Cuando hace sólo unos días que uno ha votado en unas elecciones europeas en las que ya son 25 los países miembros, uno no puede menos que sufrir un pequeño ataque de rabia cuando ve a Steve Jobs inaugurar la tienda de iTunes en Francia, Alemania y Reino Unido (que ni siquiera ha entrado en la moneda única). Por suerte, la nota de Apple no trata de llamar a eso la tienda europea (lo que habría sido verdaderamente cruel) y sí promete que en octubre habrá una tienda para toda la Unión Europea, incluyendo España. Lo malo de estas promesas es que los usuarios Macintosh nos las tomamos como promesas “de Estado” y las apuntamos rápidamente en nuestro calendario. Esperemos que no sea una promesa como la de los 3 GHz del G5… La frase ya nos la imaginamos: “no habíamos contado con las dificultades que implica trasladar la tienda a todos los países de la Unión Europea…”

Por desgracia, la expansión de la tienda de música en línea de Apple es bastante complicada y no cabe duda de que el mayor interesado en hacerla accesible a otros países es Apple. Si uno se para un momento a pensar que hay países tan avanzados y con tanta presencia de Apple como Canadá o Japón que tampoco tienen tienda, se da cuenta de que el problema no es el tamaño del mercado o sus posibilidades sino las dificultades de negociación con las organizaciones de cada país. Así, en un país como España, Apple tiene que negociar con la SGAE (la organización privada que gestiona los derechos de los compositores), la AIE (que gestionan los derechos de intérpretes), las discográficas… A poco que uno lea los periódicos sabe que hay alguna de esas asociaciones (no muy querida por los aficionados a la tecnología) que no es precisamente proclive a la venta de música a través de Internet y que puede suponer un freno importante para una tienda como la de Apple. Así, es natural que Apple se aplique la máxima empresarial que dice que “es mejor concentrar tu talento en una gran oportunidad que en un mal problema”… Si en España es tan difícil inaugurar la tienda pues vayámonos a otros países que nos den más facilidades y tengan un mercado más amplio. Dicho y hecho, con tres países en Europa, la tienda de iTunes vende en una semana 800.000 canciones.

Apple está demostrando una impresionante capacidad de visión empresarial en el terreno de la música. Poco a poco va poniendo pequeñas piezas que al unirse forman una telaraña de la que es difícil escapar. Si quieres música en tu ordenador lo mejor es iTunes, si quieres adquirirla (y estás en un país desde el que puedes hacerlo) lo mejor es la tienda de Apple, si quieres escucharla en cualquier lugar lo mejor es un iPod y ahora, si quieres transmitirla sin cables a tu equipo de música (o “montar la gran fiesta” como dice nuestro compañero Plácido Moreno en su columna de este mes) lo mejor es tener AirPort Express. El mundo empresarial se está dando cuenta de ello, lo que está haciendo que las acciones de Apple suban como la espuma, que instituciones como el ejército de EE.UU compren los XServe G5, que BMW integre el iPod en sus automóviles… Ingredientes que pueden hacer que la compañía tenga una segunda época dorada en una industria cada día más gris. Incluso con una cuota de mercado muy pequeña, Apple está demostrando ser una empresa muy importante.

¿Los Mac del trucaje?

Aparte del hecho de que no se hayan alcanzado los prometidos 3 GHz, en los G5, ha sido muy llamativo y comentado el sistema de refrigeración líquida que Apple ha tenido que incorporar para enfriar los procesadores. Sin duda, se trata de una solución poco elegante que no debe de gustarle nada a Jobs (parece más cercana al mundo de los trucajes para ordenadores o el modding) y es posible que sea algo temporal (o quizá no, quién sabe). Lo peor sin duda es que no debe de ser muy barato porque Apple no ha conseguido rebajar la gama al completo como en otras ocasiones (aunque si se compara el anterior G5 DP a 2 GHz con el actual hay casi 1.000 EUR de diferencia). Esperemos que Apple ponga pronto un G5 de sobremesa a un precio razonable, alrededor de los 1.200 o 1.500 EUR, y no alrededor de los 2.100 como está ahora el modelo más económico. Hay muchos admiradores de la tecnología de los G5 en el mundo PC que sólo están buscando que los precios bajen a un punto más razonable.

La conferencia del tigre… ¿y del iMac G5?

Lo que más echa de menos un periodista que tiene que cerrar su edición es no poder esperar a que le llegue una gran noticia que está “al caer”. En el caso de la prensa diaria, siempre puede uno informar al día siguiente, pero los semanarios, o las revistas mensuales como Macworld, a veces no llegamos por los pelos y tenemos que esperar un mes entero para contarles en papel (en nuestro sitio web por suerte sí podemos) lo que ha sucedido un par de días después del cierre de la edición. Así le sucede a esta edición de Macworld, que tenemos que cerrar a sólo tres días de que Apple presente su nueva versión de Mac OS X y quizá (o probablemente) un nuevo iMac que podría incorporar el procesador G5.

¿La fiesta del año o de todos los años?

Cuando volvamos a encontrarnos en estas líneas ya habremos visto todo lo anterior y habremos celebrado nuestra primera fiesta “maquera”, la GarageParty (si estás leyendo esto antes del día 7 de julio no te olvides de la cita), que organiza Macworld con la colaboración de Apple. Pues bien, la fiesta será un rotundo éxito o no, pero la respuesta a la convocatoria está siendo extraordinaria y desde Macworld queremos dar nuestro más sincero agradecimiento a usuarios, distribuidores, empresas del sector, medios de comunicación y a todos los amigos de Macworld y Apple que nos han apoyado un modo u otro. En estos días hemos podido ver que un evento como la GarageParty merece hacerse todos los años y, si todo va bien, esperamos que haya al menos una celebración igual o similar todos los años, en la que nos veamos con nuestra mejor interfaz… es decir, cara a cara.