Aunque en la mayoría de los casos las conexiones de red inalámbricas suponen la opción más sencilla y flexible para montar una pequeña red doméstica o en nuestros estudios, que además nos permite utilizar conexiones de banda ancha, lo cierto es que en algunos casos no supone una opción viable, ya sea por estructura del edificio o por una sencilla cuestión de costes. Por ejemplo, esto es lo que puede ocurrir cuando para lograr una cobertura desde alguna ubicación de nuestras casas u oficinas necesitamos prolongar el alcance de una red inalámbrica mediante la combinación de dos o más puntos de acceso. En otros casos, además, existen puntos muertos a los que no pueden llegar los puntos de acceso inalámbricos debido al tipo de materiales que se encuentran las ondas de radio en su camino reduciendo considerablemente su alcance.

En este tipo de situaciones, la tecnología PLC (Power Line Communications) nos permite salvar todo tipo de escollos ofreciendo la conexión de red a cualquiera de nuestros equipos con puerto Ethernet (10BaseT), con la ventaja de que, precisamente a diferencia de los cables Ethernet Cat 5 (los cables estándar de conexión en red Ethernet) en este caso el “transportador” de los paquetes con los datos de la comunicación es el propio tendido eléctrico de nuestros hogares. Esto significa que allí donde tengamos un enchufe de nuestro tendido eléctrico podremos añadir un equipo más a nuestra red local, sin importar la cantidad de metros que exista entre cada punto de conexión.

Para montar este tipo de redes es preciso utilizar unos adaptadores que se encarguen de codificar y modular la frecuencia de los paquetes de datos para que puedan viajar por nuestra red eléctrica con una velocidad similar a la que obtendríamos con una conexión Ethernet estándar (unos 10 Mbps); y precisamente los HomePlug PHE-IP13 son unos de estos adaptadores con una configuración completamente transparente para los usuarios de Mac (también compatible con Windows). Lo mínimo que se necesita para montar una pequeña red son dos de estos dispositivos, ya que el primero será el que esté conectado al router, móden ADSL o punto de acceso, mientras que el segundo será al que conectemos nuestro Mac, impresora o cualquier otro dispositivo de red. Junto con la unidad el fabricante también incluye un cable Ethernet RJ-45 cruzado estándar, así como un CD con utilidades de configuración que, lamentablemente, sólo funciona desde Windows (con ellas se pueden cambiar los ajustes de seguridad, contraseña de acceso, etc.)

Cuando se conecta el Mac a la segunda unidad sólo hay que asegurarse de que esté seleccionada la red Ethernet para comprobar que ya se nos habrá asignado una dirección IP y que podemos comenzar a navegar, acceder a servidores remotos y a otros recursos de nuestra red particular.

Para comprobar la actividad y estado del funcionamiento, estos dispositivos incorporan cuatro diodos que nos permiten saber a simple vista que el dispositivo recibe correctamente la señal portadora de la red, que está conectado físicamente a un equipo (con el cable Ethernet suministrado); mientras que en los otros dos diodos superiores podemos consultar tanto la existencia de tráfico por la red como de la colisión de paquetes (errores en la comunicación).

Durante nuestras pruebas pudimos certificar el excelente funcionamiento de este producto con unas velocidades comparables a las que se obtendrían con un punto de acceso y tarjeta inalámbrica 802.11b (11 Mbps). El único inconveniente que podemos indicar es que los dispositivos se calientan bastante una vez que se alcanza un periodo de funcionamiento que supera los 10 minutos.

Por lo que respecta a las cuestiones relacionadas con la seguridad, también supone una opción muy interesante frente a las conexiones inalámbricas en redes abiertas, ya que en este caso resulta más improbable que cualquier otra persona pudiese conectar otro dispositivo PLC para capturar los paquetes de comunicación que viajan por nuestra red eléctrica, además de que cada uno de estos dispositivos protege la información utilizando el algoritmo de encriptación DES de 56 bits (Data Encription Estándar; Estándar de Encriptación de Datos).

Conclusión

Quizá lo que debas sopesar es que el precio de una red mínima (dos unidades HomePlug PHE-IP13) te costará 130 EUR (IVA incluido), un precio bastante elevado aunque aceptable si realmente necesitas llevar tu conexión de red a un punto que no resulta posible mediante otras opciones. La velocidad de conexión será suficiente siempre y cuando no se sature con una carga excesiva y simultánea de más de tres equipos. Aparte de eso, también has de tener en cuenta que deberás utilizar las unidades con los ajustes que vienen por omisión (completamente funcional) salvo que tengas un PC o algún software de emulación ejecutándose en tu Mac y que te permita ejecutar las utilidades suministradas en el CD.

HomePlug PHE-IP13

---------------------------

Calificación: ****/7,5

Lo mejor: Sencillez de instalación y uso. Velocidad.

Lo peor: precio elevado. Las utilidades sólo se pueden ejecutar desde Windows.

Fabricante: HomePlug.

Distribuidor: Grupo CDW. Tel.: 902 33 22 66. Web: www.grupocdw.com.

Precio: 65 EUR (IVA Incluido).