Uno de los problemas más habituales de todos los trabajan con un gran número de discos compactos, ya sean CD o DVD, es atajar la gran dificultad que supone tener siempre a mano el disco adecuado y disponer del suficiente espacio como para almacenar sus cajas plásticas, fundas y empaquetados de cartón. Imation presenta una solución que puede servir de ayuda a todos los que tengan dichos problemas.

Disc Stakka consta de una solución hardware (almacenaje de discos) y un software de control (gestión y mantenimiento). Presenta un manejo muy sencillo, basta con introducir un disco en la unidad y clasificarlo de acuerdo con ciertos parámetros preestablecidos. Después de la clasificación se puede realizar una indexación sus contenidos (para ello es necesario introducirlo en la unidad óptica del Mac) lo que facilitará la localización de cualquier archivo o carpeta que contengan los discos indexados. Cuando introducimos el disco en el archivador, el dispositivo pregunta cuál es el disco que estamos insertando y sugiere los nombres de los discos que están fuera del archivador o bien si es un nuevo disco a archivar. Tras esto le indicamos la etiqueta correcta y automáticamente el disco queda almacenado en una de las ranuras del archivador.

Hardware. La unidad que almacena los discos es muy ligera y tiene capacidad para almacenar y clasificar hasta 100 discos. Se pueden apilar hasta 5 unidades Disc Stakka, con lo que la capacidad máxima de almacenaje aumenta hasta los 500 discos compactos.

Se comunica con el Mac mediante conexión USB (1.1 o 2.0) y no necesita de alimentación adicional ya que recoge la alimentación directamente desde el puerto USB. En caso de error o mal funcionamiento, cosa que no sucedió durante nuestras pruebas, la unidad puede abrirse de manera sencilla liberando los dos tornillos situados en la parte posterior de la unidad, así podremos recuperar los discos almacenados sin mayores problemas. Una vez abierta, podremos comprobar como el diseño de la unidad es bastante ingenioso y sencillo, básicamente consta de un carrusel donde se almacenan los discos (en posición vertical); un sensor de infrarrojos, que detecta cuando se introduce o extrae un disco del carrusel; un pequeño motor que mueve el carrusel según el disco sobre el que se desee actuar; la circuitería USB, para comunicar el dispositivo con el Mac y viceversa; un conector para comunicar el Disc Sataka con otras unidades (máximo cinco unidades) y varios cables de datos que comunican entre sí a los diferentes elementos descritos anteriormente.

Software. OpdiTracker es el software que controla la unidad y se integra a la perfección con Mac OS X. Al instalarlo coloca un icono en el Dock y podríamos clasificarlo como una base de datos con funciones específicas para el control del Disc Stakka.

La interfaz de usuario de OpdiTracker es bastante básica pero efectiva, en la mayoría de las ocasiones, y permite tener un control visual de los discos que queremos tener controlados. No sólo se limita a informar si el disco está en guardado o no, sino que dispone de opciones avanzadas como la que permite conocer a que persona le prestamos el disco que no se encuentra en el interior de la unidad.

Una vez tenemos los discos analizados y archivados en el interior del organizador, se puede realizar una sencilla consulta a la base de datos para buscar archivos, carpetas y discos. Tras localizar lo que se desea, el sistema expulsará automáticamente el disco que contenga el archivo que estamos buscando y, si lo deseamos, bastará con introducir el disco en la unidad óptica del Mac para que este se abra con la aplicación predeterminada por el sistema.

OpdiTracker dispone de una interesante colección de herramientas como: Copia de seguridad (guarda la configuración actual de la unidad), Restaurar (permite volver a un estado anterior en la base de datos a partir de una copia de seguridad) y mantenimiento (verificar todas las ranuras, verificar el contenido de una ranura, verificar nombres, etc…)

En el momento de realizar la catalogación de los discos observamos como no es una herramienta muy flexible dado que obliga a catalogar el disco bajo alguna de las categorías predefinidas, que a pesar de ser muchas, pueden no llegar a cubrir las necesidades de algunos profesionales dado que es posible que se necesite crear alguna personalizada o eliminar las que que no se utilicen.

Conclusiones. Debido a su diseño, la unidad sólo permite utilizar discos de 12 mm (cualquier disco compacto y DVD estándar), pero no puede trabajar con discos de 8 mm (como los mini-CD utilizados por algunos reproductores de MP3), igualmente no puede almacenar discos compactos con tamaños no convencionales, por ejemplo: los que presentan un aspecto de “tarjetas de visita”. Los rodillos recogen la suciedad de manera muy rápida, por lo que es resulta recomendable introducir los disco limpios.

Estas pequeñas imperfecciones, no son inconveniente para considerar a esta unidad como un sistema de organización de gran utilidad para todo tipo de usuarios que tengan que manejar una gran cantidad de discos compactos. No obstante, es una solución profesional destina principalmente a estudios de diseño, ingenieros u oficinas donde se necesite disponer de un control exhaustivo sobre los discos con los que desarrollan su labor profesional. Disc Stakka ocupa poco espacio, es silenciosa, no requiere de alimentación adicional y su software de control es efectivo… que más se puede pedir: un precio algo más asequible para que pudiera convertirse en un producto “popular”.

Imation Disc Stakka

---------------------------

Calificación: *****/9,0 (Producto recomendado)

Lo mejor: Alimentación desde el USB, fácil de utilizar y dimensiones.

Lo peor: Software poco flexible y precio.

Fabricante: Imation.

Distribuidor: Imation. Tel.: 91 382 84 05. Web: www.imation.es.

Precio: 150 EUR, IVA incl.