Mi primera intención al ponerme a escribir esta página de opinión era la de hacer oídos sordos al impactante anuncio que Steve Jobs hizo durante la pasada WWDC por el cual, desde el próximo año los nuevos equipos de Apple pasarán a utilizar procesadores Intel y que la transición a la arquitectura x86 será completa a finales del 2007. Dado que en esta revista se va a dar buena cuenta de ello, no querría ser repetitivo, pero no he podido evitarlo ya que me asaltan muchas dudas y, ¿por qué negarlo?, porque la idea me gusta.

Mac OS X Leopard y Windows Longhorn ¿Primos hermanos?

Según Phil Schiller vicepresidente de márketing de Apple, “no hay planes de dar soporte a Windows, pero eso no prohíbe que alguien haga funcionar Windows en dichos Mac” “No se permitirá que funcione Mac OS X en ninguna máquina que no sea un Macintosh de Apple”.

A mi me parece muy bien que un Mac pueda tener instalado Windows, ya puede utilizar Linux (www.ydl.net). Aunque es una tontería infrautilizar un equipo más caro de esa manera, dado que Windows puede instalarse en un equipo PC clónico con un coste menor a 300 EUR.

Hasta aquí todo bien, pero lo que no me creo es que en un PC no pueda llegar a instalarse un Mac OS X optimizado para la arquitectura x86. Me resisto a creer que cualquier “geniecillo” en sus ratos libres no sea capaz de romper las barreras que impondrán Apple e Intel. Acaso no ha escarmentado la industria con sucesos como la ruptura de la encriptación CCS de los DVD Vídeo, que ha hecho verdadero daño a la industria cinematográfica o con la multitud de chips multisistemas que permiten modificar prácticamente cualquier consola para que acepte juegos piratas. Acaso no conocen los chicos de Apple que la consola Xbox ha sido modificada para que tenga un Linux en su interior… así podría seguir enumerando multitud de casos, pero supongo que la idea habrá quedado ya suficientemente clara.

Me resisto a creer que unos meses después de la aparición de Mac OS X para la plataforma Intel, Leopard según parece, no veamos como muchos de los usuarios de PC abandonan Windows porque existe un parche o modificación que permite instalar Leopard en un PC. Entonces, ¿que pasará? ¿Apple pasará a vender únicamente reproductores MP3? ¿Será una jugada maestra de Apple para conseguir “nuevos usuarios”?

El secreto mejor guardado

Steve Jobs ha confirmado que Apple lleva años trabajando en una versión de Mac OS X para arquitectura Intel, llamada Marklar. Por lo que Mac OS X ha estado llevando “una doble vida durante estos últimos cinco años” sin que nadie pudiera demostrarlo y aún más, que todas las versiones de Mac OS X han sido compiladas para PowerPC y para Intel. No sé cómo ha conseguido Apple guardar ese secreto durante cinco años, más cuando ese secreto ha de ser custodiado por varias personas, yo sólo tengo una teoría para eso: consiste en que los implicados en el desarrollo de Marklar cobraban un sueldo de escándalo o que tenían firmado un acuerdo de no divulgación millonario o ambas cosas.

Intel, PC y Mac

Desde que me alejé de los PC, he visto con cierto recelo como Windows se aprovechaba constantemente de los avances que ofrecía la arquitectura de Intel. Deje atrás procesadores a tropecientos gigahertzios y tarjetas gráficas de cientos de megas de RAM, ahora es posible que todo eso llegue a Mac y estoy impaciente por disfrutar de ello. Otra de las cosas que más echaba de menos, era poder charlar con el Director de Tecnología de Intel en España, Antonino Albarrán, con quien he aprendido mucho sobre la arquitectura de los procesadores Intel durante los últimos años. Ahora podré tenerlo todo: un Mac y procesadores Intel. Pero me sigue preocupando mucho que en un PC pueda instalarse Mac OS X, aunque ya es posible mediante el uso de emuladores, esta opción no es demasiado popular.

Los usuarios de Mac nos vamos a quedar sin una de las señas de identidad de la plataforma, sólo queda esperar como reaccionarán los desarrolladores y el público en general ante el gran rumor que podría calificarse de leyenda urbana y que al final se ha convertido en realidad. ¿Qué será lo próximo? ¿Qué la leyenda urbana de la chica de la curva sea cierto?