Pese a tratarse del modelo de consumo de la gama de portátiles, ya que Apple sitúa al PowerBook Titanium, o TiBook como se le conoce de forma abreviada como equipo profesional y al iBook como equipo doméstico, el nuevo iBook sitúa muy alto el listón de prestaciones, pudiendo competir perfectamente en el mercado profesional no sólo con los modelos del mundo PC, también con el TiBook, aunque evidentemente con menor rendimiento.

El aspecto del equipo es el ya conocido del modelo presentado hace sólo unos meses, que ha abandonado las líneas redondeadas y los colores por una forma rectangular y de color blanco brillante que llama la atención por la manzana que se ilumina al abrir la tapa y que aparece para las terceras personas en posición correcta y no invertida como sucedía anteriormente.

La forma rectangular va unida a una reducción de tamaño que permite transportar fácilmente el equipo en cualquier cartera de mano o incluso debajo del brazo, aunque hubiera estado bien que Apple, dado este pequeño tamaño y su también reducido peso, hubiera incorporado un asa retráctil o al menos unas anillas en las que poder enganchar un asa y facilitar su transporte en cualquier situación.

El diseño de esta carcasa ha sido pensado para no tener partes salientes que puedan engancharse y romperse. La bisagra de sujeción de la tapa (que no se abre hasta los 180 grados, sino a un máximo de algo más de 45 grados sobre la horizontal) está hundida en la parte trasera y el gancho que sujeta la pantalla contra el cuerpo del ordenador es retráctil y se extrae mediante un imán cuando se cierra la tapa, aunque el sistema de cierre se atascó varias veces impidiendo que el ordenador entrara en reposo.

Primer contacto

Al abrir el equipo y ponerlo en marcha destaca sobre todo el pequeño tamaño de los iconos, caracteres y demás elementos de la pantalla. Esto se debe a que tiene una resolución máxima de 1.024 x 768 píxeles, y una diagonal de tan sólo doce pulgadas, lo que significa que los píxeles son más pequeños y por lo tanto el tamaño de todas las imágenes es más reducido si se le compara con el resultado apreciable en otros portátiles y equipos de sobremesa. La tarjeta gráfica permite conectar un monitor externo, aunque a diferencia de sus hermanos mayores sólo para utilizarlo en modo espejo. El iBook también incorpora un segundo conector A/V que permite conectarlo a un televisor, aunque no se incluye el cable necesario (4.000 PTA, aproximado; 23 EUR).

El teclado ha sido rediseñado y afortunadamente en la parte derecha se ha incluido una tecla de Comando, que facilita la utilización de los atajos de teclado. Sin embargo, su diseño extraplano y el formato de las teclas hace que el tacto de éstas no sea especialmente agradable al uso. El sistema de sujeción del teclado es el mismo que el utilizado en el Titanium PowerBook. El teclado reposa sobre una lámina flexible que en su parte inferior se inserta en el ordenador por dos enganches fijos y en la parte superior por otros dos enganches sujetos con muelles. Además de estos enganches, un imán ayuda a mantener la parte central del teclado pegada al chasis, pero en el modelo probado esta última sujeción no funcionaba correctamente y el teclado se abombaba, hecho que junto al diseño extraplano de las teclas y su tacto un poco falto de respuesta hacía que no fuera el más cómodo de los fabricados por Apple.

Debajo de la placa, que se desmonta con un simple destornillador, se encuentra la ranura para la conexión de la ampliación de memoria, operación que puede realizar por si mismo cualquier usuario que tenga un mínimo de habilidad.

Visión técnica

La disposición de conexiones es la misma que en los anteriores modelos de iBook, con todas las interfaces de periféricos en la parte izquierda en lugar de en su parte trasera y sin ninguna tapa de protección como pasa en el TiBook.

Estas interfaces incluyen un puerto FireWire, dos USB con una velocidad de 12 Mb/sg. cada una, salida de vídeo, salida de audio, puerto de módem y un puerto Ethernet a 10/100 Megabits por segundo, que tiene la particularidad compartida con el TiBook y con los modelos de sobremesa recientes de ser autoconmutable según se le conecte a un hub o a otro ordenador sin necesidad de utilizar un cable de red cruzado.

La parte derecha tiene el conector de alimentación y la unidad lectora, que en el modelo probado era un DVD pero que también puede encontrarse (con la consiguiente diferencia de precio) un modelo con CD, con CD-RW y el más atractivo, y no demasiado más caro, con unidad combo DVD/CD-RW.

Todos estos elementos son comunes al anterior modelo de iBook con el que sólo existen algunas sutiles diferencias como sucede con el teclado, aunque internamente hay diferencias más significativas. El procesador PowerPC G3 funciona en este modelo a 600 MHz y el bus del sistema ha sido acelerado a 100 MHz.

En su interior, 128 Megabytes de memoria que se pueden ampliar hasta 640 MB y un disco duro de 15 Gigabytes con una conexión más rápida que la utilizada en los anteriores modelos y que permite realizar labores modestas de edición de vídeo, aunque para grandes trabajos se requiera un disco de mayor capacidad. No obstante, si se tiene en cuenta el mercado al que está dirigido este modelo, la capacidad de almacenamiento resulta más que suficiente.

La batería de Ion-Litio es la misma del modelo anterior que proporciona, según Apple, cinco horas de funcionamiento. Lo que sí que ha cambiado es la fuente de alimentación, habiendo sustituido la fuente yo-yo por la cuadrada más pequeña que incorporan también los nuevos Titanium PowerBook, mucho más cómoda de transportar gracias a su tamaño más compacto, pero que también se calienta mucho más.

En cambio, Apple no ha mejorado la colocación del trackpad, que al estar demasiado superficial se roza continuamente al teclear, ocasionando distracciones e incluso errores de manejo. La respuesta también es más lenta en comparación con los PowerBook G4, al igual que la precisión en el manejo del apuntador.

Conclusión

Aunque no alcanza el rendimiento de un PowerBook G4, ni tampoco su pantalla está a la misma altura, la gran ventaja de este equipo es sin duda alguna su precio que en cualquiera de sus configuraciones representa una opción de compra muy atractiva y una excelente relación calidad/precio al incorporar el acceso a toda la tecnología de Apple a un precio asequible. Sin embargo, la pequeña diferencia de precio que hay respecto al modelo que incorpora la unidad combo DVD/CD-RW hace inclinar la balanza más hacia este último.

Rendimiento, una alternativa interesante al PowerBook TI

-------------------------------------------------------------------------------

Aunque observando las cifras no parece excesivamente significativa la mejora que ha sufrido este modelo con respecto a la versión anterior, centradas en el aumento de velocidad del procesador, en la velocidad del bus y en el uso de memoria más rápida, las pruebas prácticas en diversos campos, incluyendo la aplicación de filtros QuickTime y la compresión de canciones a MP3, demostraron que este ordenador ofrece mejoras ostensibles de velocidad con respecto a su antecesor (llegando en casos específicos al doble de velocidad, aunque las operaciones puras de disco duro no mostraron ninguna mejora apreciable).

En cualquier caso, esta dif