Tanto si se dedica al diseño gráfico, al diseño industrial o al CAD en general, en su profesión necesitará habitualmente impresoras de gran formato. En esta comparativa revisaremos algunos modelos de los dos mayores fabricantes del mercado: Epson Stylus 7500 y HP DesignJet 500ps y 800ps.

Inicialmente, el modelo Epson Stylus 7500 está más enfocado all sector del diseño gráfico y los de Hewlett Packard al mundo de la arquitectura, ingeniería o diseño industrial. Sin embargo, la tremenda calidad que ofrecen las reproducciones de todos ellos permiten utilizarlos indistintamente en cualquier tipo de trabajo.

La instalación de este tipo de impresoras de gran formato o plotters no es muy complicada. En realidad se trata de una impresora enorme de sobremesa, ya que en este tamaño no se incluye ni el soporte ni la bandeja de recogida de documentos. Para su instalación solamente deberá situar la impresora sobre un espacio adecuado antes de proceder a retirar los adhesivos de protección de las piezas móviles. La instalación de las máquinas de carro ancho de HP resulta mucho más laboriosa. Para empezar, el bulto embalado supera los dos metros y se mueve con dificultad entre dos personas. El montaje de las patas y la bandeja de recogida de documentos es un proceso largo, que puede durar más de 40 minutos, y para el cual hay que seguir los pasos detallados que vienen en las instrucciones de montaje. Si tiene oportunidad de elegir, es preferible que le instale la impresora personal especializado.

Los tres modelos vienen de serie con conexión USB y paralelo, y el HP-800ps incorpora además una tarjeta de red para conectarlo directamente a una red Ethernet. Esto no significa que los otros dos modelos no se puedan compartir, pero en estos casos se debe realizar mediante software o incorporarles una tarjeta de red opcional.

El software RIP suministrado con la impresora HP-500ps se instala en un único ordenador que se conecta con el cable USB suministrado a la impresora. Este ordenador, donde se instala el software RIP, se convierte en un servidor de impresión que da servicio a través de la red al resto del grupo de trabajo. En el resto de ordenadores de la red se deberá instalar un controlador PostScript (ya sea el de Adobe o el propio LaserWriter de Apple) junto con el archivo PPD de descripción de la impresora.

La impresora Epson se comporta de manera muy similar a sus equivalentes A4. Basta con conectar el cable USB e instalar el controlador para comenzar a imprimir. Si se desea, se puede compartir la impresora a través del panel de control “compartir impresora USB” del sistema operativo.

Gestión y calibración

HP ha equipado sus modelos con una completa pantalla de cristal líquido que permite al usuario acceder al menú de gestión de papel, tintas, calibración y configuración desde la propia impresora. La calibración de color y alineamiento de cabezales es totalmente automática y basta con dar la orden y esperar unos minutos para que la impresora imprima y lea los tests de calibración de manera autónoma. La información que se puede llegar a obtener de la impresora es muy precisa, incluyendo fecha de caducidad y nivel de tinta de los depósitos, desgaste de las cabezas, configuración de puertos, etc. La pantalla también actúa de panel de ayuda y guía al usuario durante todos los procesos de carga de papel tanto en hoja suelta como en rollo. Por el contrario la impresora Epson tiene un panel de mandos más rudimentario, de tal manera que los ajustes se realizan mediante software a través del cuadro de dialogo del controlador. Desde allí se puede consultar en nivel de tinta, calibrar la alineación de los cabezales y realizar la limpieza de los inyectores.

La importancia del controlador

Tanto la calidad de la imagen como la velocidad dependen en gran medida del software suministrado por el fabricante. Un ejemplo son los dos modelos de HP, que siendo prácticamente idénticos a nivel de hardware (compartiendo cabezales, tinta y mecánica), se comportan de manera muy diferente en cuanto a rendimiento.

El HP-800ps incorpora un motor PostScript que dispone de un procesador interno con 160 MB de RAM y un disco duro de 6 GB destinado a liberar al ordenador de cualquier proceso durante la impresión. Esto le permite gestionar la cola autónomamente e incluso organizar los dibujos para optimizar el gasto de papel. Al recibir directamente los trabajos PostScript, la impresora los almacena en su disco duro, por lo que se puede repetir trabajos desde el panel de mandos sin necesidad de volver a enviarlos.

Todo lo contrario ocurre en el modelo HP-500ps y en el Epson, que no incorporan ningún “cerebro” dentro de la propia máquina, por lo que requieren de un ordenador donde procesar las imágenes. En este caso lo más aconsejable es utilizar un ordenador distinto para liberar así el ordenador propio de las tareas de impresión.

Utilizar un servidor con estos dos modelos resulta casi obligatorio, ya que en algunos casos el tiempo de impresión puede superar los treinta minutos cuando se emplean papeles fotográficos y alta resolución. Además, esta opción resulta inevitable si se desea compartir la impresora en una red. Para ello puede optar por utilizar un ordenador que tenga poco uso, como puede ser un servidor de archivos o adquirir un ordenador barato (podría ser un iMac) aunque deberá ser como mínimo un G3 a 300 MHz.

Resultados. Calidad y velocidad

Sorprende la velocidad de proceso del controlador de la Stylus 7500, con una reacción casi instantánea cada vez que se da la orden para imprimir un documento. También es cierto que durante las pruebas no se estaba compartiendo la impresora.

Para medir la velocidad de procesamiento e impresión de cada modelo, se utilizó un documento de tamaño A3 compuesto por fotografía y línea para imprimirlo en papel recubierto en dos calidades. El comportamiento más lento durante la prueba fue el del HP-500ps, que por norma general y a altas resoluciones, además de tardar más tiempo en procesar las imágenes realizaba paradas intermedias durante la impresión.

El uso de seis colores en la impresora Epson permite obtener una buena fidelidad de las imágenes, con colores vivos y buen contraste. Todo ello a pesar de no poder utilizar la máxima resolución con papel recubierto, lo que supone también ver el punto de la imagen a simple vista. La resolución de 1.440 ppp únicamente está disponible en soportes fotográficos, por lo que los resultados en cuanto a la calidad (sobre todo en gráficos vectoriales) es bastante inferior a las de su competidoras, que si imprimen a máxima resolución (1.200 ppp) en este tipo de soporte. Incluso el modelo HP-800ps llega a resoluciones de 2.400 ppp en papeles de calidad fotográfica. Para paliar esto, Epson ofrece como opción un software RIP por 500 EUR y el servidor Fiery RIP Station 5100 Serie II de 6.600 EUR, lo que le convierte en un modelo PostScript autónomo pero de precio desorbitado para el tamaño A1.

En cuanto a la definición de gráficos vectoriales, en seguida se advierte la gran diferencia de calidad a favor de las impresoras Hewlett Packard, que pueden llegar a imprimir líneas de tan solo 0,04 milímetros (según datos del fabricante) reproduciendo trazos muy nítidos y prácticamente sin escalonamientos. Un único defecto: se pudo observar una ligera tendencia a azular los tonos grises de los trazos más finos. En cuanto a