En el camino intermedio entre las impresoras de inyección de tinta convencionales y los dispositivos multifunción con impresora, digitalizador, fax, etc. se encuentra una gama de impresoras que a la función de imprimir añaden lectores de tarjetas de memoria que, como en el caso de esta Photosmart 7660, permiten realizar la función de impresión directamente desde la cámara fotográfica. Sin embargo, la principal diferencia con otras impresoras como las de Canon o Kodak, de formato 10 x 15 cm, este modelo permite imprimir en un tamaño máximo A4 sin márgenes a una resolución máxima de 1.200 x 1.200 ppp.

La impresora tiene dos cabezales de impresión que aceptan tres cartuchos distintos. En condiciones normales (para imprimir cartas y otros documentos) tendremos instalado un cartucho de tinta negra y otro tricolor que ofrece buenos resultados en gráficos de empresa, dibujos y en general copias de baja calidad, pero cuando queremos imprimir fotografías, entonces se puede cambiar el cartucho de tinta negra con otro especial para papel fotográfico que permite obtener una calidad excelente en este tipo de documentos pero sin tener que utilizar una tercera cabeza de impresión que hubiera encarecido el producto.

La impresora permite por tanto algo que en muchos otros modelos no es posible, extraer y volver a insertar un cartucho para seguir usándolo, de forma que podemos sacar el cartucho de tinta negra e insertar el de fotografía para obtener copias de las mejores instantáneas y posteriormente insertar nuevamente el cartucho de tinta negra para seguir imprimiendo cartas.

Por esta razón cada cartucho se vende junto con un soporte de plástico que tiene una pieza de goma sobre la que se coloca el cartucho cuando se retira de la impresora y que evita que se seque, una solución ingeniosa que vale también para cuando no se piensa utilizar un cartucho durante bastante tiempo y no queremos que se seque. Aunque la sustitución del cabezal sea un proceso manual, se realiza muy rápidamente.

Estéticamente usa los colores plata y gris oscuro que HP emplea en sus nuevos modelos y la entrada y salida de papel la tiene en la parte frontal, estando ocupada la parte superior por una pequeña pantalla de cristal líquido para los mensajes, la habitual colección de botones y una tapa debajo de la cual se encuentran las ranuras de los lectores de tarjetas, que aceptan todos los modelos en uso en el mercado. También tiene un conector USB, aunque en la parte trasera de la impresora existe otro que será el que utilice la mayoría de los usuarios.

Existen dos bandejas de entrada de papel, una para papel A4, ya sea fotográfico o de calidad normal y encima de ella una más pequeña para papel de fotográfico de 10 x 15 cm.

Utilización. Además del controlador se incluyen algunas utilidades con las que se puede consultar el nivel de tinta de cada cartucho, limpiar los cabezales y hacer pruebas de impresión.

Una característica agradable es que los lectores de tarjetas son reconocidos directamente por el Mac como unidades de disco duro que se muestran en el escritorio y que además lanzan el programa iPhoto para importar las fotos contenidas en las tarjetas, aunque mediante los menús que aparecen en la pantalla de la propia impresora también es posible imprimir una hoja de miniaturas y una o varias de las fotografías incluidas en la tarjeta de memoria, aunque teniendo el ordenador y la aplicación iPhoto es poco probable que el usuario emplee estas opciones.

Los menús de impresión incluyen las opciones habituales en este tipo de impresoras, incluyendo el de tipo de papel (que muestra todos los tipos de papel de HP, aunque elegir su equivalente en otro fabricante es muy sencillo) y la calidad de impresión.

Rendimiento. Los tiempos reales obtenidos, como es habitual, se alejan bastante de los que anuncia el fabricante, pero esto no quiere decir que sean malos, simplemente son equivalentes a los que dan otras impresoras de chorro de tinta, ya que mientras los fabricantes consideran solamente el tiempo de impresión en si, el usuario normal incluye en esta medida el tiempo que tarda el programa en enviar los datos al controlador y este a la impresora.

Con estos parámetros el tiempo que obtuvimos fue de unos cuarenta segundos por página impresa de texto y dos minutos y medio para una fotografía de 10 x 15 cm.

La calidad obtenida en modo fotográfico es muy buena y para apreciar los puntos de la imagen es necesario recurrir a una lupa incluso en las zonas claras que son las más propensas a mostrar estos defectos, manteniendo una excelente definición incluso en las zonas oscuras, en las que otros modelos simplemente dan una mancha negra.

Conclusión

La Photosmart 7660 es un buen compromiso entre calidad y precio y ofrece algunas soluciones interesantes, como los dos compartimentos para tinta que permiten usar diversos cartuchos.

Su buena calidad y la compatibilidad con Mac OS X, no sólo como impresora, también como lectora de cartuchos, la convierten en una opción interesante para las personas que quiere un dispositivo tanto para imprimir documentos convencionales como para imprimir fotografías con gran calidad.

Photosmart 7660

------------------------

Calificación: ****/8,5

Lo mejor: Calidad excelente, lector de tarjetas compatible con Mac OS X e iPhoto.

Lo peor: Precio por copia impresa.

Fabricante: HP.

Distribuidor: HP. Tel: 902 150 151. Web: www.hp.es.

Precio: 129 EUR, IVA incluido.