responde a las demandas de usuario, puede no solo incrementar la ventas sino reventar el mercado como lo hiciese el iMac: el ordenador con la “i” de Internet.

Coherencia 100%

Desde mi punto de vista creo que Apple ha tomado una decisión muy coherente, ya que mientras que el resto de la industria del PC languidece pensando ¿qué vendemos?, para Apple con grandes productos en la mesa, su principal problema se centra en el ¿cómo vendemos? Y eso otorga, innumerables ventajas entre tanta incertidumbre.

Y la verdad es que hasta debe ser divertido pertenecer a una multinacional como Apple, donde sabes que estás con un 5% de usuarios, y que tienes por ganar un mercado potencial gigantesco, pero que al mismo tiempo debes recordarte cada día que ese mismo 5% te puede hacer desaparecer en cualquier momento de la escena… Y nosotros quejándonos siempre por los precios. ¿Vaya riesgos, no?