InDesign viene cargado de novedades y de funciones muy interesantes que harán posible un trabajo mucho más fluido a la hora de diseñar y maquetar nuestras publicaciones. Eso sí, habrá que esperar hasta mediados de septiembre para la versión en castellano del producto.

Para ver las novedades más importantes, las aplicaremos sobre un proyecto consistente en realizar una doble página de un catálogo de bonsáis y según vayamos usando estas funciones las iremos comentando. Comprobaremos cómo la aplicación es capaz de trabajar con objetos anclados, con las capas de los documentos PSD de Photoshop, con estilos de objetos, etc. Además, ahora también se ha mejorado la compatibilidad con Microsoft Word, y con los formatos de archivo RTF y XML, permite notas a pie de página dinámicas, etc.

Opciones de texto

Objetos anclados

Una de las novedades más importantes es la capacidad de trabajar con objetos anclados al texto. Esto es especialmente útil cuando queremos que ciertos elementos gráficos, como pueden ser citas, imágenes o recursos gráficos, queden unidas a un punto del texto o en sus cercanías. Sus usos son múltiples: catálogos, diccionarios, guías, etc.

Como acostumbra a suceder en las aplicaciones de Adobe, su uso resulta muy sencillo e intuitivo. Colocamos el cursor sobre la línea de texto a la que queremos unir el elemento gráfico y vamos al menú Object y seleccionamos Insert Anchored Object (Insertar objeto anclado). En el primer bloque del cuadro de diálogo que aparece debemos seleccionar las opciones propias al objeto que se va a desplazar con el texto: el contenido, el estilo (tanto si es texto como si es un objeto) y su tamaño. En la parte inferior debemos elegir la posición del elemento o texto respecto a la posición del cursor actual. Podemos seleccionar que se ajuste a la línea base, que quede desplazado tanto horizontal como verticalmente, alineado a la derecha, centrado o la izquierda, etc.

Las opciones son múltiples y abarcan casi todos los casos posibles. La única carencia que se nos ocurre es que este atributo del objeto anclado no puede ser incluido en un estilo de texto, lo que obliga a ir creando cada uno de ellos. En parte se puede solucionar copiando y pegando el texto donde esté definido el objeto anclado (que viene representado por un ancla).

En el caso que estamos viendo cada especie de bonsai lleva un texto y a la derecha su imagen. Esta imagen queda unida al texto. Si añadimos o eliminamos texto en cualquier parte del documento todas las imágenes se desplazaran con su correspondiente texto asociado.

Notas al pie

Esta es otra de las grandes novedades. InDesign es capaz de entender, usar y trabajar con las notas al pie. Por supuesto son dinámicas y siempre acompañan al texto al que definen.

Para empezar es capaz de importarlas directamente desde los documentos de Word. También las importa del formato RTF.

Se pueden crear y gestionar de una forma muy eficiente. Basta con situar el cursor justo detrás de la palabra a definir y seleccionar Insert, dentro de Footnote, en el menú de Text.

Se abre una ventana en la que podemos elegir, entre otras opciones, el tipo de numeración, por cuál queremos empezar, si queremos que comience desde el principio en cada página o sección, los prefijos o sufijos, el estilo dentro del texto y en la parte inferior el espacio antes de la primera y entre las notas y el filete de separación.

Al ir creándolas, la aplicación las va numerando consecutivamente y siempre acompañan el texto, por lo que una vez definidos nos podemos olvidar de su colocación.

Opciones para gráficos

Estilos de Objetos

Es otra de las novedades más importantes. Funciona de la misma forma que los estilos para los textos. Por objeto entendemos cualquier elemento gráfico, como pueden ser filetes, cajas (de imagen, de texto o vacías) o figuras geométricas. Dentro del estilo de objeto entran unas 11 características: el relleno, el borde, transparencias, sombras, textos, contorneo, objetos anclados, etc.

Para trabajar con estas características, debemos desplegar la paleta de Estilos de Objeto, dentro del menú Ventana. Las podemos crear a partir de un elemento ya existente o ir añadiendo los atributos uno a uno. También podemos añadir un atajo del teclado para facilitar el trabajo. Al igual que los estilos de texto pueden estar basados unos estilos en otros.

A la derecha del nombre del estilo nos pueden aparecer dos iconos diferentes, uno para el texto y otro para gráficos. Estos iconos nos indican el estilo por defecto que tomará cualquier elemento que creemos. Ambas marcas también pueden recaer sobre el mismo estilo. Se puede cambiar el estilo por defecto simplemente arrastrando el icono sobre el nuevo estilo.

A cada objeto le corresponde un estilo. Al modificar un estilo se actualizan en el acto a todos los objetos que usen ese estilo. Esta característica nos ofrece dos grandes ventajas: la primera es la uniformidad en los diseños al reducir la posibilidad de equivocarnos cuando cambiamos las características de un objeto, y la segunda es la rapidez de uso, lo que conlleva una mayor productividad.

Gracias a esta característica de los estilos para los elementos gráficos el número de estilos se puede incrementar bastante. Para poder elegir los estilos rápidamente InDesign trae otra novedad. Estemos donde estemos, si pulsamos comando y retorno nos aparece en la esquina superior derecha una ventana donde se muestran todos los estilos existentes que se puedan aplicar a ese elemento (si es texto aparecerán los referidos al texto y con los elementos grafico aparecen los correspondientes) y un campo de búsqueda. Según vayamos escribiendo los caracteres del nombre del campo se va actualizando la búsqueda y solo muestra los campos que contengan esos caracteres.

Un gran avance que en esta versión no vemos es la capacidad de aplicar estilos a las tablas. Sería una característica de gran utilidad y que en ciertos documentos, como memorias o catálogos, donde salen publicadas muchas tablas, reduciría el trabajo considerablemente. Habrá que esperar a las próximas versiones para que esta característica aparezca.

Capas de documentos PSD y PDF

Ya no es solo posible importar este tipo de archivos sino que ahora, con esta nueva versión, además podemos ir seleccionando las distintas capas que componen el documento original. De esta forma podemos ir realizando variaciones en el diseño o en la maqueta sin tener que estar duplicando el archivo original.

Para poder trabajar con las capas debemos elegir una imagen PSD o PDF con capas y seleccionar en el menú Objetc la opción Object Layer Options. A continuación se nos muestra una paleta con todas las capas y un icono para marcar las que están visibles en ese momento.

Fragmentos de InDesign

Otra importante novedad. En este caso se trata de la posibilidad de seleccionar un elemento o varios (porque no hace falta que estén agrupados), exportarlos como documento InDesign Snippets (.inds) o fragmentos de InDesign (como seguramente lo traduzcan) para más tarde importarlos en este o en otros documentos conservando todas las características, incluidos los estilos de texto y de objetos.

Así, en principio, podemos pensar que tampoco es tan importante porque podemos copiar y pegar los elementos en cuestión en cualquier documento. La gran diferencia es que nos permite tener una base de datos de recursos exportados, la cual la podemos sep