Las impresoras láser color son la opción más recomendable cuando un grupo de usuarios necesitan hacer impresiones color económicas. Con las evaluadas en este artículo podrá imprimir todo tipo de documentos ofimáticos, o pruebas de color desde Illustrator, InDesign o XPress, con papeles tratados, preimpresos, reciclado… y con un grosor de hasta 200 gr.

Seguramente no necesite enviar en todos sus trabajos 100 MB o más de información a la impresora, pero tampoco querrá esperar más de cinco minutos hasta que se imprima en color un documento sencillo desde una aplicación de diseño. En definitiva, la velocidad de impresión es uno de los aspectos más importantes a la hora de decantarse por una opción, y por tanto tendrá que tener en cuenta los factores que influyen en este apartado.

Generalmente enviará los datos del trabajo al disco duro de la impresora, componente que también se encargará de almacenar fuentes y operar como memoria virtual. Si la impresora carece de disco duro e incorpora una cantidad de memoria justa, tardará más en enviar y por tanto imprimir el trabajo desde su equipo (además de no poder utilizar otras características especiales). El disco duro de su ordenador actuará como spool del trabajo y deberá asegurarse de que dispone del espacio suficiente para almacenarlo hasta que se complete el envío. Algunos modelos como la Textronix 7700 y la Color LaserJet 8850GN incorporan de serie un disco duro de 5 GB, mientras que en otros es un elemento opcional que podrá instalar internamente (IDE) o externamente a través de una conexión SCSI (opcional en algunos casos), tal y como sucede con la impresora Magicolor 6110 y la Epson AcuLaser 8500. La opción SCSI también le permitirá conectar discos duros externos que contengan los trabajos propiamente dichos, evitando la necesidad de tener que lanzarlos desde el ordenador.

Del mismo modo, que ocurre al trabajar con gran cantidad de aplicaciones en su ordenador, cuanta más memoria tenga en la impresora también obtendrá más velocidad. Por lo general los modelos más recientes disponen de la suficiente cantidad de memoria por omisión como para garantizar el correcto funcionamiento al imprimir a la máxima resolución en el máximo tamaño de papel soportado. Los modelos de Minolta-QMS y Xerox incorporan de serie 256 MB de memoria, mientras que la Color LaserJet y la Lexmark C910 incluyen 128 MB, y la Epson AcuLaser evaluada incluía de serie 192 MB.

En función de la cantidad de fuentes residentes en la impresora también obtendrá una velocidad de impresión mayor o menor de sus documentos. Las impresoras que incorporan el lenguaje de interpretación de página PostScript 3 incluyen como mínimo 136 fuentes PostScript, por lo que se reduce bastante la cantidad de fuentes que deba descargar hacia la impresora como parte del trabajo de impresión (consulte el cuadro “Ventajas del PostScript 3”). Además de las fuentes residentes en la impresora, también obtendrá más velocidad si descarga de forma permanente las fuentes que más utilice en sus trabajos.

La conexión que utilice también incide en la velocidad de impresión. Si va a utilizarse entre un grupo de usuarios (entorno mixto o sólo Mac) es indispensable que incorpore una conexión Ethernet 10/100. En Mac OS X es recomendable configurarla como impresora IP con la utilidad Centro de Impresión.

Todas incluyen por lo general otros puertos adicionales (USB, paralelo y serie). Esto le permite tener la impresora conectada en red al mismo tiempo que también emplea el resto de conectores con otros ordenadores próximos. Pero deberá asegurarse de que la impresora permita tener activos todos los puertos que quiera utilizar de forma simultánea.

A la Epson AcuLaser 8500 también se le puede conectar opcionalmente un RIP Fiery por hardware. Además de ofrecer mayor velocidad en la impresión de los trabajos también se consigue mayor flexibilidad: posibilidad de dejar guardada en el RIP una copia del documento, modificar las curvas de color, herramientas de gestión de spooler, etc.

La impresión a dos caras es una opción excelente para conseguir trabajos con un mejor acabado, ahorrar papel y, de paso, conseguir también algo más de velocidad en el proceso de impresión. Algunas incorporan esta característica de serie, otras como elemento opcional y en otras simplemente deberá hacerlo de forma manual. Si realmente necesita utilizar la impresión a dos caras (impresiones de referencia de las maquetas, folletos, carpetas, etc.) invierta algo más de dinero y no utilice la opción manual. Con algunos modelos perderá bastante tiempo acudiendo hasta la impresora para volver a introducir manualmente el papel para que se imprima la segunda cara. En otros, como nos ocurrió con la Magicolor 6110, la opción manual es tan engorrosa que merece más la pena invertir otras 300.000 PTA (1.803,04 EUR) en el módulo Dúplex opcional y en la bandeja de alimentación opcional con capacidad para 500 hojas.

Los modelos Phaser 7700, Epson AcuLaser 8500, Lexmark C910 y Color LaserJet incluyen de serie el módulo Dúplex, a los que se les puede sacar bastante partido de “encuadernación” mediante las opciones disponibles en el cuadro de diálogo de impresión. Por otra parte, el modelo que imprimió a doble cara con mayor precisión fue la Phaser 7700. Los otros modelos mostraron problemas en el registro. En la Color LaserJet de HP se puede minimizar este problema utilizando una opción de ajuste para el eje vertical y horizontal desde las opciones de menú en el panel de la impresora, pero aun así no fue posible ajustar ambas caras al cien por cien. La Phaser 7700 incluye un sistema de corrección de registro mucho más preciso.

Tal y como ocurre con su Mac, del procesador que utilice la impresora también dependerá en gran medida la velocidad a la que pueda procesar los trabajos que reciba. La mayoría de las impresoras actuales utilizan procesadores RISC de 64 bits a velocidades superiores a los 200 MHz. El máximo exponente es la Phaser 7700 con un G4 a 500 MHz. Y a la velocidad de proceso de los datos también hay que añadir la velocidad de la mecánica; especialmente si el proceso de impresión necesita una pasada o cuatro para fijar la imagen en el papel. La Magicolor 6110 emplea cuatro pasadas, al igual que la Color LaserJet 8550 y la Epson AcuLaser 8500, mientras que la Phaser 7700 y la Lexmark C910 sólo emplean una pasada para imprimir la página en color.

¿Tiene algún documento que necesite imprimir con cierta regularidad? En vez de abrirlo en su ordenador e imprimir unas cuantas copias cada vez que lo necesite es mucho más rápido guardarlo ya procesado en el disco duro de la impresora. La próxima vez que quiera obtener una copia del documento sólo tendrá que indicarlo desde el panel frontal de la impresora. Esta característica está disponible en los modelos Phaser 7700 y Color LaserJet 8550 de HP, mientras que en la Magicolor 6110 sólo es posible mediante la instalación del disco duro opcional y con la impresora de Epson sólo si se instala la opción de RIP Fiery.

Cuando utilice esta característica en el modelo de Tektronix podrá indicar el nombre con el que quiere guardar el documento para seleccionar posteriormente el trabajo y el número de copias que desea imprimir mediante el excelente sistema de navegación en la pantalla