Mac OS X es mucho más seguro, eficaz y menos propenso a las caídas del sistema en comparación con los anteriores OS 9.x, pero eso no garantiza que tarde o temprano nos encontremos ante situaciones más o menos desesperadas: el sistema no arranca, se producen fallos que no somos capaces de identificar, archivos que no se ven en el Finder, aplicaciones que se cuelgan, un funcionamiento lento del equipo, y un largo etcétera.

Aunque en muchas ocasiones los fallos que puede ver en Mac OS X son atribuibles al funcionamiento de las aplicaciones, en otras se debe a cuestiones como el espacio libre disponible en el disco duro, archivos esenciales del sistema operativo que se corrompen, fuentes en mal estado o seguir una mala estrategia a la hora de preservar la seguridad de los archivos o también del acceso a nuestro ordenador.

En este artículo le mostramos una serie de posibles soluciones a los problemas más frecuentes ante los que se puede encontrar, así como unas serie de sugerencias que le ayudarán a mejorar el rendimiento y prolongar una vida sin sobresaltos con Mac OS X.

Qué hacer si Mac OS X no arranca

-----------------------------------------------

Seguramente esta sea para usted la peor de las situaciones. Cuando enciende su equipo y se inicia la secuencia de arranque pero todo lo que consigue ver es una pantalla azul y el apuntador con la imagen del disco que no cesa de girar.

1- Si además de Mac OS X también tiene instalado en su disco duro Mac OS 9.x el problema no es tan grave (especialmente si está instalado en una partición distinta), ya que puede arrancar desde la anterior versión del sistema operativo para acceder a sus documentos y también ejecutar las últimas versiones de las aplicaciones Carbon que tuviese instaladas en el equipo. Puede arrancar desde Mac OS 9 de las siguientes formas:

- Reinicie el Mac y pulse la tecla Opción. Aparecerá un menú en el que puede seleccionar la partición de arranque. En el caso de que tenga varias particiones con diferentes versiones de Mac OS, seleccione el más reciente. Tenga en cuenta que cuando arranque el ordenador de esta forma, no cambia la asignación del sistema operativo desde el que arrancará la próxima vez; para ello deberá utilizar el panel de control Arranque desde Mac OS 9.x.

- Si Mac OS X y Mac OS 9.x están en la misma partición, reinicie el Mac desde el CD de arranque de Mac OS 9 suministrado con el ordenador. Abra el panel de control Arranque y seleccione la carpeta del sistema correspondiente a Mac OS 9.x.

2- Antes de intentar resucitar el arranque o el disco de Mac OS X, aproveche para hacer una copia de seguridad de sus documentos y archivos más importantes desde Mac OS 9. En el cuadro “Automatice sus copias de seguridad” encontrará unas cuantas herramientas que le ayudarán a hacer esta tarea.

Para intentar reparar el arranque de Mac OS X vuelva a seleccionar como unidad de arranque el volumen o partición en el que esté instalado y reinicie el equipo.

3- Lo más sencillo, si las tiene a mano, es ejecutar las Norton Utilities o Drive 10; y nuestra recomendación es que compre las utilidades Norton si es que todavía no tiene ninguna de las dos, ya que como pudimos comprobar resulta más eficaz que la opción de Micromat. Estas herramientas, sobre todo la primera, es capaz de reparar muchos problemas serios del disco duro que la utilidad de Apple pasa por alto, aunque también es bastante probable que pierda algunos archivos como consecuencia de la reparación, por lo que es recomendable hacer en primer lugar una copia de seguridad. También deberá tener en cuenta que con las Norton sólo podrá reparar los volúmenes que estén formateados en HFS o HFS+, por lo que no podrá utilizarlo en el caso de que haya instalado Mac OS X en una partición UFS.

Pero antes de correr a la tienda a comprar una utilidad de disco comercial también puede intentar otras cosas y ahorrarse algo de dinero.

4--Por omisión, durante la secuencia de arranque Mac OS 9.x y X hacen una comprobación del estado del disco duro e intentan reparar los problemas detectados. Si esta “reparación automática” no soluciona el problema, también puede intentar lo siguiente:

- Arranque desde el CD de instalación de Mac OS X y seleccione la opción Disk Utility para verificar e intentar reparar el disco duro.

- Si no tiene a mano el CD de instalación de Mac OS X, arranque el ordenador en modo de usuario único (Comando-S). El Mac arrancará en modo de línea de comandos. En vez de la pantalla gráfica a la que está acostumbrado sólo verá la pantalla del monitor de color negro con el texto correspondiente a la secuencia de arranque. Ejecute el comando fsck –y

Cuando haya finalizado el proceso, continúe con la secuencia normal de arranque introduciendo el siguiente comando:

mount –uw /

exit

o también puede utilizar el comando reboot.

Además, independientemente de que su Mac tenga problemas, es bastante recomendable que ejecute la utilidad fsck como mínimo una vez al mes.

5-Si después de esta operación continúa con el mismo problema reinicie el ordenador en modo “verbal”, pulsando Comando-V durante la secuencia de arranque. Al igual que en el modo de usuario único desaparecerá la interfaz gráfica y sólo verá una serie de texto correspondiente a todos los mensajes que se producen durante el arranque del sistema. Con esta modalidad de arranque tendrá más pistas sobre el archivo o archivos que pueden ser los causantes del problema, de modo que puede moverlos temporalmente desde la línea de comandos: preferencias, extensiones de terceras partes (kExt) o drivers, aunque en este caso es normalmente el sistema operativo el que se encarga de descargar de la memoria automáticamente un controlador cuando se ha detectado que el hardware “controlado” está mal instalado o no responde.

6- Si tampoco así puede solucionar el problema, reinstale de nuevo el sistema operativo. No tema, esta operación no borrará de su disco duro las aplicaciones que haya instalado, ni sus documentos o archivos adicionales del sistema (como extensiones u otros componentes del sistema), se limitará a detectar y reemplazar los archivos del sistema que estén dañados.

7- También puede suceder que el bloqueo se deba a que el Finder o el Dock están dañados, ya que estas son las dos primeras aplicaciones que se ejecutan automáticamente. En este caso, puede modificar la aplicación que se arrancará en primer lugar y sustituir el archivo dañado (Finder o Dock) con el siguiente comando (ejecútelo en modo de usuario único o introduciendo >console en la ventana de conexión):

defaults write com.apple .loginwindow Finder /ruta del nuevo programa que quiera arrancar (por ejemplo Terminal).

8- En otros casos es suficiente con borrar los archivos de preferencias del Finder o del Dock, ya que es posible que sean estos los archivos dañados. Para ello, introduzca los siguientes comandos:

mv ~/Library/Preferences/com.apple.finder.plist ~/Library/Preferences/com.apple.finder.plist.old

mv ~/Library/Preferences/com.apple.dock.plist ~/Library/Preferences/com.apple.finder.dock.old

9- En la instalación de algunos programas éstos se añaden automáticamente a la lista de programas que se ejecutarán automáticamente al iniciar el sistema (panel de Preferencias Acceso, pestaña Ítems de acceso), y puede que alguno de ellos sean la fu