La experimentación y la profundización en las funciones de Photoshop, para la mezcla de capas mediante los modos de fusión, puede proporcionarle un interesante arsenal de técnicas para relizar composiciones. Tanto es así que, hasta que Photoshop 3 introdujo la capacidad de trabajar con capas flotantes y se incorporaron los modos de fusión a éstas, tareas que hoy nos parecen increíblemente sencillas, se tenían planificar a conciencia y requerían un buen número de pasos. Aunque se han utilizado algunas de las nuevas funciones de la reciente versión 5.5, ello no quiere decir que su realización no pueda llevarse a cabo con versiones anteriores o con otras aplicaciones. Sólo hay que tener en cuenta las técnicas empleadas para que su realización pueda llevarse a buen término en otro tipo de programas con similares prestaciones.

1- Las imágenes de partida

Para la hacer la base del dibujo se utilizaron imágenes de distintas flores. A pesar del gran colorido de éstas, la intención es emplear sólo sus formas y texturas, ya que el color se aplicará en fases posteriores mediante las herramientas disponibles en Photoshop.

2- Extracción del fondo y creación del efecto de bajorrelieve

A cada una de las imágenes, antes de mezclarlas entre sí en un nuevo documento, se les aplica el siguiente proceso de transformación. A) Con la opción de Extracción del nuevo Photoshop 5.5 se hace el proceso de selección y recorte de la imagen. B) Es la imagen que queda tras la eliminación del fondo. C) Se aplica el filtro Sombreado (sólo se ha hecho para el girasol). D) Se aplica el filtro Relieve. E) La imagen se pasa a escala de grises y se aplica el ajuste de los Niveles para cambiar el tono gris predominante por blanco. F) Se usa el efecto Sombra paralela para dar más relieve al resultado.

3- Aplicación de color

En capas independientes, se crearon objetos de color plano que interactuan con los demás. Cada capa afecta a las otras. Para ello hay que usar los modos de fusión y conseguir el equilibrio y efecto que más nos guste. Son muchas las posibilidades y las sensaciones que se alcanzan. Los más utilizados han sido los modos Multiplicar, Trama y Superponer y también Luz suave, e intensa.

4- Imágenes pegadas en el interior de otras imágenes

Se han utilizado texturas realistas de hojas en algunos detalles, con máscaras de capa para un recorte perfecto que se crean rápidamente al hacer una selección y usar la función Pegar dentro para insertar la foto copiada. Se han elegido los modos de fusión de capas Luz intensa y Luminosidad.

5- Aplicar una sombra mediante una selección poligonal

En esta captura se muestran dos capas en las que se aplica sombras. Se ha utilizado el aerógrafo en modo libre y también con selecciones triangulares. Para aplicar el trazo recto se pulsa la tecla mayúsculas marcando con un solo clic los puntos, ya que el programa los une automáticamente.

6- La misma capa con distintos modos

Otra de las claves es el uso generoso de las capas. A veces se repiten las mismas para incrementar la densidad de algunos detalles junto con algún modo de fusión, como, por ejemplo, Multiplicar. La principal desventaja de esta técnica es el aumento progresivo del tamaño del documento, por lo que es conveniente ir acoplando capas a medida que vaya quedando satisfecho los resultados.

7- Conseguir efectos de volumen mediante degradadados

Unos círculos con degradado y diferentes porcentajes de opacidad permiten dar otro toque de profundidad en la ilustración junto con los modos de fusión Aclarar, Superponer y Luz suave.