Lo que faltaba, un ordenador con aspecto de chupa-chup” . Y es que, para muchos el nuevo iMac no ha sido más que rizar el rizo por parte de Apple . En este banco de pruebas, se irá un paso más allá de su novedosa carcasa translúcida . Sus mejoras en el hardware y el funcionamiento estable del sistema operativo 8 . 5 . 1, definen al nuevo iMac con una palabra: evolución .

Una panorámica

Vuelve a echarse en falta un botón para el reinicio un poco más cómodo de la máquina, ya que continúa siendo imposible hacerlo con secuencia de teclado cuando se produce un bloqueo general . En cuanto a ergonomía, el ratón de serie continúa sin ser una opción seria para el trabajo y tras varias horas de trabajo con él, los músculos de la muñeca acaban bastante resentidos por lo que recomendamos cualquier opción del mercado antes que este incómodo periférico .

Sigue resultando insuficiente el movimiento de su base que se limita a tener la pata puesta o no . Aquí, se echan de menos las peanas de equipos como los anteriores compactos ( recuerden 5400, 5500, etc . ) que permiten un desplazamiento en el eje horizontal de unos 60 grados sin tener que mover la silla constantemente para adecuarse a la pantalla .

¿ Qué hay de nuevo ?

La nueva versión del iMac incorpora un microprocesador PowerPC G3 a 266 MHz con 32 KB de caché de primer nivel y 512 KB de segundo frente a los antiguos con 256 KB . Es importante matizar que se ha actualizado la ROM, de la versión 1 . 1 en los iMac ( revisión B ) a la 1 . 5 que incorpora este nuevo modelo y la interfaz USB también ofrece mejoras importantes que repercuten en su rendimiento al soportar un mayor número de periféricos; se ha pasado de la versión 1 . 0 . 1 a la 1 . 1; esta nueva versión ya la incorporaba Iomega en su CD para utilizar de forma óptima el ZIP USB con el iMac .

Estos ordenadores soportarán hasta 256 MB de SDRAM en los dos bancos que incorporan . El ordenador utilizado para las pruebas incorporaba 64 MB ocupando sus dos bancos disponibles . Esta opción supone una deficiencia importante a la hora de aumentar la memoria . Es curiosa la política de Apple respecto a este tema . Permiten la instalación de un DIMM de 128 MB en el banco superior de la placa pero, en aras de mantener la garantía de su equipo, debe ser un técnico quien le coloque el módulo en el banco inferior de la placa .

Los nuevos iMac multicolor incorporan un rápido disco duro Quantum Fireball de 6 GB IDE frente al anterior de 4GB y un CDx24 de Matsushita con interfaz ATAPI, caracterizado por ser excesivamente débil y ofrecer un peligro de rotura, ante cualquier golpe lateral cuando está abierto . Otro problema es la excesiva exposición de la lente a los dedos o algún roce . Apple ya ha corregido los errores que se encontraron en el modelo anterior, debidos a su alta velocidad de giro y que supuso una actualización inmediata del firmware del dispositivo cuando apenas llevaba un mes en el mercado . Ahora todo funciona como la seda y la lectura es muy rápida para utilizar cualquier interactivo de los disponibles actualmente en el mercado .

El sistema de vídeo incorpora 6 MB de SGRAM . 2 MB están soldadas a la placa y 4 MB en la ranura de la memoria de vídeo . Con esta memoria, el usuario podrá disfrutar de los juegos que incorporan tecnología 3Dfx gracias al chip ATI Rage Pro que incorpora .

Esta cantidad de memoria permite al usuario disponer de resoluciones hasta 1 . 024 x 768 píxeles y millones de colores . Incorpora el mismo monitor de 15 pulgadas ( 13,8 reales ) con tecnología de Hitachi con un ancho de punto de 0,28 mm . Éste, mostró ciertos problemas de convergencia y nitidez en los extremos inferior izquierdo y derecho durante las pruebas de vídeo . Sería interesante disponer de un control para el monitor en la barra de escritorio que no haga al usuario desplazarse hasta los paneles de control para cada ajuste de pantalla . En su máxima resolución ofrece una escalofriante frecuencia de refresco de 117 Hz; es decir, sin parpadeo . Algo que supone eliminar la sensación de vista cansada tras muchas horas de trabajo . Respecto al módem, sigue siendo el mismo de 56k V . 90 interno de modelos anteriores .

En la caja, el usuario encontrará la documentación para realizar el registro en línea o por correo, los CD-ROM de restauración de software, sistema operativo 8 . 5 . 1, Adobe PageMill 3 . 0 y Kai´s Photo Soap; también, unos escuetísimos manuales en castellano y un folleto de unas 25 páginas, donde aparece descrito el proceso de instalar memoria RAM en el iMac o sustituir la pila del sistema .

La evolución exige adaptación al medio

En primer lugar, se analizó el comportamiento en red local de este equipo . Demostró que puede ser un ordenador perfecto para entornos corporativos bajo red Ethernet 10/100BaseT . El equipo ( nos inquietó ) tardó unos ocho segundos hasta reconocer el disco de arranque y ponerse en marcha . A través de AppleTalk, en cuanto se conectó el cable al puerto Ethernet, reconocío a sus “vecinos” en la red . Respecto a la conexión por TCP/IP, se compenetró perfectamente bien con el servidor DHCP ( Dynamic Host Control Protocol ) de un servidor NT que reparte direcciones IP dinámicas . Una vez configurado el acceso por proxy en los navegadores del iMac ( Netscape 4 . 05 y Explorer 4 . 01 ) se disponía de todos los servicios IP . El tiempo estimado para esta operación no superó los diez minutos; un argumento poderoso si quien paga los equipos exige que la productividad sea inmediata y los costes de mantenimiento/instalación sean mínimos . Se observó un aumento del rendimiento de los servicios en red, gracias al panel de control Navegador de Red, que permite el refresco de los nodos, almacenamiento de los más utilizados ( bookmarks ) y un historial de las conexiones a red local . Las transferencias a través del puerto Ethernet 10/100BaseT del iMac fueron totalmente convincentes, en cuanto a velocidad, en horas punta de trasiego de información por una red corporativa .

Se han solventado todos los problemas de búsquedas con Sherlock a través de proxy pero continúa lanzando por defecto el Explorer después de cada búsqueda . También se probó con el panel Compartir Web para montar una pequeña intranet con ayuda del iMac y su rendimiento fue fantástico . Se necesitó poco más de un cuarto de hora para adecuar los contenidos de una web para su distribución interna de información .

Otro análisis, fue su comportamiento con aplicaciones ofimáticas como Word, Excel y PowerPoint . En poco más de diez segundos la aplicación estaba mostrada en la pantalla y la importación/conversión de determinados documentos generados con otras versiones de otras plataformas de estos programas era bastante rápida, aunque sin poder guardarlos correctamente .

Más pruebas

La primera de las pruebas, la duplicación de un fichero de unos 130 MB, tras cinco mediciones realizadas, fue inferior al minuto . Por otro lado, el tiempo de copia desde el CD, no sobrepasó los nueve minutos con ficheros de más de 600MB . También se puso a prueba al iMac frente a sus hermanos mayores . Sus rivales fueron un 9600 a 300 MHz con 128 MB de RAM, un nuevo Power Mac G3 a 400 MHz y un 5500 a 225 MHz ( PowerPC 603e ) con 80 MB de RAM . . . Pero nos llevamos alguna sorpresa .

Si en procesos de transferencias internas, el iMac pasó el examen con nota, no fue menos cuando se puso a prueba con aplicaciones de diseño y autoedición profesional . Con Photoshop 5 . 0, se aplicó un desenfoque gaussiano de 250 píxeles y una rotación de lienzo de 23 grados sobre un fichero EPS de 50 MB . . . Lógicamente, el G3 a 400 MHz se llevó el gato al agua con menos de minuto en el primer proceso y casi cuarenta segundos para el segu