Tanto si tienes un equipo de sobremesa como un portátil seguramente hayas pensado en ampliar la superficie de tu escritorio. En este artículo encontrarás las mejores pantallas TFT que puedes utilizar con tus programas de diseño, y también algunas opciones de los cada vez más escasos monitores CRT.

¿Qué ha cambiado desde la última comparativa que publicamos hace un año? Principalmente se confirma la tendencia que se inició hace un par de años: el TFT ya ocupa el primer lugar entre los principales fabricantes y, de hecho, muchos de ellos ya han dejado sus monitores CRT en el olvido, como ya han hecho algunos pesos pesados como Sony. Esto significa dos cosas importantes: la primera es que quienes todavía desconfían de la calidad (o fiabilidad) que pueden obtener en la reproducción de color con los monitores TFT tendrán cada vez menos opciones entre las que elegir… y las opciones que existen tampoco ofrecen unas perspectivas muy claras para su uso en el campo del diseño a no ser que se trate de las opciones más caras de fabricantes como Barco, quien también se ha sumado recientemente al mundo de las pantallas TFT (no disponible en el momento de escribir este artículo).

Quizá sea cierto que para tareas exquisitas relacionadas con el manejo del color muchos de los monitores TFT no supongan una solución ideal, pero lo cierto es que durante nuestras pruebas (y armados con un calibrador Eye-One de GretaghMacbeth) conseguimos unificar la correspondencia de color en la mayoría de ellos. Es decir, con independencia de su precio, tamaño de punto, resolución, ajuste de temperatura o valores RVA, pudimos crear perfiles para cada modelo con el objeto de que nuestras imágenes, fotografías y documentos de InDesign mostrasen los mismos colores (o colores realmente muy similares) a los que obtenemos impresos. En otros pocos modelos (LaCie, LG y ViewSonic principalmente) incluso pudimos realizar una calibración bastante precisa limitándonos al manejo de las opciones de los menús OSD y la creación de perfiles con ColorSync, eliminando así la necesidad de gastar más dinero en una solución de calibración por hardware.

Monitores TFT

Apple Cinema Display 20

En los últimos meses Apple no ha introducido novedades dentro de su gama de monitores, y por tanto los Apple Cinema Display no han variado en las prestaciones que ya comentábamos en ocasiones anteriores. No obstante, una situación que sí ha cambiado desde entonces es que ahora son mayoría los Mac cuya tarjeta gráfica de serie incluye una conexión ADC o bien los adaptadores oportunos que permiten conectar la pantalla de Apple a la salida de vídeo del equipo. En cualquier caso, el Apple Cinema Display de 20 pulgadas continúa representando una de las opciones más recomendables para los usuarios de Mac, aunque con un precio de 1.506,84 EUR también representa uno de los monitores TFT más caros junto con el modelo Photon20Vision de LaCie y el Viewsonic VG910b.

La principal diferencia que lo distingue con respecto a otras opciones y fabricantes es una excepcional calidad tanto de imagen como de diseño. En el primer apartado proporciona un tamaño de punto, brillo y correspondencia de color notables para trabajar con documentos de preimpresión y con aplicaciones de diseño y, junto con una calibración por hardware, representa una de las mejores bazas para trabajar con color.

También hay que destacar su excelente integración con el sistema operativo lo que supone una tremenda ventaja con respecto a los, en muchas ocasiones, engorrosos o poco precisos ajustes de menú ofrecidos por otros fabricantes. Los únicos controles que encontrarás en el Cinema Display son los que te permiten modificar el brillo o bien apagar y encender el monitor. Entre otras funciones, como el transporte de la alimentación necesaria para su funcionamiento y los datos de los 2 puertos USB incorporados, se encarga de transmitir el resto de información desde el panel de Preferencias y la tarjeta gráfica hacia el monitor. Del resto de cuestiones no es necesario preocuparse ya que la conexión digital garantiza que los datos que salen de la memoria de vídeo de la tarjeta gráfica lleguen sin ningún tipo de alteración al monitor, evitando de esta forma las distorsiones, problemas de fase u otras cuestiones.

En cuanto a los aspectos relacionados con la ergonomía del producto también nos ha parecido una de las soluciones más elegantes, con un pie en la parte posterior con el que se puede ajustar con sencillez la inclinación de la pantalla.

LaCie Photon20Vision

Se trata de un excelente monitor TFT para trabajar con aplicaciones de diseño no sólo por su máxima resolución de 1.600 x 1.200 ppp, lo que te permitirá ver dos páginas A4 enfrentadas, sino también por la excelente correspondencia de color que se puede conseguir después de realizar una calibración de color (incluso con las opciones de calibración ColorSync).

En cuanto a los datos técnicos, destacamos la disponibilidad de dos entradas de vídeo con detección automática de la señal, una función de ajuste automático de señal muy eficaz y un menú OSD muy claro y bien estructurado cuyas opciones permiten modificar la cantidad de color RVA, la temperatura de color (entre 6.500 y 9.000 K o el preajuste realizado por el usuario), ajustar la fase de la señal y la posición del cuadro de la imagen. También incluye opciones para fijar el tamaño de la imagen cuando no se está utilizando a la máxima resolución, y una función de zoom que puede ampliar la imagen hasta 100x.

Una función a la que se puede acceder desde la botonera del monitor es la denominada Light View y que permite elegir entre varios preajustes de texto, película y foto para día y noche. Aunque supone una forma rápida de ajustar el monitor a diferentes condiciones de luz (en función de donde lo estés utilizando) en nuestra opinión resulta mucho más práctico realizar una calibración del monitor para cada caso.

Aunque su luminosidad está en línea con el resto de las pantallas evaluadas el nivel de contraste no es demasiado alto, aspecto que no supone un gran problema con los documentos de diseño pero sí cuando lo utilices para editar vídeo. Este bajo contraste también se ha hecho evidente durante nuestras pruebas en la reproducción de los textos con un tamaño pequeño. Mientras que los caracteres por encima de los 14 puntos se ven perfectos y nítidos, los tipos con 12 puntos o menos tienden a mostrarse ligeramente borrosos y con un color tirando hacia marrón en vez de negro.

No obstante la correspondencia de color es uno de sus puntos fuertes y, con la gestión de color activada en aplicaciones como Adobe Photoshop o InDesign, podrás ver en la pantalla de este LaCie tus fotografías y documentos de preimpresión prácticamente con los mismos colores con los que posteriormente se reproducirán en el papel. Si tu trabajo se centra específicamente en el diseño Web, esta opción de LaCie también es muy recomendable por su calidad, aunque prácticamente por el doble de precio si lo comparas con los modelos igualmente válidos de otros fabricantes.

LG Flatron L2010P

Todo lo que hemos comentado de la anterior pantalla también es válido para el monitor de LG. De hecho se trata de las mismas pantallas, con el mismo tipo de panel, opciones y tipo de menú y tambi&