La firma Qtronix se ha sumado al cada vez más amplio mundo translúcido y turquesa con dos dispositivos USB destinados al iMac o a los G3 de última generación. Se trata de un ratón y un trackball que se integran con naturalidad no sólo en el entorno del ordenador, sino como propios periféricos y que constituyen dos buenas opciones cuando un usuario decide sustituir el criticado ratón original del iMac.

Ratón transparente

AppleGrace Mouse Lynx 96i no incluye ningún tipo de controlador ni software, sino que simplemente se puede conectar al teclado del iMac y utilizarse como ratón sustitutivo del original. Hubiese sido de agradecer, por tanto, incluir en primer lugar un controlador para configurar las opciones de ratón habituales, como las presentes en otros ratones USB, en las que se pudiera tener acceso a los controles de tacto, doble clic, menús contextuales o velocidad. En este caso, los controles del ratón serán los que ofrece el propio panel de control del ordenador, aparte de la característica más destacable de los mandos del dispositivo: el botón de doble clic, que se encuentra al lado del botón sencillo, pero que no funciona con toda la exactitud necesaria. De hecho, es más recomendable teclear el doble clic en el botón sencillo, que esperar a que el botón directo de doble clic acepte la orden. Al no contar con un controlador específico tampoco se puede configurar el botón derecho para emplear los menús contextuales, lo que habría sido mucho más útil que un doble clic impreciso.

El tacto del ratón es cómodo y lo más parecido a un ratón convencional, acoplándose a la mano fácilmente, con un volumen apropiado de relieve. Su diseño está enfocado hacia un usuario diestro por la orientación hacia la izquierda de los botones, lo cual supone una desatención hacia los usuarios zurdos, que sí podrían utilizar este ratón, aunque con una posición muy forzada de la mano. En cuanto al cableado, éste es de la longitud suficiente, incluso excesiva, por lo que seguramente será necesario atar alguna vuelta con unas bridas. La estructura del ratón en sí puede parecer algo frágil, pero lo cierto es que soporta con bastante flexibilidad la presión de la mano. Lo más destacable de este ratón es, sin duda, su diseño, con una acertada estructura abovedada que suple la falta de apoyo para la palma en el ratón original del iMac. El botón de doble clic resulta a veces inútil, por inexacto, aunque en otras funciones el ratón tenga un comportamiento correcto.

La bola azul

El trackball de Qtronix ofrece un aspecto visual realmente atractivo. Con un tamaño algo mayor que el de la palma de la mano, ésta descansa sobre la plataforma translúcida que a la vez hace de base. La mano queda en una posición algo forzada, pese a que la plataforma base cuenta con un accesorio en forma de añadido con disminución hasta la superficie, que sirve de punto de apoyo para la mano y la muñeca. Precisamente, este elemento adicional de comodidad constituye una de las ventajas más destacables del trackball, un periférico que normalmente suele ser bastante incómodo y del que el usuario puede fácilmente cansarse en sesiones prolongadas de trabajo. En este caso, la posición ligeramente elevada de la mano no es del todo molesta al apoyarse sobre esta base, aunque tras un tiempo sí puede resultar incómoda por el ejercicio continuado de mover la bola de posición.

El trackball utiliza una bola móvil “flotante” que ejerce la misma función que la bola del ratón en su base: desplaza el apuntador por la pantalla, pero a través de nuestros propios dedos. A ambos lados de la bola, de un color turquesa transparente, están situados los botones de clic y doble clic, que se accionan con los dedos pulgar y meñique o pulgar y anular. Para desplazar la bola se utilizarán normalmente los dedos índice y corazón, aunque por su particular facilidad de manejo, se podrá trabajar sin problema sólo con un dedo, ya que la sensibilidad de la bola es suficiente. Pero vuelven a surgir los problemas que aparecían en el ratón, relativos a la poca eficacia del botón de doble clic, aunque en este trackball funciona mejor que en el ratón, y existirán más posibilidades de que al accionarlo, éste acepte a la primera el doble clic.

Tampoco existen controladores para este periférico, y su configuración es la misma que si se dispusiera del ratón original iMac, sin poder tampoco asignar el botón derecho a los menús contextuales.

La experiencia con el trackball Libra 90i puede resultar extraña al principio, e incluso puede que no se acostumbre del todo a trabajar con él. Conseguir exactitud en el movimiento y posición del cursor es algo más difícil de que con el ratón, aunque por otra parte se dispone de toda la superficie de la pantalla sin tener que desplazar más que nuestro dedo y, con un poco de práctica, puede acabar encontrándolo tan cómodo como un ratón. No es tan rápido como el ratón, en cuanto a cruzar de un lado a otro la pantalla, al tener que rotar una superficie mayor que la que posee la bola del ratón, sin embargo presenta los botones de control de manera más ergonómica. Este concepto, en realidad, es el que mueve al trackball, y en este caso se consigue con bastante exactitud. Otra cosa es la eficacia del mismo, ya que cuando se trata de temas concretos, como elegir entre menús, el control no es tan apurado como con un ratón, y pueden darse imprecisiones.

Conclusiones

Ambos periféricos ofrecen una buena opción a la hora de sustituir al ratón de serie del iMac, y experimentar con ellos las distintas capacidades que ofrecen uno y otro. La tradicional movilidad y desplazamiento físico concreto del ratón, o el disponer en sólo un dedo de todo el espacio, en el caso del trackball.

Ratón y trackball Qtronix

AppleGrace Mouse Lynx 96i

CALIFICACIÓN: ***/5,8 LO MEJOR: Precisión del movimiento del cursor. LO PEOR: Sin controlador, botón de doble clic inexacto. FABRICANTE: Qtronix. DISTRIBUIDOR: Ámbito Comercial Eurolitos. Paseo del Rey, 22. Madrid. Tel.: 91 542 53 02. Fax: 91 559 25 95. PRECIO: 4.500 PTA + IVA (27,07 EUR).

AppleGrace Trackball Libra 90

CALIFICACIÓN: ****/7,0 LO MEJOR: Comodidad. Diseño ergonómico LO PEOR: Botón doble clic impreciso. FABRICANTE: Qtronix. DISTRIBUIDOR: Ámbito Comercial Eurolitos. Paseo del Rey, 22. Madrid. Tel.: 91 542 53 02. Fax: 91 559 25 95. PRECIO: 8.900 PTA + IVA (53,54 EUR).