Si la primera versión del programa de edición supuso la democratización del vídeo, iMovie HD supone la madurez del producto: potencia, velocidad, flexibilidad y estabilidad. Todo lo necesario para crear obras maestras, o tener el trabajo hecho en poco tiempo.

Una de las novedades más llamativas en la nueva versión de iMovie es su capacidad para importar y editar vídeo de alta definición en formatos HDV 720p y 1080i, lo que abre las puertas de este excelente editor de vídeo a muchos profesionales que sólo precisen hacer edición al corte sin más aditamentos, añadir un poco de música de fondo, locuciones y títulos con la mayor sencillez posible, a cambio de no perder calidad durante el proceso. En definitiva, así iMovie puede convertirse en una solución “lista para usar” para muchos documentalistas o reporteros que precisen de una herramienta de manejo sencillo y que puedan utilizar con cámaras de vídeo de alta definición como por ejemplo la Sony HDR FX-1E, cuyo primer contacto publicamos el pasado número de febrero.

No obstante, mientras que el futuro del vídeo pasa por la alta definición, por el momento seguramente sean pocas las personas que pueden contar entre su equipamiento con una cámara de vídeo cuyo precio está en torno a los 4.000 EUR y que, por contraste, vayan a utilizarla con una aplicación prácticamente gratuita como es iMovie.

MPEG-4. Precisamente por ello, seguramente el resto de nuevos formatos soportados resulten más atractivos para la amplia mayoría, comenzando por la posibilidad de capturar vídeo directamente desde nuestra cámara iSight y, especialmente, el tan esperado soporte directo del formato de vídeo MPEG-4 utilizado por muchas cámaras de vídeo de gama media/baja, dispositivos multipropósito y también una amplia gama de cámaras fotográficas digitales. Añadir ahora estos clips de vídeo a nuestras películas es una simple cuestión de arrastrarlos directamente sobre el contenedor de clips de la ventana de iMovie.

También podemos incluir en nuestras ediciones las películas que estén inicialmente en otros formatos, aunque para ello deberemos convertirlas previamente a formato DV o MPEG-4.

Ahora no sólo es posible capturar en el proyecto los clips de vídeo grabados previamente en una cinta, sino importar el vídeo que esté capturando en vivo nuestro dispositivo de vídeo compatible DV, y es que además de las cámaras DV y conversores AV/DV FireWire que se venían soportando hasta ahora, iMovie ha añadido a la lista la posibilidad de utilizar la cámara iSight.

La mejor panorámica. Otra de las características más demandadas por los usuarios de las anteriores versiones del programa consistía en la posibilidad de trabajar no sólo con el formato de proporciones estándar utilizado como norma durante años en televisión: 4:3, sino también con el formato de proporción 16:9 que muchas cámaras de vídeo permiten grabar de forma nativa, evitando así la necesidad de tener que realizar conversiones o adaptaciones previas.

Más potencia y estabilidad. Quienes hayan utilizado las anteriores versiones de iMovie seguramente recuerden que los lanzamientos iniciales de cada una de las versiones no fue precisamente un camino de rosas hasta que fueron saliendo los sucesivos parches destinados a corregir algunos fallos de precisión durante la edición y, especialmente en varios casos, la estabilidad en el funcionamiento del programa, algo que resultaba especialmente molesto al tirar por tierra varias horas de edición.

Las impresiones iniciales al utilizar el nuevo iMovie 5 son justamente todo lo contrario. El programa ofrece una mayor sensación de agilidad incluso desde el momento en el que se ejecuta, lo que de por sí ya supone un motivo que justifica la actualización a la nueva versión del programa. Incluso las operaciones en la línea de edición y al copiar o duplicar los clips de vídeo resultan más rápidas en comparación con la anterior versión, algo que se puede notar incluso en la generación simultánea de varias transiciones, títulos o efectos. En definitiva, toda una delicia en este sentido.

Algo que también nos ha gustado comprobar es que esta nueva versión también guarda una mejor correspondencia de color entre el vídeo que puedes ver reproduciéndose en la pantalla de tu cámara DV o televisor y en el monitor de tu Mac.

Lo que quizá encuentres más engorroso es que, cada vez que ejecutes la aplicación, iMovie creará la lista de tipografías disponibles la primera vez que accedas al apartado Títulos, lo que puede suponer una espera de un par de minutos en función de las tipografías activas.

Compatibilidad. iMovie 5 permite abrir los proyectos creados con una versión anterior aunque debe tenerse en cuenta que una vez realizado el proceso de conversión ya no será posible volver a abrirlo nuevamente con una versión.

Otra cuestión que te gustará saber es que en iMovie 5 podrás continuar utilizando los plug-in que ya tuvieses en la versión anterior, lo que significa que no perderás la inversión que hubieses realizado en transiciones o efectos adicionales como los disponibles por parte de Geethree (www.geethree.com).

Más ayudas para la edición

En iMovie 5 no sólo se puede sincronizar el audio con el vídeo con una precisión de fotograma que se mantiene en las películas exportadas, sino que se incluyen varias herramientas para conseguirlo.

Mantenerlo sincronizado. La primera de estas ayudas de sincronización se corresponde con la opción “Encajar los ítems del control temporal automáticamente”. Cuando dicha opción está activa iMovie se encarga de mostrar una línea guía de color amarilla para indicar la posición exacta y de anclaje magnético del cabezal de reproducción, el inicio o final de un clip de vídeo o donde se detecten más de tres fotogramas de vídeo sin sonido.

Otra opción es la que permite bloquear una pista o clip de sonido una vez que se haya conseguido sincronizar con un fotograma determinado. Para ello iMovie incorpora el comando “Bloquear en el cursor el clip de audio”, de modo que si posteriormente se modifica la posición del clip de vídeo el audio le seguirá para mantener la sincronización.

La tercera opción consiste en mantener pulsada la tecla Opción (Alt) al mismo tiempo que desplazamos el cabezal de reproducción. Al hacerlo, iMovie irá reproduciendo el sonido a medida que desplazamos el cabezal de reproducción por la línea de tiempo.

Edita los clips. Ahora, las operaciones de edición que permiten reducir la duración de un clip de vídeo, recuperar su duración inicial, cambiarlo de posición o duplicarlo resultan más ágiles en comparación con la anterior versión del programa.

Para lo único que se necesita un poco de práctica es a la hora de duplicar un vídeo que queramos insertar bien a continuación de su posición actual o inmediatamente después del clip de vídeo que se encuentra a continuación, pues que se consiga uno u otro resultado depende de que soltemos al clip a duplicar sobre la primera o segunda mitad del clip de vídeo que se encuentre inmediatamente a continuación.

En cuanto a las operaciones de “recorte directo”, que permiten desplazar