GarageBand ha supuesto un “regalo del cielo” para los aficionados a la música, porque ofrece un entorno de creación sencillo y directo para trasladar tus ideas musicales. Incluso para quienes ya manejan secuenciadores convencionales como Logic o Cubase, GarageBand permite quitar de en medio muchas cosas que, a la hora de crear música, son más un estorbo que una ayuda y tener delante lo que realmente necesitas para concentrarte en una composición.

Sin embargo, eso no significa que Garage-Band sea una aplicación poco potente o que no haya forma de hacerla evolucionar sin perder su filosofía de sencillez. Apple lo ha demostrado con la nueva versión, incluida en iLife 05, que incluye una buena cantidad de novedades para aumentar tu efectividad para crear música.

Un poco de orden en casa. Una de las características que han hecho tan sencillo el uso de GarageBand ha sido el navegador de bucles (importado de SoundTrack y que se ha integrado en todas las aplicaciones de Apple para crear música). Esta ventana permite buscar entre miles de “pedacitos de música” que se pueden a la vez reproducir de forma cíclica al compás de la canción para, a modo de sándwich, ir creando una base musical completa. Además de los miles de bucles incluidos de serie con la aplicación, los distintos paquetes de ampliación Jam Pack añaden otros tantos miles de bucles de distintos estilos. El problema es que alguien que tuviese los tres Jam Pack, o ampliaciones de terceras partes, podía acabar con muchos miles de bucles, lo que podía dificultar encontrar lo que se busca. Por ello, el navegador de bucles de GarageBand 2 puede mostrar los bucles propios del paquete básico, los de los distintos Jam Pack, los bucles creados por el usuario (más adelante se verá como se crean) o todos los bucles disponibles. Tan sólo hay que hacer clic en la barra de título del navegador para ver unos u otros o todos a la vez.

Crea tus propios bucles. Aunque con la primera versión de GarageBand, podías usar tus interpretaciones como bucles dentro de una canción (tanto las creadas con instrumentos por software como las realizadas con instrumentos reales), no era sencillo incorporarlas a tu arsenal de bucles en el navegador. En la nueva versión, para añadir tus propios bucles al navegador, sólo debes arrastrarlos a la ventana de éste o usar la opción “Añadir a la biblioteca de bucles…” del menú Edición: aparecerá un cuadro en el que debes darle nombre al bucle, asignar su tonalidad, definir su estilo y sus descriptores. Tras ello, con pulsar el botón crear, el bucle pasará a formar parte de tu biblioteca.

Importa archivos MIDI y archivos de sonido. Otra novedad es que ahora puedes arrastrar un archivo MIDI para incorporarlo en tus composiciones, para aprovechar alguna parte, o sencillamente para enmudecer la pista de voz solista y utilizar GarageBand a modo de karaoke para grabar tus propias versiones. Al importar los archivos compatibles con el estándar General MIDI, GarageBand es capaz de discernir los instrumentos que han sido asignados a cada pista y sustituirlos por sus propios instrumentos por software. En las pruebas realizadas con diversos archivos MIDI gratuitos descargados de sitios web, la compatibilidad fue total. Lo único que deberás tener en cuenta (además de que la calidad de estos archivos MIDI gratuitos no siempre es muy buena) es optimizar el arreglo una vez importado eliminando las pistas menos necesarias para no sobrecargar la aplicación.

Todos a la vez. Muchas veces, la forma más efectiva de grabar una canción es tocando varias personas a la vez. Así, por ejemplo, usando una base rítmica, un bajista, un guitarrista y un cantante pueden interpretar en vivo la canción para conseguir un mejor acople entre ellos y después ir revisando la grabación repitiendo las partes que no hayan quedado bien a la primera. Otras veces, cuando se graban instrumentos complejos, como una batería real, es conveniente grabar cada parte por separado. La anterior versión de GarageBand sólo permitía grabar un instrumento cada vez, pero ahora es posible grabar hasta 8 pistas de forma simultánea. Para grabar una serie de pistas, hay que seleccionar la entrada correspondiente de la interfaz de sonido en la ventana de información de cada pista y activar el botón de grabación para “armar” cada una de las pistas.

Edición mediante notación estándar. Aunque muchos músicos editan las notas de los instrumentos por software usando la clásica ventana de rodillo de pianola (la única disponible en la anterior versión), para quienes leen notación estándar (o quienes están a prendiendo a leerla) y muchos estudiantes de música es muy interesante poder ver sus melodías de este modo. Por ello GarageBand ha incorporado la posibilidad de ver y editar en modo de notación convencional las secuencias de los instrumentos por software. Por desgracia, no permite imprimir esta notación.

Cambios de tono y de velocidad. GarageBand 2 permite cambiar el tempo de las canciones incluso cuando se hayan grabado instrumentos reales. Se trata de una opción muy interesante ya que en ocasiones, uno se da cuenta de que ha dejado un poco lenta o demasiado rápida una canción cuando ya es tarde para grabar de nuevo las voces o los instrumentos reales. Ahora, acelerar o retardar una canción es cuestión de un clic.

Asimismo, la nueva versión permite no sólo transportar el tono de una canción completa, sino hacerlo de forma dinámica a lo largo de la canción. Activando la pista maestra se muestra un desplegable en el que se puede elegir si se modifica el volumen maestro de la canción o su tonalidad. De este modo tienes una forma sencilla de hacer ese cambio de tono típico en el último estribillo.

Control temporal de la panorámica. Una limitación de GarageBand era que sólo se podía asignar la panorámica (el nivel de sonido de un instrumento a cada lado del campo estéreo) de un instrumento para toda la composición. Así, si colocabas una guitarra un poco a un lado en las partes de acompañamiento, no podías después colocarla en el centro del campo estéreo en el solo para darle más presencia. GarageBand 2 supera esta limitación incorporando un control temporal de panorámica que se une al control temporal de volumen y que se maneja del mismo modo.

Conclusión

GarageBand fue hace un año una auténtica revelación para muchos aficionados a la música, incluyendo a muchos que ya usaban otras aplicaciones, que ahora tienen una herramienta sencilla y efectiva para crear música. Los cambios de la nueva versión, muchos de ellos traídos de su hermana mayor, Logic, suponen un avance importante en su potencia y posibilidades sin perder sencillez de uso. Aparte de la posibilidad de grabar con mayores resoluciones y frecuencias de muestreo, hay pocas cosas que uno eche en falta. Quizá podrían mejorarse las posibilidades para pulir las mezclas con un control de volumen más preciso (los deslizadores son bastante cortos) o incluso con una ventana dedicada en exclusiva a estas funciones. En cualquier caso, GarageBand 2 es de lejos la mejor aplicación doméstica para crear música que uno puede encontrar y el precio del paquete iLife es sencillamente una risa.

Afíname esas voces

-----------------------------

¿Años de desgañitarte cantando en la ducha y no has conseguido una afinaci