En el terreno de las aplicaciones para diseño vectorial, Illustrator y FreeHand son sin duda los dos referentes para cualquier profesional. En las últimas versiones de FreeHand se han visto muchos avances orientados a la creación de gráficos para la Web, mejoras en la productividad y algunos efectos especiales, mientras que Illustrator buscaba mejoras más orientadas a los ilustradores (como la malla de degradado) y a una mayor integración con otras aplicaciones de Adobe. La nueva versión, sin embargo, supone un importante salto en varias direcciones, con decenas de mejoras entre las que destacan, por su potencia y espectacularidad, las opciones para la creación de transparencias y máscaras sobre cualquier objeto. Además de estas funciones (esperadas por los usuarios de Illustrator desde que FreeHand las incorporase) Illustrator 9 introduce la exportación de gráficos vectoriales para la web, junto con todo un conjunto de herramientas para hacer más cómoda la creación y exportación de imágenes y animaciones para su uso en internet.

Transparencias y máscaras. La larga espera en la llegada de las opciones de transparencia se ve gratamente recompensada. Más allá de opciones básicas de transparencia, Illustrator 9.0 aporta un control total sobre la opacidad de los objetos y la paleta de transparencias resulta flexible y fácil de usar, pudiendo aplicar diferentes rangos de opacidad a cualquier elemento: desde un objeto o imagen a una capa o grupo de objetos. Las máscaras permiten ocultar o mostrar zonas de la imagen sobre la base de una escala de grises, es decir, el negro ocultará zonas del objeto y el blanco las mostrará, los valores intermedios en grises serán semitransparentes. Las máscaras están integradas en Photoshop desde hace varias versiones, lo novedoso es, ver por primera vez, esta característica aplicada a gráficos vectoriales. Al aplicar una máscara en Illustrator se puede pintar sobre ella o utilizar los degradados directamente desde la paleta de muestras.

Adicionalmente, desde la misma ventana se puede asignar diferentes modos de fusión de objeto, al estilo de Photoshop (trama, sobreexponer color, aclarar) y conseguir distintos efectos de mezcla. Por otro lado, es destacable el hecho de que además, la gestión de transparencia es aplicable a la tipografía y permite asignar distintos niveles de opacidad a diferentes letras o palabras dentro del mismo párrafo sin necesidad de convertirlo a trazados.

Calados. Si utiliza la opción de calado para crear selecciones y máscaras difuminadas en Photoshop, seguro que alguna vez ha pensado que este tipo de efectos se restringen a las imágenes en mapa de bits. Pues bien, Adobe los ha incorporado a su aplicación vectorial y ahora pueden difuminarse las transiciones entre objetos. En Illustrator 9 se pueden aplicar calados a cualquier elemento y conseguir contornos difuminados instantáneamente. Además, estos calados pueden ser reeditados o anulados en cualquier momento y funcionan bien con textos y cualquier otro elemento, por lo que no es necesario convertir a mapa de bits.

Gráficos para la Web. Los formatos basados en vectores como el SWF (Flash) y el emergente SVG de Adobe abren nuevas alternativas en el mundo de la creación para la Web. Así, Illustrator 9.0 permite la exportación a Flash Shockwave (SWF) con opciones para convertir objetos a formato Flash 4.0 y también permite la exportación al nuevo formato estándar para gráficos vectoriales: el SVG (Scalable Vector Graphics) de Adobe.

Este formato incorpora la información de tipos, siendo opcional la posibilidad de incrustar en el documento un subconjunto de fuentes de este modo el documento se mantiene integro en apariencia y además resulta útil al permitir realizar búsquedas textuales. La nueva paleta “Interactividad SVG” en Illustrator, permite asociar rutinas JavaScript a eventos de ratón para crear una interactividad básica gracias al módulo SVG, el cual añade al navegador controles para acercar, alejar o desplazarse por la ventana. Para el resto de los formatos, se integra la ya conocida ventana de Photoshop “Guardar para la Web”, desde donde se puede observar la relación calidad-tamaño de imagen antes de guardarla en los formatos JPG, GIF o PNG. También, pensando en el creativo de internet, se añade un nuevo modo de vista previa sobre la página, que permite ver temporalmente la apariencia de los gráficos vectoriales convertidos a píxeles.

Sombras, efectos y estilos “vivos” Todo creativo ha necesitado en algún momento crear una sobra difuminada. El método habitual en las aplicaciones vectoriales es crear una laboriosa fusión entre objetos o pasar por Photoshop y utilizar los efectos de capa o un desenfoque. Illustrator 9.0 ha heredado esta funcionalidad pudiendo aplicar sombras y efectos de luz a elementos vectoriales, la tipografía o imágenes sobre la página.

Y si no fueron suficientes los pinceles incorporados en la versión anterior, ahora se añaden más transformaciones y estilos de distorsión para aplicar sobre los trazados que pueden tratarse como efectos independientes o como una serie de objetos vivos. Lo innovador es que estos efectos solo cambian la apariencia del objeto, no su forma, permitiendo editar cada uno de los efectos por separado o los puntos del trazado, para que la aplicación recalcule el efecto cada vez. Además las sombras y efectos de distorsión de vectores también pueden aplicarse al texto, manteniéndolo reeditable. Todo este conjunto de efectos se pueden reunir y personalizar en una nueva “Paleta de estilos” donde puede generarse una librería de efectos y asignar estos a otros objetos.

Controles de organización de capas. Son muy destacables la mejoras en esta paleta, especialmente para proyectos que requieren un gran número de capas. Se añade un nuevo icono personalizable al lado del nombre de la capa, el cual permite localizar cómodamente el objeto u objetos incluidos en ella. También, como novedad se incorpora la posibilidad de desplegar el contenido de la capa y crear una jerarquía de niveles y subniveles aplicable a los objetos agrupados.

Otras mejoras. Una interesante opción que se le ofrece al usuario al abrir un nuevo documento, consiste en la posibilidad de seleccionar el espacio de color en el que se va a trabajar. Además de mejorar la gestión de color en general, esta característica evita el desorden que podía llegarse a tener en la versión anterior al mezclar elementos en distintos espacios de color. En cuanto a los atajos de teclado, se siguen manteniendo los de la versión 8, aunque también se integra un “Editor de atajos” para personalizar las funciones más utilizadas.

Conclusión

El usuario de la versión anterior encontrará un conjunto de nuevas características que aceleran el proceso de producción y que antes solo eran posibles en programas de edición de imagen, como es la gestión de transparencias y máscaras. También ha sido muy acertada la integración de formatos vectoriales y herramientas de creación para la Web. Con esta nueva versión, puede decirse que Illustrator se sitúa como uno de los programas de diseño vectorial más completos y seguramente el más potente en cuanto a herramientas de dibujo y creación gráfica.

CALIFICACIÓN: *****/8,9 LO MEJOR: Control de opacidad, máscaras de transparencia, exportación a SVG. LO