Lexmark HA presentaDO en el mercado su nuevo periférico multifunción X83. Se trata de una combinación de impresora y escáner que además de facilitar la utilización de ambos aparatos, al integrarlos permite facilitar su uso como fotocopiadora.

El modelo referenciado tiene un tamaño similar al de un horno micro-ondas pequeño, con la introducción de papel en posición vertical por la parte trasera y su salida por la parte delantera a una bandeja extraíble. Encima de este dispositivo se encuentra el tablero de mandos y la tapa debajo de la cual se encuentra el cristal del digitalizador.

Instalación

Aparte de la alimentación, que se proporciona con un transformador externo, la impresora sólo tiene el conector USB y después de enchufar el cable sólo hay que instalar el controlador en el ordenador para comenzar a trabajar con el equipo. Aunque el modelo evaluado no incluía el software para Mac, en el sitio web de Lexmark se pueden encontrar los controladores para Mac OS Classic y Mac OS X, que se descargan e instalan sin ninguna dificultad.

Los CD que acompañan al producto incluyen dos programas: ABBYY FineReader, un OCR, y MGI PhotoSuite, un programa de captura y tratamiento de fotografías. Sin embargo, se echa en falta un controlador Twain o una extensión para Photoshop que permita digitalizar directamente desde este programa, aunque tampoco sea imprescindible.

Rendimiento

Depués de este proceso de instalación, bajo entorno Mac OS Classic, el escáner e impresora funcionaron perfectamente. En Mac OS X, todas las funciones funcionaron perfectamente después de configurar el dispositivo como impresora en el Centro de impresión, debiendo elegir ésta en su propio menú de impresión en lugar de hacerlo bajo el apartado USB como hubiera sido lógico.

El manejo en este aspecto no planteó ningún problema y los resultados obtenidos fueron rápidos y de alta calidad, aunque la velocidad teórica de doce páginas por minuto anunciada por el fabricante del producto es una medida optimista, ya que el resultado real medido fue de algo más de seis páginas por minuto, aunque esto se debe fundamentalmente al controlador del ordenador, que emplea un tiempo en convertir la información a imprimir y enviarla a la impresora, tiempo que normalmente no está contabilizado en las medidas del fabricante.

La impresión de fotografías a color al igual que con cualquier otra impresora de chorro de tinta lleva su tiempo y el resultado medido fue justo al contrario que cuando se imprimió texto; una hoja tardó seis minutos en imprimirse. La resolución del aparato es excelente: 2.400 puntos por pulgada, pero el resultado sobre papel especial, pese a tener muy buena resolución mostraba unos colores demasiado vivos y contrastados, lo que proporcionó un resultado algo irreal.

El proceso de exploración con el escáner en ambos entornos (Classic y X) se realiza por medio de una aplicación independiente que permite explorar el documento y almacenarlo como archivo o bien enviarlo directamente a alguna aplicación (por ejemplo a su programa de correo electrónico) para incluirlo en un mensaje. Una opción de esta exploración es la posibilidad de convertir la imagen digitalizada en texto utilizando la aplicación de OCR incluida con el producto, aplicación que soporta el lenguaje español, catalán y euskera.

Esta aplicación de digitalización emplea dos etiquetas: Sencillo y Avanzado, pero en contra de lo que pudiera parecer, no se trata de dos opciones contrapuestas. Bajo el título de Sencillo el usuario puede elegir el tipo de original entre un muestrario típico: fotografía a color, fotografía en blanco y negro, dibujo, texto, etc. pero también puede hacer un ajuste personalizado en función de la resolución a la que se vaya a escanear y si quiere utilizara color o blanco y negro.

En el apartado Avanzado es donde se encuentra el resto de controles que, en cualquier caso, hay que utilizar para conseguir un resultado de mayor calidad: contraste, brillo, etc.

El manejo no plantea ningún problema y también ofrece la posibilidad de arrancar la aplicación pulsando un botón directamente en el periférico. Lo que más se echa en falta es una mayor integración con las aplicaciones de edición de imágenes más habituales (en especial, Photoshop) que permita evitar el proceso de guardar la imagen con el escáner.

Conclusión

Los periféricos integrados ofrecen sobre todo las ventajas de su integración sin tener que recurrir a complicados procedimientos de adquisición desde un escáner e impresión, y también supone un ahorro de espacio en la mesa de trabajo.

Partiendo de esta base y del reducido precio que tiene este producto en base a las funciones ofrecidas puede considerarse como una opción muy válida para un gran número de usuarios que estén buscando una solución de oficina.

Los pequeños problemas detectados con la calidad del color pueden deberse a la configuración específica que se probó en el laboratorio (por ejemplo, el estado de los cartuchos) y en cualquier caso podrían corregirse con algo de trabajo adicional mediante sencillos ajustes en los apartados de contraste y brillo de la imagen con el software suministrado.

CALIFICACIÓN: ***/6,0 LO MEJOR: Integración de funciones, manejo sencillo, soporte Mac OS X. LO PEOR: Contraste en imágenes a color. PRODUCTO: Lexmark X83. FABRICANTE: Lexmark. DISTRIBUIDOR: Lexmark. Pº de la Castellana, 20. 28046 Madrid. Tel.: 91 436 00 48. Web: www.lexmark.es. PRECIO: 36.000 PTA + IVA, aproximado (216,36 EUR).