Pages, el nuevo procesador de textos de Apple, ha acaparado una buena parte del protagonismo de iWork. Sin embargo, Keynote, tiene mejoras muy interesantes para crear presentaciones que dejarán atónita a tu audiencia e incluso para cosas que no te habrías imaginado como proyectos en Flash o quioscos interactivos.

Cuando, hace dos años, Apple lanzó Keynote, la impresión general fue que la compañía tenía un producto muy interesante para realizar presentaciones elegantes, pero bastante más limitado que el omnipresente PowerPoint. Sin embargo, incluso con sus carencias, Keynote se ha ganado el aprecio de muchos usuarios que sienten un ataque de alergia al ver el aspecto típico de las presentaciones prediseñadas de PowerPoint y que encuentran elegantes e inspiradoras las platillas de Keynote. Pues bien, Keynote 2, ahora incluido dentro de el paquete iWork da un nuevo giro a la situación superando muchas de sus limitaciones y ofreciendo nuevas razones para cambiarse a la aplicación que usa el presentador más carismático de nuestra plataforma.

Más gráficos y más integrado con iLife

Una de las novedades más llamativas que Keynote 2 comparte con Pages (ver el artículo publicado en el número anterior de Macworld) es la paleta Multimedia, desde la cual puedes acceder rápidamente a las imágenes almacenadas en iPhoto, a las películas que guardes en la carpeta Películas y a las canciones de iTunes. Asimismo, para evitar tener que recortar las imágenes en una aplicación externa, Keynote cuenta con la función Máscara con la que puedes establecer directamente el corte de una imagen sin modificarla.

En cuanto al soporte para formatos gráficos y de imagen, Keynote 2 soporta transparencias en archivos PSD y TIFF y puedes arrastrar y soltar desde Photoshop una capa. Su rival directo, PowerPoint, también admite los PSD y TIFF pero no conserva las transparencias. Curiosamente, PowerPoint también soporta arrastrar y soltar una capa desde Photoshop y en este caso sí conserva la transparencia, aunque no con la calidad de Keynote.

Por otro lado, Keynote no puede importar archivos EPS de Illustrator, algo que PowerPoint sí hace, aunque muestra algo dentados los contornos. Sin embargo, Keynote sí que admite los PDF con transparencia (algo que PowerPoint no hace) y también importa archivos nativos de Illustrator a partir de la versión 9. Los dos programas soportan arrastrar y soltar desde una página web un gráfico.

Sin imágenes prediseñadas

De acuerdo, las imágenes prediseñadas de PowerPoint son poco variadas y normalmente de una calidad que deja mucho que desear, pero al menos son algo. No todo el mundo es un artista o tiene acceso a una gran biblioteca de imágenes y gráficos para incorporar en sus presentaciones y Apple sencillamente no incluye ninguna. ¿No sería interesante que Apple alcanzase un acuerdo con algún distribuidor de bibliotecas de imágenes para ofrecerlas directamente en Keynote? Apple podría incluir gratis un conjunto básico y sacar beneficio de quienes estén dispuestos a pagar un poco más por el resto de las imágenes, símbolos o iconos.

Por otro lado, las herramientas de dibujo se han ampliado e incluyen 6 nuevas formas, y es posible hacer que cualquier forma se convierta en una caja de texto simplemente haciendo doble clic en ella. Por desgracia no incorpora herramientas más avanzadas para dibujar (con una pluma para dibujar curvas Bézier y una herramienta de desvanecimiento o de difuminado de formas, muchos nos habríamos dado por satisfechos). Además, no puedes escalar un conjunto de objetos aunque estén agrupados, sino que tienes que escalarlos uno a uno, lo que limita todavía más las opciones de dibujo.

Enlaces

Una posibilidad que se echaba en falta de la primera versión de Keynote era la creación de enlaces entre diapositivas para crear pequeñas presentaciones interactivas como las que muchos usuarios crean con PowerPoint. En la nueva versión, no sólo es posible crear enlaces entre diapositivas sino que es posible crear un enlace con una página web, con una dirección de correo electrónico, o con otro archivo de Keynote. Cuando se lleva a cabo un enlace con una página web o con una dirección de correo, la presentación se mantiene funcionando en segundo plano y el icono de Keynote en el Dock muestra un signo de reproducción: al hacer cilc en el icono, se regresa al la presentación en diapositiva en la que se encontraba antes.

Animaciones

Las opciones de animación se han ampliado y ya no es necesario que los objetos entren o salgan de uno en uno en las diapositivas. Así, en la nueva versión se pueden animar varios objetos de forma simultánea, bien automáticamente o bien al hacer clic, para crear entradas y salidas de elementos más elaboradas. Además, se han añadido animaciones muy interesantes para la entrada y salida de los textos que le otorgan a las presentaciones un aspecto casi cinematográfico. Por supuesto, el “peligro” que tienen los efectos, transiciones y animaciones se encuentra en que tu público se fije más en ellos que en lo que quieres comunicar.

Presentaciones desatendidas

Junto con los enlaces y las animaciones, otra adición interesante son las nuevas opciones para crear presentaciones desatendidas para quioscos interactivos o para exhibir en paneles en ferias, locales, etc. En las opciones de documento del inspector puede asignarse que la presentación se ponga en marcha de forma automática y que se reproduzca de forma cíclica al terminar. De este modo, al arrancar la presentación, ésta se reproducirá una y otra vez hasta que se pulse la tecla “esc”. Por otro lado, también puedes establecer tres modos de reproducción de la presentación. El modo normal, en el que al hacer clic, al pulsar la barra espaciadora o la tecla “intro” se pasa al evento o a la diapositiva siguiente; el modo interactivo en el que sólo son funcionan los enlaces interactivos; y el modo automático, en el que la presentación avanza de forma automática. En el modo automático se puede establecer la pausa hasta que se avanza hasta el siguiente evento y la pausa entre diapositivas.

Opciones de exportación

Además de las anteriores posibilidades de Keynote para exportar las presentaciones en formato QuickTime, PowerPoint o PDF; la nueva versión permite exportar en formato Shockwave de Flash, lo que la convierte en una herramienta muy interesante para crear catálogos interactivos. En las pruebas, se ha podido comprobar que la exportación en formato Flash no es del todo perfecta (las sombras no se reproducen correctamente y la alineación de los textos se descoloca ligeramente), ni consigue una gran optimización de tamaño; pero es ideal para crear proyectos sencillos para publicar en la web o para distribuir en CD-ROM.

Conclusión

Keynote 2 tiene algunas carencias, algunos puntos mejorables y tal vez no sea la herramienta favorita de los analistas financieros, pero permite crear presentaciones de una elegancia e impacto visual que está a años luz de su rival directo, PowerPoint. Por otro lado, las mejoras con respecto a la primera versión son muy significativas y sólo por sus posibilidades para crear quioscos interactivos, pequeños proyectos en Flash o presentaciones automáticas ya merece la pena pagar el precio del paquete iWork.

Más fácil para no perderse

---