Desde antaño la batalla de argumentos entre usuarios Mac y PC siempre ha sido feroz. Pero muy pocas veces, se habrán animado, por aquellos “temores” a hacer el ridículo desde cualquiera de los dos bandos, a poner las máquinas frente a frente con sus virtudes y sus defectos, dispuestas a demostrar qué son o no verdaderamente capaces de ofrecer a sus respectivos usuarios.

La realización de esta comparativa va más allá de una simple comparación en términos cuantitativos sobre “caballaje” en el hardware de las máquinas, y se tratará de aportar una serie de percepciones que el usuario que compra un ordenador personal seguro que ha experimentado alguna vez. Con este artículo se pretende ofrecer una pincelada lo más objetiva posible de las virtudes y los defectos de ambas plataformas eliminando tabúes para los usuarios y mostrando de una vez por todas dónde se encuentra la plataforma Macintosh.

Para las pruebas se ha optado por utilizar un iMac Grafito de última generación con procesador PowerPC G3 a 600 MHz (284.397 PTA + IVA, 1.709,26 EUR) y un ordenador de Packard Bell iXtreme 9130i con procesador Intel Pentium 4 a 1,3 GHz (409.151 PTA + IVA, 2.459,05 EUR). A pesar de que, curiosamente, en esta comparativa el Mac es el ordenador más barato, se han elegido estas dos máquinas por ser representantes de “lo máximo” de ambas plataformas para el mercado doméstico.

Una marca es una marca

El motivo de la elección de un ordenador de Packard Bell ha sido debido a que este tipo de ordenadores PC son conocidos principalmente por la facilidad de uso y la cantidad de aplicaciones que incorporan. Se trata de una marca, que del mismo modo que Apple, tiene un especial cuidado en el empaquetado de sus productos y trata de ofrecer una experiencia de usuario lo más agradable posible desde el momento de desempaquetar el producto.

Así, aunque resulta incómoda la existencia de dos cajas (monitor y ordenador) cuando se entrega el producto debe destacarse que el comprador recibe una profusa guía de usuario, un póster de configuración desplegable, el CD de Packard Bell ActivDoc que contiene toda la información electrónica del hardware y el software del ordenador y los folletos de garantía.

Apple ha optado por minimizar al máximo la información impresa y en la caja del iMac únicamente puede verse un manual de usuario que podría definirse como excelente y que ayuda en muchas menos páginas que el farragoso libro de Packard Bell a familiarizarse con la máquina en poco más de diez minutos.

Desembalaje y puesta en marcha

Aquel usuario que se enfrenta por vez primera ante un ordenador personal con el iMac lo tiene bastante más sencillo que los usuarios del iXtreme 9130i. Abrir la caja, sacar el iMac y tenerlo funcionando conectado a Internet no excedió de seis minutos en todas las pruebas realizadas. Por el contrario, la instalación del ordenador de Packard Bell aún siendo sencilla exigió más tiempo, la ayuda del manual y hacer uso del Kit de conexión a Internet de Terra que viene preinstalado para acceder a la Red, una operación que llevó unos quince minutos.

Si algo cabe destacar en la propuesta de Packard Bell es que en la caja del equipo se incluye un auricular con micrófono y además un cable para conectar de forma simultánea el ordenador a la línea del teléfono y al teléfono, mientras que Apple entrega un cable de teléfono convencional.

Primer contacto

Una de las primeras actitudes de cualquier usuario que adquiere un ordenador es ver qué trae de serie y en este punto debe reconocerse que el mercado PC de marca está bastante más adelantado que Apple a la hora regalar aplicaciones en el momento de la compra de equipo. Así, el ordenador de Packard Bell, sin bombo ni platillo, deja atrás a su competidor por varios cuerpos al proporcionar más de 30 aplicaciones completas instaladas y además configuradas perfectamente, facilitando al usuario doméstico el disfrute de éstas desde el primer momento. La apisonadora de Microsoft dota a este ordenador de un Word 2000, la suite Microsoft Works y Money, pero en cambio no ofrece el Acrobar Reader de serie, ni ninguna herramienta poderosa para codificar en MP3. Durante las pruebas tuvo que recurrirse a AudioGrabber junto al codec Radium de Fraunhofer que evidentemente no estaban incluidos en el equipo. A favor del iXtreme 9130i debe destacase que Packard Bell ha incluido también de serie Norton Antivirus.

Llama la atención el método de recuperación del sistema operativo. Se basa en un disquete de emergencia (¡flexible!) y una partición oculta en el disco duro en la que se incluyen los CD de recuperación en formato de imágenes que el usuario deberá proceder a grabar sobre varios CD vírgenes con la copiadora de 8x incluida y la aplicación Master CD Creator de NEC.

Tras el proceso de localización del sistema operativo que se lleva a cabo con el CD de reinstalación de software de Apple, el usuario del iMac, encuentra diez aplicaciones cargadas en el ordenador. La suite AppleWorks, que si bien hace su tarea como herramienta para cualquier usuario de Mac, continúa con asignaturas pendientes graves al ser incapaz de abrir un archivo generado en Word, aunque pese un poco, la herramienta de productividad más utilizada en el mundo de la informática.

Entre los CD entregados con el iMac, se dispone de uno de reinstalación de software, otro de instalación del sistema operativo, dos CD vírgenes, iMovie 2, un CD con los juegos Bugdom, Nanosaur y Cro-Mag Rally y otro CD que contiene una herramienta llamada Apple Hardware Test para detectar problemas en el hardware. En la caja, además se adjunta cable FireWire que no viene en el PC, y la tapa de la salida del vídeo auxiliar. El punto a favor que debe destacarse es que el volumen de aplicaciones que se proporcionan en el PC no es sinónimo de calidad ya que algunas de ellas no son el mejor ejemplo a seguir en interfaz de usuario y facilidad de utilización.

Monitores

Puede afirmarse que el monitor A726 de Packard Bell no destaca por su belleza. De hecho se proporciona con una carcasa de plástico intercambiable (muy iMac esta opción), pero cumple dignamente con su tarea. Es bastante voluminoso y exige además “colgar” literalmente los altavoces a los laterales en unas pequeñas hendiduras para tal efecto. En cuanto a especificaciones técnicas este monitor de 17” ofrece un tamaño de punto de 0,27 mm y funciona con un rango de frecuencias de refresco verticales hasta un máximo de 160 Hz. En este punto, el monitor del iMac ofrece 0,28 mm de tamaño de punto de rejilla y ofrece una frecuencia máxima de 117 Hz con un tamaño de pantalla de 15 pulgadas.

Respecto a los controles del monitor de Packard Bell frente al iMac queda bastante deslucido ya que todas las operaciones quedan limitadas al OSD (On Screen Display) del monitor, mientras que Apple ofrece un lujoso sistema de calibración y control de la geometría de la pantalla del iMac que realmente convierten a este ordenador en una herramienta de uso profesional. Durante las pruebas se ha detectado que un uso continuado de la pantalla del Packard Bell a resoluciones altas provocó algún dolor de cabeza, por lo que podría cuestionarse su aplicación para entornos profesionales donde la exigencia de muchas horas delante de los equipos se convierte en un verdadero imperativo.

Debe matizarse que si bien es cierto que trabajando con la pantalla