Las impresoras láser color son una pieza fundamental en departamentos de marketing, estudios de diseño o agencias de comunicación que deben preparar materiales de buen aspecto y gran calidad para sus clientes; y aunque las anteriores son sólo dos muestras de los usuarios que demandan este tipo de producto, lo cierto es que cada vez tienen también más cabida en los hogares. Después de todo, y por lo general, las impresoras A4 como las analizadas en esta comparativa presentan un tamaño cada vez más contenido y además han abaratado sus precios de forma considerable, y no sólo el de la impresora propiamente dicha, sino también en cuanto al coste de su mantenimiento.

De este modo, y como podrás ver a lo largo de este artículo, ya no necesitarás utilizar una impresora de inyección de tinta color, por lo general más lenta y con un coste de mantenimiento también mayor, la próxima vez que quieras imprimir tu presentación, los informes de tu trabajo o incluso el trabajo de la facultad o del colegio; sino que con estas impresoras dirigidas a pequeñas oficinas u hogares, podrás hacer dichas tareas con el rendimiento, calidad y facilidad de uso que detallamos a continuación.

Conectividad

La totalidad de los modelos analizados contaban con puerto USB 2.0, pero sólo la unidad HL-4040CN de Brother contaba con un puerto USB frontal compatible con tecnología PictBridge que facilita la impresión directa, sin necesidad de utilizar el Mac, desde dispositivos PictBridge (como es el caso de cámaras digitales) y desde otros dispositivos como es el caso de llaves de memoria USB. Funcionalidad que no es crítica en este tipo de dispositivos, pero puede ser útil de forma ocasional.

Todas las impresoras probadas cuentan con puerto Ethernet 10/100 para ser integradas en pequeños grupos de red de manera cómoda, a excepción del modelo de Epson, el AcuLaser C1100, que no dispone de esta opción y en su lugar incluye un puerto paralelo, conectividad para el mercado de los PC con Windows (aunque existe una versión de este mismo modelo que incluye puerto Ethernet con un precio sensiblemente superior, 377 EUR en lugar de 319 EUR).

Controladores

Los tres mejores controladores se corresponden a los modelos con mejor nota global, el de Epson, Xerox y HP. El controlador del modelo de Epson, en su versión básica no muestra los niveles de recambios, para acceder a esta funcionalidad ha de instalarse un conjunto de utilidades adicionales incluidos con la impresora, como es el caso del Epson Status Monitor donde sí se refleja el estado de estos así como el estado de la unidad fotoconductora y el Epson Remote Panel que permite realizar un informe más detallado del estado. Lo que sí permite su controlador es configurar la utilización de bandejas adicionales y funcionalidad de la unidad dúplex opcional. Al mismo tiempo, ofrece la posibilidad de incrustar marcas de agua en los documentos y ajustar la salida del color de forma muy acertada.

Por su parte, el modelo de Xerox cuenta con la posibilidad de indicar de forma manual la cantidad de memoria RAM que tiene instalada la impresora y no indica el nivel de tóner que queda en cada uno de los mismos. Pero lo que sí ofrece es, el segundo mejor controlador en lo que a funcionalidades relativas al manejo de color y ajustes en el manejo del papel, sólo superada por el modelo de Epson.

El controlador de HP, es muy eficiente y permite definir fácilmente las opciones instalables, caso de bandeja adicional y gestionar de forma excelente, totalmente configurable, la forma en que se imprimen tanto textos, como fotografías como gráficos. También controla la distancia a la que se comienza la impresión respecto a los bordes, uso de filigranas y un sistema de gestión de papel muy acertado.

La unidad de OKI permite controlar el acabado con el que se dan salida a los documentos fotográficos con un elevado nivel de detalle y definir usuarios con identificador de impresión para conseguir controlar las impresiones que se realizan de forma segura. También ofrece controlador para Mac OS 9 “classic”.

El modelo de Brother, por su parte es muy simple pero con una utilidad muy llamativa: ofrece la posibilidad de la reimpresión del último documento de forma segura mediante contraseña, para que este sólo pueda ser impreso por el usuario que lo envió o el poseedor de dicha contraseña y sin necesidad de tener que mandar la impresión desde el Mac a la cola de la impresora. Como en el caso de la unidad de OKI, cuenta con controlador para Mac OS 9 “classic”.

El de Samsung, es un controlador con una función muy interesante que permite definir el entorno en que va a trabajar la impresora, en función de la temperatura del mismo: normal, alta o baja. Pero también permite realizar sencillos ajustes para optimizar la reproducción del color y el manejo de papel.

Facilidad de manejo

El mejor manejo lo encontramos en la impresora de Brother, gracias a su panel con grandes botones que hace muy cómodo el control de la unidad. Cuenta con función de pausa en el impresión, reimpresión del último documento al que se dio salida (seleccionando el numero de copias del mismo, de una a 999), así como botón que gestiona la impresión directa desde el puerto USB frontal y la pantalla se retroilumina en tres colores (verde, naranja y roja).

El segundo mejor manejo “desde el exterior” es el de la impresora de Xerox, que junto con la de Brother, tienen el mejor sistema de control. En su panel destaca, por encima de todos, el botón denominado “Wake Up” (Despertar) que saca al modelo del modo de ahorro de energía y en bloque, este panel permite configurar la misma cómodamente.

El panel de control del modelo de Epson no tiene ninguna peculiaridad, ofrece el típico botón de cancelar el trabajo y un pad de control donde la posición derecha confirma la acción seleccionada en la pantalla LCD.

Por su parte, el presente en la impresora de HP cuenta con cuatro botones de control (uno de ello de dos posiciones) que son eficientes a la hora de configurar la impresión, pero presentan un tamaño demasiado pequeño en relación a los utilizados por los otros modelos. A no ser que tengas las manos muy grandes, este aspecto no debería de ser importante para su manejo.

Los dos modelos más sencillos en este aspecto son el de OKI y Samsung. El de la impresora OKI C3300n es realmente simple, sólo dos botones para controlar el funcionamiento de este modelo y tres led de estado para indicar el estado actual de la misma. La ausencia de pantalla de información hace que carezca de otras funcionalidades. Caso similar es el de la impresora Samsung CLP-315, aunque en este caso es aun más simple, únicamente cuenta con un botón y cuatro diodos que indican el estado de los tóner. Para cualquier labor de configuración es necesario utilizar el controlador que se instala junto al Mac.

En cualquier modelo con pantalla, la personalización de su configuración desde el panel de control no ofrece ningún problema una vez se tiene claro que botón cambia la opción que aparece en pantalla y cual sirve para aceptar o deshacer los cambios realizados.

Tamaño

A pesar de tratarse de modelos de entrada de gama, su tamaño y peso hacen que para ubicarlos en cualquier lugar hagan falta dos personas en todos los casos, menos en el modelo de Samsung que es realmente compacto y ligero. El resto de modelos ofrecen unas dimensiones muy similares,