“El anterior sistema operativo de Apple no puede ser desterrado, son demasiados usuarios y demasiado software que dependen todavía de Mac OS 9”. Así opina Charles Haddad en un artículo publicado en Business Week, sobre por qué Apple no acaba definitivamente con Mac OS 9.

Según Haddad, Apple no puede permitirse tener todos los recursos necesarios para mantener un sistema operativo dual indefinidamente, como hizo Microsoft durante una década y media con MS-DOS. Sin embargo, Mac OS 9 no puede desaparecer, ya que aplicaciones claves como Office y Photoshop aún no están al alcance de todos los usuarios de Mac OS X, o porque muchos usuarios no pueden comprar o no quieren aprender el nuevo sistema operativo.

La definitiva adopción de Mac OS X, afirma Haddad vendrá cuando haya madurado el sistema y estén desarrolladas todas las aplicaciones. El próximo mes de marzo Mac OS X cumple un año, pero las previsiones para la implantación del nuevo sistema para alcanzar una masa crítica de usuarios tardará aproximadamente 18 meses más.