Hace mucho tiempo que tanto los disquetes como las disqueteras pasaron a mejor vida en nuestra plataforma, y aunque desde entonces han ido apareciendo una serie de dispositivos que, con mayor o menor fortuna, han intentado cubrir el hueco dejado por el dispositivo de almacenamiento transportable y universal por excelencia, las actuales llaves de almacenamiento USB se han hecho definitivamente con el relevo.

Estos dispositivos, conocidos generalmente como llaves USB, utilizan un sistema de almacenamiento sólido, ofrecen una capacidad suficiente para el transporte de documentos o archivos multimedia de uso frecuente, un tamaño y peso que permiten transportarlos en un bolsillo, y sólo requieren para su funcionamiento de un puerto USB libre. Todo ventajas.

Tanto es así que de unos años a esta parte han proliferado por parte de diferentes fabricantes todo tipo de modelos con capacidades comprendidas desde los escasos 8 MB hasta cifras más respetables como 128 o 512 MB. Pero aunque a simple vista las únicas diferencias que puede encontrar entre uno y otro modelo se centran en aspectos relacionados con el diseño (tamaño, forma, incorporación de pinza de bolsillo, uso como llavero, etc.) o sencillamente el precio incluso entre modelos de la misma capacidad, no siempre es exactamente así.

Diseño. Dentro de que se trata de dos dispositivos realmente pequeños, la unidad de Lexar destaca por utilizar plástico transparente en el que se dejan los circuitos a la vista e incorporar una pinza de bolsillo en la tapa que protege el conector. Por cierto, dicha tapa encaja con tanta perfección en el conector USB del dispositivo que incluso su extracción requiere algo de esfuerzo. Iomega, por su parte, ha optado por un diseño más sobrio, en el que se han evitado el uso de “transparencias” para ofrecer un aspecto más elegante y, a la vez, también más práctico.

Otros detalles prácticos en este tipo de dispositivos es su grosor y el diodo luminoso encargado de indicar la actividad u otro estado de la unidad cuando está conectada al ordenador. En el primer caso, ambos productos tienen un grosor que, cuando están conectados al puerto USB del ordenador, no impiden la conexión de otros dispositivos. Sin embargo el grosor del JumpDrive está al límite.

El diodo del MiniDrive ocupa la posición central del dispositivo y emite una luz con la potencia suficiente como para no pasar desapercibida. Incluso cuando se ha desmontado el volumen del escritorio pasa de estar parpadeando (lectura/escritura) o fija a utilizar un efecto similar al de la luz de reposo en los portátiles de Apple. En definitiva, prácticamente imposible desconectarlo sin darse cuenta.

El diodo del Lexar PenDrive ocupa la parte posterior y emite una luz prácticamente imperceptible, por lo que la única referencia que puede tener sobre el estado del dispositivo es la que obtenga directamente desde Mac OS X.

Rendimiento. Ambos se suministran con formato MS-DOS. Desde el punto de vista de la portabilidad esto es excelente: podrá conectar indistintamente uno u otro a un Mac o a un PC para utilizar los archivos que haya guardado en ellos. No obstante, si lo que le interesa es copiar sus archivos a estas llaves USB a la máxima velocidad posible, lo primero que deberá hacer es pasarse por la Utilidad de Discos para formatearlas como Mac OS Plus.

La diferencia entre usar estos dispositivos con formato MS-DOS o Mac OS Plus es notable. Por ejemplo, el PenDrive pasa de necesitar 93 segundos para copiar 38 MB a utilizar tan sólo 55 segundos una vez formateado como Mac OS Plus. En el caso del Lexar JumpDrive, el tiempo necesario en ambos casos es de 102 y 59 segundos respectivamente.

Conclusión

Si el tamaño y el clip de sujeción son imprescindibles para usted, el JumpDrive es su opción siempre que no le importe tardar unos cuantos segundos más para copiar sus archivos. El dispositivo de Iomega es el más completo y rápido de los dos, además de que desde nuestro punto de vista su diseño también presenta más ventajas, incluye tres años de garantía y le proporcionará un par de MB más a cambio de sus Euros.

Iomega Mini 128MB

---------------------------

Calificación: *****/9,0

Lo mejor: Velocidad y diseño.

Lo peor: Clip algo rígido. Es algo más largo que el JumpDrive.

Fabricante: IOmega.

Distribuidor: Iomega. Web: www.iomega.com.

Precio: 99 EUR, IVA incluido. Versión de 64 MB: 59 EUR, IVA incluido.

Lexar JumpDrive 128

-----------------------------

Calificación: ****/8,0

Lo mejor: Tamaño. Pinza de sujeción.

Lo peor: Diodo de estado. Extracción de la tapa protectora.

Fabricante: Lexar. Web: www.lexar.com.

Distribuidor: Digital Photo Image. Web: www.nikon-dpi.com.

Precio: 112 EUR, IVA incluido.