En la actualidad varios fabricantes ofrecen soluciones de almacenamiento portátil. En la mayoría de los casos se trata de pequeños discos duros externos con un tamaño de 2,5 pulgadas, capacidades máximas de 30 GB y conexión USB o FireWire.

Iomega ofrece en este segmento de productos su unidad Peerless, un dispositivo modular que se puede adquirir con interfaz de conexión USB 1.1 o FireWire y con discos con una capacidad de 10 o 20 Gigabytes.

El Peerless está compuesto por tres módulos: la base que incluye la interfaz de conexión (USB o Firewire), el cuerpo en el que se insertan los discos disponibles en capacidades de 10 y 20 GB, y el disco propiamente dicho, con un tamaño de 2,5 pulgadas como el que se utiliza en los iBook y PowerBook. La carga del disco es vertical y se monta automáticamente en el escritorio con los controladores USB genéricos del Mac OS clásico, Mac OS X o mediante la instalación de los controladores proporcionados por Iomega.

Diseño. Todo el sistema está construido con plástico duro, incluyendo el botón de expulsión y las pestañas para desacoplar el contenedor del disco a la base. En principio puede parecer que no se trata de un sistema robusto, pero lo cierto es que cada elemento queda perfectamente encajado sobre el otro, incluyendo la conexión del disco. Por otra parte, el peso del conjunto es bastante ligero con sólo 430 gramos incluido el disco duro (130 gr).

Lo único que se echa en falta es que no tome la alimentación del bus USB del ordenador y tener que utilizar la fuente externa suministrada por el fabricante. Otro aspecto importante de la conexión es que el cable USB suministrado es bastante corto, lo que limita la ubicación en la que se puede tener el Peerless.

El disco está protegido en el interior de una carcasa (similar a la utilizada por Fujitsu en sus discos HandyDrive y otros fabricantes) de modo que pueda amortiguar los golpes recibidos fortuitamente, siempre que no sean demasiado fuertes.

La carcasa del disco también incluye una pequeña ventana en la cara superior en la que se puede insertar una etiqueta con el nombre genérico de los contenidos almacenados (MP3, Vídeo, documentos Excel).

En cuanto a la base, incorpora la toma de alimentación desde el adaptador externo suministrado con el producto, e incluye en la cara frontal una pequeña pantalla en la que se puede ver la operación que se está llevando a cabo. Por ejemplo, durante el formateo indica el porcentaje formateado del disco, y durante las operaciones de lectura y escritura proporciona la velocidad de transferencia en kilobytes por segundo. La base también incluye el botón para expulsar el disco, aunque no funciona cuando el volumen ya está montado en el escritorio.

Las únicas diferencias de funcionamiento entre utilizarlo desde el entorno clásico o hacerlo desde Mac OS X son que en el segundo caso no se monta el disco directamente durante la secuencia de arranque, además de que sólo se pueden utilizar las herramientas IomegaWare desde el entorno clásico.

Ya sea en Mac OS X o en Mac OS 9, en ambos casos se obtiene una velocidad aproximada de lectura y escritura de 800 KB por segundo, y aunque no se trata de una gran cifra lo que se agradece es que se trata de una unidad completamente silenciosa en su funcionamiento. El único ruido que produce es cuando actúa el mecanismo que expulsa el disco.

Por otra parte, durante las pruebas se pudo comprobar que el ordenador se ralentiza considerablemente cuando se graban archivos de gran tamaño en una misma operación de copia, y también cuando se realizan varias copias simultáneas.

IomegaWare. Iomega siempre acompaña sus productos de almacenamiento con una excelente herramienta de discos y un panel de control que permite ajustar algunos aspectos relacionados con el comportamiento del controlador. Entre otros, indicar la cantidad de tiempo que debe transcurrir antes de que la unidad entre en estado de reposo, desactivar la verificación de escritura (característica que proporciona una mejora de rendimiento en torno a los 200 KB por segundo, aunque también reduce la fiabilidad a la hora de que la información se haya grabado correctamente) o expulsar automáticamente el disco al apagar el equipo.

Con las utilidades también se puede proteger el disco contra escritura o lectura y escritura mediante la asignación de una contraseña, característica que se puede desactivar temporalmente también desde la utilidad de Iomega. Por otra parte, no hace falta desactivar la contraseña de un disco antes de formatearlo, ya que se pierde esta característica durante cualquiera de los dos modos de formateo.

Conclusión

La unidad Peerless supone un buen sistema de almacenamiento con el que crear “bibliotecas” de contenidos, pero no tanto como una solución portátil (aunque el fabricante incluya una bolsa de transporte para los discos), ya que sólo se puede contemplar esta posibilidad si se va a trabajar en un entorno en el que existan varios de estos dispositivos.

La velocidad que se obtiene con el Peerless tampoco es la más rápida del mundo. No podría reproducir los vídeos grabados en formato DV, pero sí reproducir los archivos MP3, y las películas QuickTime comprimidas con una tasa de transferencia inferior a 1 MB por segundo (en general, las preparadas para su reproducción desde CD o desde Internet), al mismo tiempo que accede a otros documentos almacenados en el mismo disco.

Por último, el precio tampoco resulta muy atractivo si se está buscando una solución de almacenamiento portátil, aunque está en línea con el de otros dispositivos de características similares.

CALIFICACIÓN: ****/7,5 LO MEJOR: Robusto. Software suministrado. LO PEOR: Necesita fuente de alimentación. Precio elevado. PRODUCTO: Peerless. FABRICANTE: Iomega. Web: www.iomega.com/europe. DISTRIBUIDOR: : Ingram Micro. Tel.: 93 474 90 60. Web: www.ingrammicro.es. TechData. Tel.: 93 297 03 05. Web: www.techdata.es PRECIO: 85.855 PTA + IVA (516 EUR).