Los últimos portátiles de Apple (en la gama iBook y PowerBook) dejan en manos de los usuarios dos opciones que le harán pensar diferente: el PowerBook G3/500 es tan potente y ofrece tantas posibilidades de conexión que lo único que no podrá hacer será instalar una tarjeta PCI en su interior. Si no precisa de todo el rango de conectores del PowerBook G3 más rápido del momento, sino que sólo le interesa la movilidad, el iBook SE le permitirá llevar del asa un PowerPC G3 a 366 MHz con una autonomía suficiente como para no sufrir la ansiedad del “usuario portátil”.

Apple aprovechó la Macworld Expo celebrada en Japón para ofrecer a su principal mercado de usuarios de portátiles dos novedades: modelos mejorados de su portátil de gama baja (iBook), al que se añadió un nuevo integrante (el iBook SE) y dos modelos en sus portátiles de gama alta: un PowerBook G3 a 400 MHz y el portátil más rápido del momento, el PowerBook G3 a 500 MHz. (A través de la AppleStore hay disponible una tercera opción, basada en el PowerBook G3/500, con 18 GB de disco duro, batería adicional y adaptador de corriente.)

Macworld ha puesto a prueba a cada uno de los representantes más potentes en cada línea de producto: el iBook SE y el PowerBook G3 a 500 MHz completamente equipado: 128 MB de RAM y 12 GB de disco duro. Si bien en el caso del iBook lo que primero llama la atención son sus colores grafito en consonancia con el iMac DV SE (uno de los equipos más vendidos), en el caso del nuevo PowerBook G3 basta con abrir la tapa trasera, encargada de proteger los diversos conectores, para intuir todas las posibilidades encerradas en este equipo. De hecho, Apple no ha dudado en calificarlo como “la solución de vídeo profesional portátil” debido a la posibilidad de conectar directamente una cámara DV a cualquiera de los dos puertos FireWire estrenados en esta última hornada y sin embargo, como podrá ver a lo largo de este artículo, no es lo único que podrá hacer con los nuevos PowerBook G3 FireWire.

¿Qué pruebas se pueden hacer a unos portátiles que, por una parte, están orientados al mercado educativo/doméstico y, por otra, tienen una clara orientación al mercado profesional? En Macworld dse decidió que las mejores pruebas posibles eran, precisamente, convivir con ellos y utilizarlos para aquello para lo que habían sido diseñados como principal cualidad: trabajar en cualquier momento y en el mínimo espacio disponible, con la misma potencia, prestaciones y flexibilidad que encontraría en cualquier otro equipo de Apple… aunque en este sentido el iBook es el que más limitaciones presente, algo lógico si se tiene en cuenta el mercado al que está dirigido.

Características compartidas

Tanto el iBook SE como el PowerBook G3/500 comparten una serie de características que, en principio, los hacen similares. Por ejemplo, ambos incorporan un módem interno de 56 Kbps, compatible con la norma V.90, baterías de larga duración (6 horas estimadas en el caso del iBook y algo menos por lo que respecta al PowerBook); ambos permiten la instalación de una tarjeta interna AirPort para comunicaciones inalámbricas y ambos están diseñados bajo la arquitectura de placa madre unificada (estrenada en los primeros iBook); entre otras cosas, esta arquitectura (recién estrenada en el caso del PowerBook G3), permite que el portátil invierta menos cantidad de tiempo en salir del modo de reposo (abra la tapa del portátil y, en cuestión de segundos, se encontrará en el mismo sitio en el que dejó de trabajar). El gestor de energía, por su parte, optimiza y reduce al máximo el consumo de todos y cada uno de los componentes de los portátiles.

Por supuesto, la disposición de las teclas y funciones en el teclado también es una cuestión importante en el caso de los equipos portátiles. En este sentido, tanto el iBook como el PowerBook G3 “FireWire” ofrecen la misma disposición: seis teclas de función asignadas inicialmente a operaciones de control del equipo: reducir y aumentar el brillo de la pantalla TFT de matriz activa, reducir y subir el volumen de sonido, bloqueo numérico y conmutación del estado de enmudecimiento de los altavoces.

A diferencia de los teclados de los equipos de sobremesa, en estos portátiles también dispondrá de una tecla especial: “Fn”. Esta es la encargada de permitirle trabajar con el teclado numérico y acceder a algunas funciones especiales asignadas en otras teclas del mapa de teclado; por ejemplo, en las teclas de cursor (dispuestas en forma de T invertida), también obtendrá las características de avance de página, página anterior, desplazarse al final o al comienzo del documento cuando pulse simultáneamente la tecla “fn”. Adicionalmente, si piensa que no se sentirá cómodo al utilizar el teclado del PowerBook G3 o del iBook, tenga en cuenta que el tamaño de las teclas es idéntico al de los teclados USB estándar proporcionados actualmente con los equipos de sobremesa.

El interior de los nuevos portátiles

El acceso al interior de ambos equipos ya no es una novedad, pero sí resulta interesante comprobar la diferencia en la disposición de los componentes, motivado en gran medida por las mayores capacidades de ampliación encontradas en el PowerBook G3 frente al iBook. Como siempre, basta con accionar las dos pequeñas pestañas del teclado para que este ponga al descubierto los componentes internos. Igualmente, ambos modelos incorporan en el propio teclado una pequeña muesca que, al girarla, bloquea la extracción del teclado (también es el espacio, entre las teclas de función F4 y F5, encargado de iluminar un pequeño led interno al pulsar el bloqueo numérico). El iBook también incorpora un pequeño orificio, sobre el botón de encendido, con el que podrá reiniciar el equipo mediante la introducción de un clip enderezado u otro objeto similar (igual que para reiniciar los primeros iMac y los primeros iBook).

Una vez se haya accedido al interior de estos modelos, por ejemplo en el caso del iBook, la instalación de la tarjeta AirPort no precisa de la asistencia de un técnico especializado. Cualquier usuario podrá instalar dicho componente en menos de cinco minutos, del mismo modo que podrá ampliar la cantidad de memoria del equipo, si bien se encontrará con un par de tornillos en su camino para realizar la operación. En el caso del PowerBook, también podrá instalar la tarjeta AirPort, pero en este caso necesitará un poco más de pulso, ya que la tarjeta debe conectarse a un zócalo situado inmediatamente sobre el espacio dedicado a la inserción de tarjetas PC Card.

Siguiendo con el recorrido del interior, el disco duro del PowerBook G3/500 está situado en la parte superior izquierda coincidiendo con la rejilla de ventilación que presenta la carcasa en su lateral derecho. Otros elementos del PowerBook que contribuyen a disipar el calor generado son una segunda rejilla de ventilación en el lateral izquierdo de la carcasa (junto a la ranura PC Card) y un pequeño ventilador interno.

Al igual que el iBook, el disco duro instalado de fábrica en los nuevos PowerBook G3 es un magnífico Travelstar de IBM, capaz de ofrecer 12 GB de almacenamiento y una velocidad de transferencia excelente en tan sólo 2,5 pulgadas (6 GB de capacidad en el caso del iBook SE). La diferencia r