Según la revista Fortune, las nóminas de los ejecutivos se han convertido en un “robo de guante blanco” a las compañías perpetrado por los propios directivos.

El artículo asegura que los 872 millones de dólares (unos 160.000 millones de pesetas) en stock options de Steve Jobs significan el dato más alto de todos. Por detrás de Jobs, Fortune incluye a Larry Ellison de Oracle, con 92 millones de dólares (unos 16.000 millones de pesetas); y Jack Welch de General Electric con 125 millones de dólares (22.500 millones de pesetas) en stock options.

Fortune asegura que el pago a los consejeros delegados está fuera de control ya que, “algunos consejos de dirección no hacen su trabajo”, mientras los inversores califican estas fortunas de “injustas, con escasa relación con el trabajo realizado y descontroladas”. Web: www.fortune.com.