Últimamente me he sentido un poco defraudado con Apple. Lo confieso. Defensor a ultranza del nuevo sistema operativo y de sus capacidades me he sentido muy mal por la evolución de las aplicaciones que acompañan al sistema operativo. Ya cuando se lanzó iPhoto, se habló de una serie de servicios de impresión asociados a la aplicación de carácter local, que permitirían a los usuarios sacar sus imágenes en álbumes, pósters, etc.

Si bien es cierto que en EE.UU eso funciona, y perfectamente, en nuestro país todavía no se ha llevado adelante ningún acuerdo con ningún proveedor de estos servicios como Kodak. Recuerdo perfectamente en una charla en “petit comité” en una rueda de prensa con Kodak con el responsable de turno, que no tenía ni idea de la nueva aplicación, pero que le pareció realmente interesante la iniciativa. De esto hace un año, y tras comentarme que se pondrían en contacto con Apple creo, por los resultados de las gestiones, que no hay nada hecho al respecto. No cabe duda que se me podrán argumentar todas las razones típicas de mercado para no desplegar el servicio (ausencia de demanda, coste del acuerdo, etc.), pero continúo pensando que esas no son formas.

Debemos batirnos el cobre

Debo reconocer el extraordinario trabajo que se está haciendo desde Cupertino por potenciar la plataforma, pero creo que a España no llega ni una sola de las migajas para potenciarlo. Siempre es la misma situación, Apple tiene un área de influencia pequeña, muy pequeña y excesivamente sectorial. Si pretenden abrirse a otros mercados bien tendrán que apostar partiendo de la publicidad y promoción, e incentivando al canal de distribución (que parece andan un poco moscas). Digan lo que digan (que es muy poco), los esfuerzos en el ámbito de la educación no están siendo ni comunicados (no quisiéramos pensar que ni realizados). El hermetismo de esta empresa y el silencio de un canal amedrentado por las represalias si “se sale de cazuela”, hacen que muchas veces pensemos que poco o nada se está haciendo. ¿Dónde están los resultados de las gestiones con la Administración Pública? ¿Dónde están los resultados de las gestiones con las Universidades de este país? ¿Cuál es la clave, vender producto o concienciar para su consumo? ¿Y qué hay de la estrategia para devolver el brío a los servidores de Apple en las empresas de artes gráficas? Son muchas dudas, que surgen tras analizar el día a día de la actividad de Apple en nuestro país. Desde mi modesto punto de vista, la adquisición de tecnología es una parte fundamental del proceso, pero lo es más la evangelización y captación de usuarios. Resulta curioso que, en todos los eventos de Apple, siempre estén las mismas caras, los mismos representantes, etc… ¿Es que no se puede expandir más la capacidad de convocatoria y con ello de influencia de Apple en España?

¿No querías música?

El otro día pensaba si esto del nuevo servicio de Apple (que ya ha vendido dos millones de canciones en EE.UU) podría funcionar aquí. Si por tres euros en el “top manta” el personal puede levantarse discografías completas o incluso gratis con una buena conexión a la Red, ¿qué razones tiene Apple para desplegar un servicio así en España? Tal vez los costes asociados al mantenimiento del servicio serían mayores que los beneficios reales procedentes del consumo de música. Según los datos de BSA, continuamos siendo de los más piratas del mundo y me pregunto, ¿va a venir Apple ahora a explicarnos con Jobs en la presentación de iTunes Music Store el significado de Rip, Burn and Share? Aquí en España, por si no se han enterado se lleva el “fusila todo lo que pilles y pásalo por ahí”. Si queremos música pues, tendremos que esperar a que se firmen los acuerdos de turno desde Apple. Con humildad me gustaría presentar mis dudas al servicio en España. (Si bien no en Europa).

Empiezo a pensar que todo, absolutamente todo viene perfectamente gestionado desde los EE.UU. Sin duda, son los únicos que piensan. El caso es que yo continúo con mi Sherlock obteniendo información en inglés, con mis precios bastante superiores a lo que pagan mis amigos en EE.UU (cuestión ésta, aunque han tratado de explicármela desde Apple: me ha resultado inaceptable) y un largo etcétera que muy probablemente compartirán los lectores.

Bienvenida

Pero eso sí, introducimos Xserve a bombo y platillo porque nuestro potencial de mercado empresarial para consumir miles de estos servidores es extraordinario.

Tras este repaso, me gustaría darle mi más sincera bienvenida al cargo al nuevo director general de Apple en España. A través de estas opiniones vertidas le invito a realizar algunas reflexiones y a que comience cuanto antes ese periodo llamado de “los cien días” en su gestión para valorar si su estilo será evolucionista o involucionista en un mercado español cuyos datos de consumo de máquinas de Apple cada vez son más preocupantes. Permaneceremos atentos.