Después de un año y medio desde que Apple lanzase el primer iMac, la transición hacia el mercado de consumo de la plataforma Macintosh empieza a dar unos frutos más que interesantes. Cada día surge algún desarrollador o fabricante que nos sorprende con un producto que puede funcionar en un Mac. Y no estamos hablando ya de las parcelas clásicas del Mac, sino de las que han empezado a revitalizarse en este año y medio: los juegos y el entretenimiento. Hace unos meses pudimos comprobar que a un Mac se le puede colocar una aceleradora 3-D de un fabricante tradicionalmente asociado al mercado PC, y ahora nos llegan noticias que apuntan a que en breve tendremos la posibilidad de integrar en los Mac las mismas tarjetas de sonido que cualquier PC clónico.

Los Mac siempre han presumido de integrar un sistema de sonido con calidad CD cuando la mayoría de los PC hacían como mucho un “beep” o un “bzzz”, y de poder mostrar millones de colores en alta resolución cuando los PC trabajaban en modo EGA con 640 x 840 píxeles de resolución y 16 colores: la situación actual no tiene nada que ver. Las aceleradoras gráficas de los PC son increíblemente potentes, tanto en 2-D como en 3-D (además de baratas), y algunas de las tarjetas de sonido de gama doméstica tienen unas prestaciones con las que hace algunos años sólo se podía soñar: bienvenidas sean, tanto las unas como las otras. Puede que la mayoría de los usuarios no necesiten nada más que lo que integran los iMac de serie; pero seguramente (conocemos a más de uno) los habrá que estén deseando poder comprar en cualquier tienda de informática una aceleradora Vodoo para PC y colocarla en su G3.

El paraíso del ocio

Si se empiezan a atar cabos, las perspectivas comienzan a ser bastante optimistas. Todo esto no es más que abono para el terreno de los juegos, que parece florecer definitivamente en la plataforma Mac. Si le añadimos el esfuerzo de Apple y otros desarrolladores para que los Mac puedan jugar en red, no sólo con otros Mac o PC sino con consolas como PlayStation o Nintendo, es posible que los Mac se conviertan en una de las opciones más sólidas para el mercado de entretenimiento.

Apple escucha

Sin embargo, lo único que se cumple es la respuesta que daría cualquier usuario al que se le pregunte qué querría para su Mac: “un Mac más rápido y más barato”. Apple dice (tradúzcase como Jobs dice): “hemos escuchado a nuestros usuarios…” y presenta un iMac con FireWire: genial. Ahora, si queremos saber los cambios que va a haber en las máquinas, sólo tenemos que preguntarnos a nosotros mismos. El nuevo portátil profesional (Pismo) que debería presentarse este mes en Macworld Expo (si no hay sorpresas como el iMac con pantalla de 17” o los G4 a más velocidad) tendrá todo lo que los usuarios hayan ido demandando durante los últimos meses: AirPort, FireWire, etc. Si hay avances con respecto a Mac OS X, tampoco van a ser mucho más sorprendentes. ¿Para cuándo algo más allá de la cuadrícula de 4x4?

Es cierto que hay innovaciones interesantes. Hace unos años, el Mac nos ayudó a hacer nuestros pinitos en diseño gráfico y tratamiento de imágenes, y muchos usuarios llevamos en nuestro interior lo que hemos heredado de los años en que la autoedición era “el no va más”. Ahora, el iMac nos está enseñando que nos podemos convertir en directores de cine y crear nuestras películas en casa. Con un poco de imaginación, aquel aburrido vídeo de cumpleaños (que sólo poníamos a las visitas inoportunas) se puede convertir en algo divertido.

Internet nos une

Si hay un fenómeno que sorprenda realmente es el frenesí con el que el mundo empresarial está invirtiendo en Internet. Al final van a conseguir que la evolución de este medio de comunicación sea mucho más rápida que lo que cualquiera (gurús aparte) hubiera podido pensar. El paraíso de la comunicación está a la vuelta de la esquina y no tenemos ni idea de los cambios que puede provocar ¿teletrabajo, escuelas virtuales y ordenadores integrados en unas gafas de sol? Quizá sí, aunque lo más seguro es que dentro de algunos años leamos algo como esto y nos dé la risa.

Sin embargo, lo que es una realidad ya, es que Internet nos permite disponer de un potencial comunicativo impresionante y unir a personas físicamente muy distantes pero con los mismos intereses. Si participa usted en listas de distribución o foros de usuarios Macintosh seguro que ya sabe a qué nos referimos. Desde los tiempos en los que proliferaban los grupos de usuarios, nunca se ha visto una forma tan interesante para ayudar a otros (y obtener ayuda), para comentar noticias, para quejarse y para alegrarse. Desde Macworld queremos dar las gracias a todos los lectores que nos escriben para manifestarnos sus opiniones, a quienes participan activamente en listas como la LSPM y quienes nos prestan su ayuda para poder poner nuestro granito de arena y tratar de mejorar nuestro trabajo. Gracias a Internet, tenemos línea directa con ustedes: [email protected].