Tras un largo período de espera ya está disponible en nuestro país uno de los sistemas operativos más esperados por los usuarios de Mac . ¿ Por qué ? Este sistema servidor supone un avance de lo que aportará el próximo cliente Mac OS X . Es el primer sistema operativo de Apple que aúna todas las características que los usuarios han estado demandando durante años: protección de memoria, multitarea preemptiva y compatibilidad con aplicaciones actuales; si bien se reserva al cliente Mac OS X la capacidad de ejecutar las aplicaciones “carbonizadas” que, en definitiva, ofrecerán un mejor rendimiento en aquellas máquinas utilizadas para su ejecución ( todos los Power Macintosh de última generación ) .

Si bien el futuro sistema operativo de Apple comparte muchos elementos de este Mac OS X Server, en este Banco de pruebas nos centraremos exclusivamente en comentar las posibilidades de la versión de servidor . Como anticipo, el Mac OS X Server permitirá a los usuarios crear servicios Web, de vídeo ( streaming de QuickTime ) o, simplemente, ser utilizado como servidor de archivos; sin olvidarnos de una característica ligada a todos los iMac y actuales Power Mac G3: NetBoot, mediante la cual estos modelos pueden tener un comportamiento totalmente de terminal, demandando al servidor Mac OS X las aplicaciones que se deseen ejecutar, configuración de arranque y otros aspectos que trataremos posteriormente .

Requerimientos e instalación

Como buen software servidor y el de Apple no es una excepción, este sistema operativo demanda grandes cantidades de recursos de la plataforma en la que se instale; e incluso los requerimientos mínimos crecerán considerablemente en el caso de montar más de un servicio en el propio servidor . Evidentemente, como en la mayoría de los casos, la cantidad de memoria y la necesidad de espacio en disco duro son los dos elementos que más acusarán la instalación y el rendimiento ofrecido por el servidor bajo Mac OS X .

Como punto de partida, Apple indica un mínimo de 64 MB de memoria RAM y 1 GB de capacidad para el disco duro en un Power Macintosh G3 o Power Macintosh Server G3 . Por supuesto, es más recomendable disponer de 200 MB de RAM ( sobre todo si se van a ejecutar múltiples servicios ) al igual que incrementar la capacidad del disco duro .

Adicionalmente, tratándose de un servidor, no debemos olvidarnos de los puertos de red . Si se va a utilizar un Power Mac G3 sólo se dispondrá de un puerto, a no ser que se instalen tarjetas adicionales 10/100 Ethernet . Una alternativa bastante apetecible es la opción consistente en adquirir un Power Mac Server G3 con Mac OS X preinstalado, en cuyo caso se contará con un procesador PowerPC a 400 MHz, 1 MB de caché backside, 256 MB de RAM, 2 discos duros de 9 GB Ultra2 LVD ( SCSI, con una velocidad de 10 . 000 rpm ) y, aspecto importante, una tarjeta PCI que proporciona cuatro puertos Ethernet 10/100 Base-T, además de la conexión Ethernet 10/100 Base-T de serie .

Por lo que respecta a la instalación, el proceso inicial es completamente al más puro estilo Macintosh; lo único que deberá indicar el usuario será el volumen sobre el cual se desea instalar . En este sentido, hay que indicar que si bien el Mac OS X Server puede montar volúmenes fijos y extraíbles en formatos HFS y HFS Plus, a la hora de realizar la instalación deberá seleccionar una partición o volumen exclusivo para el Mac OS X Server ( nunca inferior a 1 GB ) .

Una vez que el instalador ha finalizado la primera parte de la instalación, se reiniciará el equipo para reaparecer con una nueva cara; bienvenidos a otro mundo . Olvídese de la interfaz de usuario que Apple ha empleado a lo largo de todos sus sistemas operativos porque, si bien existen similitudes, le llevará algo de tiempo habituarse al nuevo modo de viajar entre carpetas o denominar “links” a los “alias” de los sistemas actuales . No obstante, Apple no se limita a proporcionar una consola de línea de comandos como única interfaz, además de permitir la visualización de los contenidos por los tradicionales modos de lista o iconos, se encontrará con una completa interfaz gráfica que le permitirá trabajar bajo Mac OS X Server de un modo mucho más cómodo y, aspecto importante, sin perder la potencia en el uso de los comandos o argumentos inherentes al Unix… si bien Mac OS X Server no es exactamente Unix .

Otra enorme facilidad que encontrarán los administradores de sistemas o los usuarios encargados de gestionar el sistema es el acceso a los diversos asistentes de configuración ( al estilo de los actuales asistentes para la configuración del Sistema ) . De hecho, lo primero que se encontrará el usuario al reiniciar bajo el nuevo sistema será un asistente de configuración . Bastará con ir seleccionando las opciones deseadas en cada una de las cuestiones ( incluyendo el alta de los usuarios que vayan a acceder a nuestro sistema, asignación de grupos, servicios que se instalarán, etc . ) para tener el sistema configurado adecuadamente . Posteriormente, podrá ejecutar este asistente siempre que lo desee, o bien acceder a los equivalentes a “Paneles de control”, mediante los cuales podrá ajustar aspectos relativos al monitor, configuración de red, usuarios y grupos ( de lo más completo y sencillo ) , y un amplio etcétera . Incluso podrá consultar o ajustar las propiedades específicas para cada volumen ( por ejemplo, privilegios de acceso ) .

Unix sin ser Unix

El Mac OS X Server se asienta sobre un kernel basado en Mach 2 . 5 y BSD 4 . 4 que, si bien constituye una facilidad para portar aplicaciones desde sistemas Unix, no llega a tratarse de un sistema Unix al cien por cien, ya que no cumple con todas las especificaciones de POSIX y X/OPEN . Sin embargo, bajo la interfaz gráfica, los usuarios de Mac OS X Server encontrarán una interfaz adicional basada en línea de comandos, herramienta Telnet/rlogin, aplicación de terminal, así como herramientas estándar en entornos Unix como Emacs ( edición ) , Perl ( programación para CGI ) , NFS ( gestión de archivos ) , FTP o Tcl .

Ahora bien, aunque no sea una característica muy útil en un sistema servidor, también le interesará saber que desde Mac OS X Server podrá ejecutar una de las aplicaciones más utilizada por todos los usuarios del Mac: el Finder ( capa de compatibilidad con las aplicaciones existentes ) .

En esta versión del producto, al hacer doble clic sobre Mac OS . app se ejecutará el Mac OS 8 . 6 ( aparecerá en el escritorio como imagen de disco ) , pudiendo trabajar simultáneamente con ambos sistemas ( Mac OS X Server y Mac OS 8 . 6 por debajo ) . Para conmutar entre un sistema y otro se utiliza la más tradicional de las mecánicas: acudir al menú de aplicaciones ( Procesos ) y seleccionar el sistema que quiera tener en primer plano . La única salvedad es que cuando elija “Apagar equipo” desde el Mac OS 8 . 6 se cerrará este sistema y aparecerá de nuevo en el Workspace Manager ( equivalente al Finder ) del Mac OS X Server .

Servicios del Mac OS X Server

Cuando adquiera el Mac OS X Server no sólo obtendrá el sistema operativo; acompañando a éste se proporcionan las herramientas correspondientes a los principales servicios distribuidos por un servidor . De este modo, encontrará el software Apache 1 . 3 . 4 como servidor Web; la característica NetBoot para la gestión y administración de redes Macintosh; WebObjects, para desarrollar aplicaciones de comercio electrónico ( entre otras posibilidades ) ; servidor de archivos ( AFP ) , mediante el cual podrá compartir volúmenes en formato HFS Plus sobre TCP/IP o AppleTalk, permitiendo tener abiertos más de 4 . 000 archivos por proceso y más de 1 . 000 conexiones simultáneas . Por último, también encontrará el software servidor para QuickTime .