Comparándolo con la evolución de InDesign o Photoshop en sus últimas versiones, Illustrator es una de las aplicaciones que menos habían avanzado en aspectos como interfaz o características y cuyo rendimiento en Mac era algo decepcionante. Sin embargo, con la nueva versión de Illustrator incluida en la Creative Suite 2, Adobe ha dado un buen impulso a la aplicación para volver a ponerla en primera línea, o al menos cerca, en posibilidades creativas, manejo e interfaz y rendimiento.

Como el resto de las aplicaciones de la Creative Suite 2, Illustrator CS2 se beneficia de las posibilidades que proporciona Adobe Bridge, el “centro de operaciones” del paquete, que permite unificar y simplificar muchas tareas y llevar un control más sencillo de los proyectos. Pero en Illustrator CS2 hay mucho más. A continuación, te mostramos algunas de las mejoras más importantes y algún que otro asunto que todavía tiene pendiente por mejorar.

Mejoras de interfaz para ir más rápido

Una de las mejoras que se podía esperar de esta versión era la incorporación del uso automático de diferentes Espacios de trabajo. Un buen método de organización de las paletas en el monitor, para guardar y compartir todos los diseños de escritorios personales, según la intención de cada trabajo o de cada fase de un trabajo. Y aquí acude esta opción a nuestra ayuda, porque ese modo de trabajo que era común a Photoshop, Golive e InDesign desde la pasada versión CS, incomprensiblemente no se incluyó en la correspondiente versión de Illustrator. Y hay poco más que decir de esta característica que funciona igual que en el resto de la Creative Suite y que será un gozo interesante para los más especialistas de la herramienta si sobre todo los asignan atajos de teclado.

Siguiendo con opciones que inciden en ajustes referidos a la integración de la segunda versión de la Creative Suite, otra de las costumbres que se añaden para logran mayor funcionalidad es la típica paleta de control. Que más que paleta es una barra horizontal que suele estar, por defecto, debajo del menú, Photoshop tiene algo parecido que se llama paleta de Opciones, para cambiar el funcionamiento de las herramientas. Pero a diferencia de la anterior se caracteriza por su cambio de aspecto automático en cuanto se selecciona un tipo de objeto. O sea, como la homónima de InDesign pero aun más potente. Su incorporación es un apoyo inestimable por su amplias propiedades de uso, ya que es ahí donde se ajustará buena parte de cada trabajo. Se puede además personalizarla usando las opciones disponibles en un menú desplegable. Permite configurar propiedades para objetos y grupos vectoriales, imágenes bitmap, texto y más situaciones. También las paletas más comunes se pueden desplegar desde las palabras subrayadas a modo de enlaces interactivos.

En resumen las mejoras de funcionalidades con las diferentes paletas de control contextual y los espacios de trabajo son unos avances muy destacados para hacer todas las tareas de manipulación mucho más rápidas y eficaces.

Echándole del bote

En inglés la han llamado Live Paint, y en castellano parece que se denominará herramienta de Pintura interactiva, aludiendo al concepto de coloreado vivo (esa filosofía tan patente en todo el programa que permite renovar o ajustar los detalles sin apenas esfuerzo). Se trata de un innovador método que permite aplicar los colores intuitivamente. Gracias a ella y al calco interactivo se ha optimizado el viejo procedimiento de rellenar de color, con un sólo clic, los bocetos en soportes físicamente palpables. Ahora se hace menos tedioso, aparentemente la manipulación con las herramientas de edición de los trazados (puntero de selección, etc.) es la misma, pero la diferencia es que todos los objetos están al mismo nivel de superficie, por lo que se puede abandonar el método de mover las piezas hacia atrás o adelante. A cambio, los trazados dividen las superficies en áreas, las cuales pueden ser coloreadas sin tener en cuenta si esa zona esta limitada por un sencillo trazado vertical u horizontal sin relleno, o por múltiples.

Para hacer una comparación más ajustada, es como usar el bote de pintura en Photoshop, pero con más ventajas vectoriales, incluso más de las que se le suponen. Porque cuando se hace de los objetos un grupo de pintura interactiva, cada trazado sigue siendo editable. Y además si se mueven, o se retocan, o se añaden más trazados, los colores aplicados a las regiones aun siguen activos para actualizarse a la nueva posición o dimensiones. Supongo que esta herramienta les puede ayudar a trabajar con más posibilidades, a gente como Mariscal o Forges, pero seguro que también a nuestros lectores no les dejará pasivos, luego no dejéis de probar cómo funciona.

Al usar conjuntamente el duo de herramientas interactivas de Calco y Pintura, la creatividad se desborda.

Más mejoras

Interesante es la aparición del programa auxiliar Adobe Bridge que es el centro del control de toda la Creative Suite. Los beneficios que aporta son una mejor organización, previsualización y localización de los archivos sin ni siquiera abrir las aplicaciones de edición. Aparte se pueden aplicar procesos por lotes y acciones automáticas y descripción de metadatos. Los documentos también puede ser de otras aplicaciones no pertenecientes al paquete de Adobe. Se pueden arrastrar los archivos directamente desde allí a los escritorios de las aplicaciones. Incluye una pantalla principal a modo de panel de control, Bridge Center, donde se puede ver la actividad más reciente, guardar grupos de archivos, especificar las opciones de gestión de color de manera global para todos los programas de la CS2, una excelente decisión. Y si se tiene conexión a Internet, leer los trucos de las aplicaciones de Adobe, e incluso hacer uso de cualquier canal especializado de información RSS sin necesidad de suscribirse, sólo añadir el enlace de dicho contenido RSS.

Illustrator también soporta la posibilidad de importar y elegir entre las diferentes versiones de un documento almacenado con composición por capas de Photoshop. Además permite aplicar la coloración de una tinta directa, como Pantone, a una imagen de mapa de bits para hacer duotonos, o a una sombra desplazada, con la confianza que garantizará su correcta separación cromática a la hora de imprimir.

La interfaz del panel de impresión se ha retocado para asegurar resultados rápidos y coherentes e incluye una opción de control avanzado sobre las separaciones, el acople de transparencias, el comando Ajustar a página y la nueva compatibilidad para la impresión de superposiciones de segmentos de páginas. La exportación en PDF/X también se ha ajustado para aclarar más el manejo, y se ha incorporado la especificación de 2003. Ahora ya se pueden guardar archivos y previsualizarlos con el estándar vectorial SVG-Tiny para la telefonía móvil y que también se podrá ver en la próxima versión de Firefox 1.1.

Asimismo, se ha mejorado y actualizado el soporte para las últimas tabletas gráficas de la marca Wacom para trabajar con plumas o lapiceros sensibles a la presión. Y en las posibilidades tipográficas se ha mejorado el rendimiento con las opciones avanzadas, y se han incluido un incremento de los atributos de texto con los añadidos de los estilos de