Este nuevo modelo aumenta la resolución hasta los 4.800 x 1.200 ppp en la impresión con calidad fotográfica y para ello también estrena unos nuevos cartuchos con doble cabezal que utilizan una tecnología de tamaño de gota variable. Otras novedades presentes en este modelo es el sistema de alimentación AccuFed que, según el fabricante, evita completamente los atascos de papel y permite utilizar medios con un grosor máximo de hasta 270 gramos, dos bandejas de alimentación, un sistema para detectar automáticamente el tipo de papel, la alineación automática de los cartuchos y la conexión en red (también está disponible el modelo Z-65 sin conexión de red con un precio de 199 EUR).

Instalación y puesta en marcha. El tamaño de 43 cm de ancho, 33 cm de altura y 62 cm de profundidad y su peso de 5 kg, son idóneos para un modelo de estas características orientado al usuario doméstico. Para la conexión al Macintosh incorpora un puerto USB en la parte posterior (cable suministrado), así como el mencionado RJ-45 en el caso de que se quiera compartir entre un grupo de usuarios.

Lexmark mantiene el formato de los cartuchos, reservando uno para la tinta negra y otro para los tres colores, así como el sencillo sistema de instalación en los receptáculos de la impresora. Cada vez que se sustituyen los cartuchos la impresora realiza una alineación automática de los cabezales, lo que supone una mejora considerable con respecto a los modelos de la gama Z-3x o Z-4x, en los que este procedimiento debía hacerse manualmente y resultaba bastante tedioso además de algo impreciso. No obstante, entre las utilidades suministradas por el fabricante aún se conserva esta opción.

En cuanto a la carga del papel, la bandeja principal de este modelo es la que incorpora el sistema de detección automática de tipo de papel y tiene una capacidad de 100 hojas de papel común (80 gr.) o 25 hojas de papel fotográfico. La segunda bandeja soporta una alimentación máxima de 150 hojas de papel común.

La segunda parte de la instalación, el software suministrado para Mac OS 9, Classic y Mac OS X, es una auténtica delicia y el más intuitivo de los que hemos podido ver. Después de ejecutar el instalador sólo hay que seguir los pasos indicados para tener la impresora perfectamente configurada siempre y cuando se haya empleado la conexión USB. Además también instala una utilidad para realizar funciones de mantenimiento, como la sustitución de los cartuchos, alineación (automática o manual), limpieza de las boquillas o comprobar el nivel de tinta disponible en los cartuchos.

Además de las características estándar del cuadro de diálogo de impresión (Copias y páginas y disposición), y las típicas opciones de calidad y opciones de color añade entre otras la opción de coger la primera página de la bandeja principal y el resto de la segunda bandeja, lo que resulta bastante útil por si se quiere imprimir la primera página en un papel especial con membrete, tratado o de mayor calidad y el resto del documento en papel corriente.

Manejo, velocidad y calidad. Aunque el sistema AccuFeed evita el atasco de papel también tiene sus “peros”, y el principal es que al tratarse de un rodillo situado en el lateral derecho hay que tener más cuidado al introducir las hojas en la bandeja para que queden perfectamente centradas, pues de lo contrario provoca que el papel se tuerza ligeramente durante la impresión.

En cuanto a la detección de papel hay que decir que funciona a la perfección con papel común, papel de calidad fotográfica y transparencias, aunque hubiese sido una idea excelente que también ajustara automáticamente para cada caso las opciones de impresión óptimas.

Durante las pruebas pudimos comprobar que la Z-65 arrastra algunos de los defectos de anteriores modelos: contornos irregulares en los textos, color poco preciso (tiende a coger una dominante verdosa), falla en los degradados y color empastado en las zonas que tienen mucha mancha de color uniforme, además de empapar excesivamente cuando se utiliza papel común. Por otra parte nos ha gustado mucho el nivel de detalle que es capaz de reproducir a la máxima resolución en las fotografías e imágenes.

La velocidad de impresión es uno de los puntos fuertes sólo en el modo de impresión rápida, en el que imprime una página cada 6 segundos. En calidad normal pasa a imprimir una página cada 20 segundos, y en el modo de máxima calidad (2.400 x 1.200 ppp) necesita cerca de 11 minutos para imprimir un A4.

Conclusión

Encontramos excelentes la detección automática de papel y la alineación de los cabezales, así como el software, pero nos ha parecido lenta cuando se trata de imprimir documentos más allá de la calidad borrador. Por último, si se plantea la compra de esta impresora seguramente prefiera prescindir de la conexión Ethernet y ahorrarse unos cuantos Euros en el modelo que sólo ofrece USB.

Lexmark Z-65N

---------------------

Calificación: ****/7,5

Lo mejor: Capacidad de alimentación. Detección de papel y calibración automáticas. Software. Instalación y manejo sencillos (con conexión directa USB). Buena duración de los cartuchos de tinta.

Lo peor: Uniformidad en el contorno de los textos. Velocidad en la impresión con calidad fotográfica. Banding en calidad rápida y normal. Tiempo de secado del papel.

Fabricante: Lexmark

Distribuidor: Lexmark. Pº de la Castellana, 20. 28046 Madrid. Tel.: 91 436 00 48. Web: www.lexmark.es.

Precio: 249 EUR.