Katabounga es un software de autoría multimedia para crear aplicaciones interactivas sin apenas esfuerzo. La dinámica del programa es muy sencilla convirtiéndose en una solución idónea para usuarios iniciados.

Antes de elaborar un entorno multimedia es preciso esbozar un proyecto que incluya lo que se pretende mostrar y sobre todo cómo se quiere mostrar, en este punto Katabounga facilita mucho la labor al permitirnos convertir el boceto directamente en un esqueleto (Scenario), sobre el que sólo resta añadir los elementos que componen el interactivo.

La filosofía del programa se basa en un entorno de trabajo compuesto por secuencias (Sequences) que contienen pantallas (Screens) y por objetos que pueden adquirir determinadas funciones mediante comandos y mensajes. La estructura jerárquica que toma el proyecto, a modo de carpetas y subcarpetas, se muestra en la ventana Scenario. En ella, es posible añadir o quitar elementos, así como alterar el orden y relevancia de los mismos.

La interfaz y los elementos de Katabounga

Las principales paletas y ventanas de la interfaz de Katabounga son el Scenario, donde se gestiona el proyecto; Screen, que es en realidad una muestra real de la pantalla escogida en donde también se pueden hacer modificaciones (por desgracia carece de zoom, algo que echarán en falta los usuarios de portátiles); la paleta Tools (sensible al contexto) con herramientas para generar texto (hasta 256 caracteres), crear, mover y vincular objetos; y la paleta Media, que se emplea para importar, generar y organizar los elementos multimedia.

Objetos. Una imagen, un fragmento de texto o un vídeo son objetos que pueden formar parte de un interactivo. Unos poseen “animación” y otros no, aunque pueden adquirirla mediante comandos. En Katabounga, los objetos (Objects) se representan por rombos y pueden ser de dos tipos: Globales, si aparecen en toda la aplicación, o Locales si tan sólo figuran en una pantalla. El ejemplo más típico de un objeto global puede ser el botón “salir”.

Es posible crear una librería de objetos con sus respectivas propiedades con el simple gesto de arrastrarlos a una carpeta del Escritorio, de este modo pueden ser reutilizados en futuras aplicaciones.

La gestión de los objetos se realiza a través de su propia paleta (Objects) en donde figuran el nombre del objeto, sus coordenadas de posición y tamaño, los atributos (bloqueado, desactivado, global y oculto), el color, la trasparencia, el cursor asignado a dicho objeto y el tipo y porcentaje de tintado (color).

Comandos. Los elementos que componen el interactivo y que portan un determinado comando actúan ante órdenes específicas como, por ejemplo, un clic de ratón. Katabounga proporciona una treintena de comandos que se representan por sencillos iconos y su funcionamiento es elemental, basta con arrastrar el comando deseado sobre el objeto en cuestión o su equivalente en el Scenario y al hacer doble clic sobre el icono del mismo surge una paleta de edición donde se especifican los ajustes.

Las paletas de edición de comandos son similares y se componen de un campo para el título del comando, otro para las condiciones de ejecución, formado por seis categorías de eventos (eventos de ratón, de teclado, de mensaje, de objeto, de tiempo y de escenario-pantalla) y una batería de parámetros relativos a la orden propiamente dicha, como pueden ser la función, el objeto sobre el que actúan, la velocidad, efecto loop, etc.

Los treinta comandos que ofrece el programa se ordenan en una paleta compuesta por diez columnas: la primera contiene los comandos de navegación, la segunda los de sprite, la tercera los de muestra de objetos, la cuarta los relativos a vídeo QuickTime y VR, la quinta los de sonido, la sexta y séptima los de movimiento de objetos, la octava los de mensajes y manipulación de variables, la novena para scripts y cursores y la última para enlaces a Internet, aplicaciones externas y comandos de tiempo.

Mensajes. Los objetos se comunican mediante mensajes. Por ejemplo, cuando se reproduce un fragmento de sonido en un interactivo de Katabounga, éste genera constantemente mensajes que sirven para sincronizar los elementos del proyecto. En tal caso, una secuencia de audio llamada “Mi Tema” emite el mensaje “Start MiTema” cuando comienza y “Stop MiTema” al terminar.

Sprites. El concepto de sprite difiere ligeramente en relación con otros programas de edición multimedia. Katabounga considera un sprite a una sucesión de imágenes importadas elaborada en un editor propio, pero en la práctica se pueden construir sprites con un único elemento provisto de trayectoria y efectos temporales de color.

Asistentes. A falta de editores internos con los que obtener directamente muchos de los objetos que incluirá el interactivo, Katabounga incorpora hasta 16 asistentes que permiten modificar el formato de las imágenes y de los vídeos, capturar pantallas en modo foto y vídeo, convertir el texto en imágenes, convertir imágenes o sprites en vídeos, crear transiciones e incluso transformar un texto tabulado de SimpleText en un Escenario.

Trashcan. Tanto la papelera del Finder como la proporcionada por el propio programa sirven para eliminar los elementos del interactivo; por ejemplo, para eliminar un comando asignado por error a un objeto es suficiente con arrastrarlo a cualquiera de las dos papeleras.

Crear un CD híbridot

-----------------------------

Aprovechando la oportunidad que brinda Katabounga al obtener de forma simultánea los ejecutables para Mac y PC (runtimes) en el seno de nuestro propio ordenador podemos grabar directamente el CD para que funcione en ambas plataformas.

Los requisitos para grabar un disco compacto multiplataforma son tener una grabadora conectada al equipo y un software de grabación que admita el formato híbrido Mac/PC.

Un CD híbrido no es más que un disco en el que se alojan dos particiones diferentes, una en formato HFS o HFS+ para el entorno Macintosh y otra en formato ISO 9660 para la plataforma PC. Ambas figuran como volúmenes separados aunque pueden estar interrelacionados.

1- Se ejecuta el programa de grabación y elige la opción Mac/ISO Hybrid.

Con Toast se crea un volumen en el escritorio a través del menú Utilities: Create Temporary Par--tition. Se puede cambiar el icono del volumen por uno más apropiado. Basta con copiar el gráfico diseñado o el icono de otro disco y pegarlo en el nuevo volumen.

En el volumen recién creado se copian los archivos que se ejecutarán en el Mac: el ejecutable, la carpeta “Data”, archivos Léame, instaladores, etc. Para asegurarse de que sus futuros clientes abrirán la aplicación, coloque los archivos de modo que el ejecutable sea el archivo más visible.

A continuación, arrastre el volumen al apartado “Data...” de Toast.

2- En el apartado ISO de Toast especifique en la pestaña Settings los valores CD-ROM y Joliet (MS-DOS + Windows 95).

En la pestaña Files se cambia el nombre de la partición ISO y se añaden los archivos correspondientes. El ejecutable de PC “.EXE”, el archivo Léame y otros documentos se arrastran directamente desde las carpetas en las que estén, pero la carpeta “Data” que contiene los elementos multimedia del interactivo se lleva directamente desde el volumen recién creado hasta el icono de CD-ROM de la partición ISO (la toma prestada).

Después de esto ya s