Iomega se ha unido a la fiebre de los reproductores MP3 con su dispositivo HipZip. Este reproductor utiliza los nuevos discos PocketZip de 40 MB para almacenar archivos en formatos MP3 o WMA y se conecta al Mac a través del puerto USB. Además de música, también se pueden utilizar los discos suministrados para guardar cualquier otro tipo de archivo, ya que los PocketZip son dispositivos de almacenamiento que cuentan con la misma tecnología que las unidades Zip.

Junto con el producto se suministra el software MusicMatch Jukebox para crear listas de canciones en el ordenador y convertir pistas de audio al formato MP3, las habituales utilidades de Iomega para hacer copias de seguridad (entre otras operaciones) y el cable USB para conectarlo con el ordenador.

Fácil manejo

El HipZip posee un diseño redondeado y unas dimensiones de 6,9 x 10,5 x 2,8 centímetros, lo que equivale prácticamente al tamaño de un paquete de cigarrillos; aunque si por algo destaca este reproductor es por su fácil manejo. El HipZip presenta una pantalla LCD a través de la cual se puede acceder a todas las funciones del reproductor como la información sobre el tema y el artista de la canción que en ese momento esté sonando. El manejo del dispositivo se completa con cuatro botones de reproducción, un control de volumen y otro de menú. Por último, el HipZip incluye una tecla de bloqueo de botones y una ranura superior para insertar los discos PocketZip.

Con el botón de menú se accede a las funciones de ecualización, a través de la cual el usuario podrá configurar el sonido a su gusto. El menú también permite obtener información sobre la canción que está sonando o sobre el disco en general y seleccionar el modo de reproducción deseado, continua, repetir canción, repetir todo el disco o reproducción alternada, así como la opción de reproducción por listas, la cual permite seleccionar previamente los archivos y su orden de reproducción.

También hay que mencionar que durante las pruebas efectuadas se pudieron notar las “limitaciones” técnicas que conlleva almacenar la información en discos en lugar de en una memoria interna. Y es que el cambio entre pistas es más lento, pues el lector tiene que buscar en el disco la canción seleccionada.

Instalación y software

Instalar el HipZip es tan sencillo como conectarlo a un puerto USB y encenderlo. En ese instante aparece en el escritorio un icono correspondiente al disco PocketZip al que se pueden arrastrar los archivos MP3 o cualquier otro archivo que se pretenda almacenar.

Por lo que respecta a MusicMatch Jukebox, éste puede resultar útil para crear listas de canciones y organizar así los archivos MP3 dentro del ordenador. Además, permite convertir fácilmente las pistas de audio convencional de un CD a formato MP3. Sin embargo, durante las pruebas se pudo apreciar una carencia que presenta este programa: la imposibilidad de trasladar directamente los archivos al reproductor. Quizá, el programa MusicMatch Jukebox debería incorporar una opción que permitiera exportar directamente los archivos en MP3 a la carpeta del HipZip, aunque las listas creadas sí se pueden grabar directamente en el reproductor accediendo a la carpeta Music dentro del programa y arrastrando los iconos de las canciones al PocketZip.

Autonomía y prestaciones

El HipZip incorpora una batería de ion litio recargable con una duración aproximada de entre 10 y 12 horas, tras una carga completa de algo más de una hora. Sin embargo, cuando el dispositivo está conectado al Mac, éste no se alimenta de la propia conexión USB, por lo que es conveniente disponer de batería suficiente cuando se transfieren archivos .

El HipZip presenta una gran dureza y resistencia a golpes. Además, la funda suministrada unida al escaso peso del dispositivo hacen de este reproductor una buena opción para los deportistas que quieran amenizar su ejercicio con música digital.

Conclusión

El reproductor HipZip es un dispositivo bastante interesante, ya que incorpora una nueva tecnología de almacenamiento, PocketZip, capaz de albergar entre nueve y diez canciones de duración media, y que presenta idénticas características que los discos Zip en un tamaño realmente reducido. Sin embargo, esta misma tecnología es la que aporta el mayor inconveniente del dispositivo. El HipZip únicamente incorpora dos unidades PocketZip regrabables y el precio de estos discos no es nada barato (10 unidades cuestan 18.700 PTA).

CALIFICACIÓN: ****/8,0 LO MEJOR: Fácil manejo, resistencia y almacenamiento en discos PocketZip. LO PEOR: Precio algo elevado, tanto del dispositivo como de los discos de almacenamiento. PRODUCTO: HipZip. FABRICANTE: Iomega. DISTRIBUIDOR: Ingram Micro. Tel.: 93 474 90 60. Web: www.ingrammicro.es. TechData. Tel.: 93 297 03 05. Web: www.techdata.es. PRECIO: 73.900 PTA, IVA incluido (444 EUR).