Los ratones y teclados son ese tipo de dispositivos apuntadores en los que parece que ya han alcanzado su techo tecnológico. Con este MX1000 Logitech nos ha demostrado que aún quedan algunas cuestiones que se pueden perfeccionar en el diseño y funcionamiento de los ratones inalámbricos, y es que con este modelo inaugura el uso de la tecnología láser para realizar el seguimiento de la posición del ratón sobre prácticamente cualquier tipo de superficie y con una exactitud aproximadamente 20 veces superior en comparación con los modelos basados en sensores ópticos.

Desde luego, en nuestras pruebas esto se tradujo en un desplazamiento completamente suave (e incluso quizá demasiado rápido) sobre superficies como madera, plástico o papel, fallando donde también fallan todos los demás: cuando se utiliza sobre superficies como el cristal. Dicha precisión, con una resolución de 800 ppp y una velocidad de reconocimiento de imagen de 5,6 megapíxeles por segundo, y suavidad en el manejo del ratón no llega a suponer desde nuestro punto de vista una alternativa eficaz al de las tabletas gráficas para manejar determinados tipos de aplicaciones de diseño, ya sea por ejemplo en aplicaciones de dibujo vectorial o de retoque fotográfico, aunque en combinación con sus múltiples botones y rueda de navegación sí se perfila como una de las mejores opciones de entre las que se puede elegir cuando se trata de manejar aplicaciones de diseño y animación 3-D como Maya o Cinema 4D.

Aunque su principal atractivo sea el uso del láser, completamente inocuo por otra parte para el usuario, este dispositivo de Logitech también presenta otras características muy interesantes. Como en cualquier otro producto inalámbrico, este ratón está compuesto por una base receptora que se conecta a un puerto USB del Mac y el ratón propiamente dicho. Mientras que en otros modelos de otros y este mismo fabricante la base sólo hace las funciones de receptor de las señales de posición y pulsación de botones efectuadas en el ratón, en el MX1000 también tiene la particularidad de servir como estación para recargar la batería de iones de litio incorporada en el propio ratón. Adicionalmente, y como sucede por ejemplo en las baterías de los PowerBook e iBook, en la superficie del ratón se han incluido cuatro diodos que permiten conocer en todo momento el estado de carga de la batería.

Otros aspectos destacables de este modelo son su diseño ergonómico que facilita a la perfección el agarre del ratón y un acceso cómodo a los botones y rueda de navegación, siempre que se tengan unas manos más bien grandes, y las posibilidades de sus siete botones programables mediante el panel de preferencias Logitec Control Centre (software suministrado con el producto).

Atajos a un clic. Por omisión las funciones del ratón están configuradas para desplazarse vertical y horizontalmente por los documentos cuando se utiliza la rueda de navegación o hacer zoom sobre el documento, acceder al menú de contexto mediante el botón derecho y pulsación de teclas para los botones de avance y retroceso a los que se accede mediante el dedo pulgar cuando se maneja el ratón. La acción de pulsación de una tecla se puede asignar a cualquier atajo de teclado que queramos asignar mediante la combinación de una de las teclas modificadoras (Comando, Opción, Control y Mayúsculas móvil) junto con cualquier otra tecla del teclado, acciones que una vez definidas permiten acelerar ciertas operaciones frecuentes sin la necesidad de que tengamos que utilizar el teclado (por ejemplo grabar el documento, ir al comienzo o final del mismo, etc.). A los controles de botón (incluyendo la pulsación de la rueda de navegación) también se les puede asignar funciones como el doble-clic, triple clic y bloqueo de pulsación, mientras que en la rueda de navegación se puede ajustar el incremento que se desee producir en el desplazamiento.

Otras cuestiones relacionadas con el diseño y funcionamiento del ratón son la incorporación de un botón de encendido en la base del ratón y que permite ahorrar energía en el caso de que se vaya a dejar de utilizar durante periodos más o menos prolongados y la incorporación de un botón de reinicio en la base y que permite volver a enlazar las comunicaciones entre la base y el ratón en el caso de éste se hubiese quedado bloqueado.

Conclusión

Seguramente no todo el mundo esté dispuesto a gastarse lo que cuesta este ratón, especialmente si en el manejo de las aplicaciones no se hace demasiado uso de las características especiales o atajos de teclado y en cambio se prefiere emplear el acceso a los menús. Tampoco resulta un producto muy económico o especialmente interesante para los diseñadores que ya estén utilizando una tableta gráfica, con la que sin duda obtendrán más precisión y libertad de expresión a la hora de pintar, dibujar o retocar imágenes. Sin embargo, en aplicaciones de ofimática, muchas de las opciones de diseño 3-D de gama media/alta, la posibilidad de configurar los diferentes botones de este MX1000 a nuestras preferencias lo convierten en una opción muy interesante para trabajar con mayor comodidad y agilidad, evitando una buena cantidad de viajes a las opciones de menú o a utilizar combinaciones de teclado un tanto enrevesadas.

Logitech MX1000

------------------------

Calificación: ****/8,5

Lo mejor: Precisión. Diseño. Botones programables. Autonomía.

Lo peor: Tiempo de recarga de la batería. Requiere el uso de un adaptador de alimentación conectado a la base.

Fabricante: Logitech.

Distribuidor: Logitech. Web: www.logitech.es.

Precio: 79,99 EUR, IVA incluido.